Tokyo Ghoul: Re

Tokyo Ghoul:re

Crítica del episodio 16 de Tokyo Ghoul: Re: Un terrible secreto

Llega el fin del Ghoul Rey de un Ojo

Tokyo Ghoul: Re
 

Durante la pasada semana, “Tokyo Ghoul: Re” nos dejaba la terrrible exploración del pasado de todos aquellos que se vieron convertidos a Ghouls en contra de sus deseos. El hecho de que exista un Comité de Contramedidas para Ghouls no implica que estos seres deban ser amenazas puras sin ningún tipo de psicología, algo que quedó totalmente probado, especialmente, bajo la figura de Takizawa. Precisamente, este volverá a ser uno de los focos de atención en el capítulo de esta semana, junto a Amon. ¿Puede un humano residir y prevalecer en la mente de un Ghoul?

El episodio retoma la acción con Urie, recordemos nuevo líder del Escuadrón Quinx, enfrentando a toda una amenaza como supone Takizawa. Si durante el último episodio ya pudimos observar ciertos destellos de lo que era un Urie mucho más maduro y con otras preocupaciones más allá de simplemente escalar posiciones como Inspector y agrandar su poder, en esta ocasión todo ello se reafirma con fuerza. Una idea queda clara: Urie no piensa permitir que ningún miembro de su equipo pierda la vida. Suficientes han sido ya las bajas tanto de Haise – Kaneki desertado – como trágicamente Ginshi, por lo que hará todo cuanto sea necesario para evitar perder a nadie más. Su buen hacer como líder así como su ascendido poder provocan que, de manera coordinada, logren situar en una posición de peligro a Takizawa. Sin embargo, cuando todo parece perdido definitivamente para este, Mado acaba haciendo lo impensable presa de sus emociones.

La Inspectora, sin previo aviso, se interpone entre Takizawa y Urie para recibir un tremendo espadazo en su espalda, evitando que el primer sufra el daño en su lugar. Takizawa, lógicamente, no puede creer lo que ven sus ojos. Instantes antes, esta misma había renegado de él y de todo cuanto recordaba sobre aquel joven y apasionado Inspector. Al fin y al cabo, defender a un Ghoul mientras se está bajo el rol de Inspector es una ofensa de gran categoría dentro de los rangos de la CCG. Sin embargo, no existe orden jerárquico que pueda imponerse a un pasado conjunto. A la reacción de Mado, la cual cae desplomada dado el ataque recibido, se le suma el retorno a la acción de Amon. Este en pocas palabras logra convencer a un todavía confuso Takizawa de que lleve a Mado a un lugar seguro donde puedan cuidar de ella. “Yo creo en ti”le espeta Amon a Takizawa, algo que lógicamente resuena en los vivos recuerdos del ahora Ghoul.

Con todo ello solo queda un breve intercambio de golpes entre Amon y el Escuadrón Quinx, aunque esto llevará a una nueva reflexión. Yonebayashi recuerda perfectamente cómo fue Amon quien la puso a salvo de una muerte casi segura en su momento, y esta no tiene otra alternativa que preguntar por qué lo hizo. Amon señala que, bajo su perspectiva, es necesario preguntarse siempre si se está haciendo lo correcto. Una duda que, indudablemente, acerca una vez más la figura de Ghouls y humanos. Sí, es cierto que los primeros se alimentan primariamente de los segundos para poder superar el día a día, pero, ¿son realmente tan distintos los unos de los otros? Como hemos señalado, Takizawa ha sido el constante reflejo de un Ghoul atormentado por lo que fue, y sobre todo por lo que le gustaría que fuera. En este punto, parece lógico preguntarse si la Comisión de Contramedidas para Ghouls no podría hallar una alternativa al simple hecho de dar caza a aquellos que se muestran distintos, pues pese a que es verdad que existe cierta rama que presenta un comportamiento agresivo y amenazante, debería ser igualmente cierto que existe otra clara rama con pasado humano, recuerdos humanos, y aspiraciones por recuperar todo aquello que perdieron a raíz de un proceso evolutivo que realmente nunca reclamaron.

En este punto debemos saltar al segundo gran escenario del capítulo: las últimas palabras entre Arima y Kaneki. Inéditos en el capítulo anterior, se reanuda la escena en la que Arima se muestra envuelto en los brazos de Kaneki después de que él mismo se asestara un golpe letal tras habérselo negado su contrincante. La conversación entre ambos acaba derivando de un discurso final a una revelación de lo más trascendental: todos y cada uno de los miembros del Clan Washuu distan en realidad de ser humano ‘corrientes’. El Clan Washuu, recordamos, es una de las ramas más poderosas que forman la Comisión de Contramedidas para Ghoul, siendo el propio Arima un miembro de ambas entidades. A través de las palabras de este, Kaneki descubre – y ciertamente descubrimos – que todo miembro del Clan Washuu cuenta con cierta mezcla de sangre Ghoul desde el momento de su nacimiento. A pesar de que las diferencias entre un humano normal y un humano ‘Washuu’ son apenas visibles, estos últimos crecen obteniendo una fuerza superior a los primeros. Aunque no todo es ‘positivo’, pues su esperanza de vida se ve reducida considerablemente. El mismo Arima llama la atención a su ojo derecho, el cual no cuenta ya prácticamente con visión alguna, mientras que señala que su izquierdo también se está ‘extiguiendo’ lenta pero inexorablemente. Una vez más, encontramos a Ghouls y humanos acercando posiciones. Ya no solo estamos hablando de similitudes psicológicas, sino que en el caso del Clan Washuu obtenemos un ser híbrido entre ambas especies.

Asimismo, Arima se encarga de informar a Kaneki de un segundo secreto, y es que es él quien ostenta el título de Rey Ghoul de un Ojo. Arima aclara que la leyenda de dicho Ghoul es una en realidad creada a raíz de sus esfuerzos y los de Eto, quien fue aplacada por Furuta – miembro también del Washuu Clan y, por ende, un híbrido al igual que Arima -. El legendario Inspector confiesa a Kaneki que deseaba que fuera él quien pusiera fin a su vida como Rey Ghoul de un Ojo, cumpliéndose así el deseo final de su vida tras lograr convencer a este. No cabe duda de que ahora quedan muchos interrogantes para con el futuro que depara a la acción de “Tokyo Ghoul: Re”; ¿desaparecerá definitivamente la figura del Rey Ghoul de un Ojo con el adiós de Arima? ¿Seguirá el Clan Washuu representando una de las principales fuerzas de la Comisión de Contramedidas para Ghouls pese a haberse descubierto su ‘pertubador’ secreto? Veremos con qué respuestas nos deja Studio Pierrot en próximas ocasiones.


Contenido relacionado