Crítica del episodio 4 de FLCL: Progressive, el regreso de la magia sci-fi

FLCL Progressive

Crítica del episodio 4 de FLCL: Progressive, el regreso de la magia sci-fi

La serie por fin se despega de su precuela, y deslumbra con algunas de sus mejores secuencias hasta la fecha

Crítica del episodio 4 de FLCL: Progressive, el regreso de la magia sci-fi
 

Aunque comenzó su andadura tremendamente apegada a la serie original, poco a poco ha ido encontrando su sitio, y plantando unos pilares narrativos que marcan cada vez más distancia con lo que todos asociaban a este anime. “FLCL Progressive” tiene la música de The Pillows, tiene a la emblemática Haruhara, y mantiene los elementos de ciencia ficción derivados de la propia Medical Mechanical y los robots, pero con el paso de las semanas ha ido dejando de lado una parte importante de esta serie. Hidomi se presentó como una adolescente perdida en la vida, preocupada por su futuro, y sumergida en una rutina que ahogaba sus sueños. Esto parecía un punto de partida interesante para ahondar en la psicología del personaje y los problemas de la edad. Pero Production I.G parece haberse quedado absorta con las estrellas.

Con el episodio 4 la serie entra directamente en la recta final antes de su desenlace, y parece quemar algunos puentes construidos hasta el momento. Eso se deja notar desde los primeros segundos del capítulo, donde a diferencia de anteriores semanas, no tenemos ningún sueño premonitorio ni simbólico de la protagonista. Después de que Ide intentara quitarle los auriculares a Hidomi, esta pareció desmayarse, pero en realidad lo que hizo fue entrar en un estado de locura y paranoia constante. Lo cual sirve de pretexto para que los protagonistas comenten uno por uno su punto de vista del conflicto al que se enfrentan. Un problema que de acuerdo tanto a Haruhara como a Jinyu, pasa por enfrentar directamente a Medical Mechanical.


Esta crítica contiene spoilers del episodio, por lo que te recomendamos verlo antes de continuar leyendo.

Aprovechando que la trama se vuelca totalmente a la ciencia ficción con el problema de los extraterrestres, el guionista Hideto Iwai introduce revelaciones cruciales que servirán en los dos episodios restantes para dar motivaciones a los protagonistas, y aumentar la empatía con la audiencia. Todos los personajes que había presentado hasta ahora “FLCL Progressive”, pese a mantener la vibración de Naota y los antiguos protagonistas, parecen construidos sin alma. No hay elemento de conexión emocional con ellos, y es precisamente por eso por lo que se recurre a Medical Mechanical y su historia. Mientras Marurao y Parche buscan la maceta perdida por Aiko en el último episodio, encontramos repuesta a una pregunta crucial: ¿Dónde estaba Canto?

El misterioso robot que salía de la cabeza de Naota, y terminaba siendo encarnado por el mismísimo ATOMSK gracias a Haruhara permanece en la casa de Aiko. El plan del padre y el viejo parece pasar por conseguir de vuelta esta peculiar maceta, que en realidad es una herramienta para crear canales N.O. Sin embargo, diferencia de los auriculares de Hidomi, este catalizador consigue justamente el efecto contrario. No abre un camino de salida, sino de entrada hacia la cabeza de ciertos sujetos. Si llega a utilizarse sobre Canto, lo más probable es que el propio pirata espacial regresara de alguna forma al mismo plano que el resto de personajes.

El cuerpo de Canto retenido en casa de Aiko

Mientras esto sucede, Jinyu y Haruhara por fin trazan un plan y se lanzan directamente a asaltar la nave de Medical Mechanical. Mientras la primera debe retener a Hidomi para anular su receptor, la segunda debe internarse directamente en la base para impedir que manden más información a la cabeza de la joven. La diferencia entre ambas no obstante surge casi de manera instantánea, y todo se echa a perder. El florero aparece en el coche de Jinyu, y por culpa de Hidomi termina activándose sobre la cabeza de Ide. Las dos mujeres se ven absorbidas por este objeto, y terminan librando una batalla dentro del chico.

Es en este punto donde el episodio se desata. Empieza haciéndolo con una conversación entre las dos rivales que despeja todas las dudas que pudieran existir en la trama. En realidad Haruhara y Jinyu son la misma persona. Pocos instantes después del final de “FLCL”, Haruhara libraba un combate en el espacio con ATOMSK, y tras absorber su energía y provocar una lluvia de estrellas, a su alrededor se generan dos individuos distintos. La propia Haruhara quedaba dividida en dos entes, ella misma, y Jinyu. Por eso esta última pretende también reencontrarse con el pirata, y por eso tiene recuerdos similares a los de Haruhara. Todo ello no implica que ambas se lleven bien, ya que mientas una defiende la postura violenta, la otra prefiere una alternativa más pacífica. De ese desencuentro nace el combate que se inicia en la cabeza de Ide, pero que continúa en el exterior.

La cabeza de Ide también es buen portal N.O

Tras perder los auriculares, Hidomi sirve de base para la salida de las dos mujeres, que ahora no solo brillan como dos estrellas, sino que pueden volar a gran velocidad. Todas las carencias en cuanto animación que había mostrado hasta ahora Production I.G. son suplidos por unas secuencias increíblemente impactantes y de gran calidad. Aunque siguen echándose en falta esos planos tan personales, y el sentir general de estar viendo algo único, “FLCL: Progressive” consigue estar al mejor nivel con un ritmo y un peso en los golpes que rozan el sobresaliente. Las dos miembros de la Hermandad de la Policía Galáctica continúan chocando, pero la debilidad de Jinyu termina por determinar a la vencedora.

Esta mujer consigue salvar a Hidomi y su compañero, pero se sacrifica en pos de ello. Haruhara por fin consigue devolver todo a su sitio, y absorbe a su otra mitad volviendo a ser una. Sin embargo, todo el espectáculo ha servido para que Hidomi se percate de lo que está sucediendo, y rechace colaborar con Haruhara. A diferencia de Naota, esta no está tan sumida en sus pensamientos y problemas, y sí es capaz de discernir las apariencias amables de la manipulación a la que se está viendo sometida por parte de la mujer. El enemigo es Medical Mechanical, pero su cabeza no servirá como fuente de robots extraterrestres.

Jinyu y Haruhara pelean por el futuro de Hidomi

Con el rechazo de Hidomi finaliza el mejor episodio hasta ahora de todo “FLCL: Progressive”, el que saca a relucir más los puntos fuertes de esta secuela, pero también deja al desnudo sus debilidades. El misterio, la tensión, y la incertidumbre de la serie original han desaparecido por completo. Ahora sabemos qué ocurre, por qué ocurre, y cómo podría terminar todo. Bien es cierto que las acusaciones de plagio han quedado claramente desmentidas, pero el camino que ha tomado el anime para lograrlo quizás no contente a todos. “FLCL” dedicó solo sus últimos minutos para aclarar todo el asunto de ATOMKS, Medical Mechanical, y el propósito de Haruhara. Aquí nos encontramos con que la premisa base es directamente retomar todos estos elementos de ciencia ficción, para convertirlos en la trama principal.

Los acordes de The Pillows siguen siendo igual de efectivos y vibrantes en los momentos clave, y en general la serie logra divertir. Sin embargo, se ha perdido la idiosincrasia que dejó Gainax en el anime original, “FLCL: Progressive” se ha olvidado del “FLCL”, para exprimir al máximo el “Progressive”. Con todavía dos episodios más por delante, se antoja complicado que Hidomi se convierta en un personaje con mayor empatía, pero la ciencia ficción podrá hacer el resto.


Contenido relacionado