5 razones para no perder de vista Mutant Year Zero: Road to Eden

Un juego que merece toda nuestra atención

5 razones para no perder de vista Mutant Year Zero: Road to Eden
 

Mutant Year Zero: Road to Eden es una de esas obras que, sin hacer demasiado ruido, ha ido haciéndose un hueco entre esos videojuegos sobre los que muchos fans de la industria tienen los ojos puestos. Una apuesta basada en la estrategia, un apartado artístico muy curioso y una historia tan cautivadora como misteriosa son las claves de este videojuego que nosotros mismos pudimos probar durante el pasado E3, y del cual os hablamos como una de las mayores apuestas de estrategia en desarrollo.

Ahora hemos podido acceder a una beta, una versión más extensa de lo que disfrutamos durante el E3, con la que hacernos una mejor idea de la magnitud y calidad de la apuesta que el estudio independiente The Bearded Ladies tiene entre manos. Tras unas cuantas horas disfrutadas y estar realmente convencidos del potencial de Mutant Year Zero: Road to Eden, os traemos un pequeño artículo en el que os damos 5 motivos para mantener a esta obra en el punto de mira.

 

1 – Un combate que funciona

Mutant Year Zero: Road to Eden es un videojuego de estrategia que no esconde en absoluto sus inspiraciones a nivel jugable. Los propios responsables señalan de forma directa al sistema de combate de XCOM para que el público se haga una idea del videojuego, ya que la obra mantiene ese combate por turnos con puntos de acción, sistema de coberturas y probabilidades en cada disparo. Y lo cierto es que se trata de una gran noticia. XCOM es una de las grandes obras de estrategia de toda la década y Mutant Year Zero es capaz de construir su propia apuesta sobre esa base que, por lo que hemos probado, sigue funcionando a la perfección.

Se trata de una apuesta dura, en la que se nos da tiempo para pensar porque necesitamos planificar cada movimiento. Los errores cuestan vidas que, en determinados modos de dificultad, no se pueden recuperar; los recursos son excasos; y los enemigos pueden acabar con nuestros personajes de apenas un par de golpes. En el aspecto jugable, aunque su dificultad puede reducirse notablemente, es un videojuego hecho para los fans de la estrategia más “hardcore”, quienes sin duda alguna disfrutarán de sus combates.

2 – Más allá del combate: exploración y rol

Pero la jugabilidad de Mutant Year Zero: Road to Eden no es únicamente combatir. El videojuego, desde el punto de vista narrativo, nos insta a explorar a conciencia los entornos, buscando recursos que más tarde podamos vender e intercambiar por otro tipo de objetos que nos sean de utilidad en nuestras aventuras. El lobby del juego, la ciudad conocida como el Arca, será el lugar en el que podremos intercambiar, comprar, vender y realizar toda serie de gestiones.

Por otra parte, el juego también incluye un sistema de progresión y de looteo que recuerda al de los videojuegos de rol. Cada personaje tiene sus habilidades y características, que podemos ir mejorando y modificando a medida que suben de nivel; y debemos equiparlos con las armas, armaduras y equipamiento de todo tipo que vayamos encontrando de forma que cada vez seamos más duros. Tal es la importancia de esto que casi todas las zonas incluyen enemigos demasiado poderosos para la primera vez que las visitamos, haciendo que lo mejor sea esquivarlos con sigilo y volver más adelante.

3 – Una historia con mucho potencial

Hay algo que destaca sobremanera en Mutant Year Zero: Road to Eden desde el comienzo, y eso es su interés por contar una historia que sea algo más que una excusa para ponernos a pegar tiros. La historia que vivimos transcurre en un futuro posapocalíptico en el que catástrofes naturales y el lanzamiento de bombas nucleares han asolado el planeta Tierra y mermado a la población humana reduciéndola al mínimo. Este último resquicio de la humanidad vive en una ciudad elevada del suelo, alejada de las zonas radiactivas en las que habitan los peligros, llamada el Arca.

Nosotros, en el papel de mutantes, debemos arriesgar nuestras vidas para encontrar los recursos que el Arca necesita para sobrevivir. Tendremos que explorar las zonas peligrosas, hacer frente a temibles enemigos alterados por la radiación al más puro estilo Fallout y conseguir todo aquello que los resquicios de humanidad del Arca necesitan para sobrevivir. Sin embargo, en medio de este conflicto, ya durante los primeros compases de la obra se dejan entrever dudas. A buen seguro nos espera más de un giro de guión que, bien llevado, puede sorprender y poner sobre la mesa una historia muy merecedora de nuestra atención.

4 – Ambientación espectacular

Esta historia con tanto potencial de la que os hablamos viene enmarcada dentro de una ambientación realmente peculiar. Nos encontramos con un universo de ciencia ficción en donde los elementos retrofuturistas se encuentran de cara con toques fantásticos tales como patos y cerdos antropomórficos que hablan y disparan como si fueran auténticos soldados. Mutant Year Zero: Road to Eden pone sobre la mesa un mundo en el que no todo es blanco o negro, sino que cuenta con muchas escalas de grises.

En este sentido, la obra recuerda bastante a Fallout, con un humor bastante sarcástico y oscuro, y una retahíla de temas muy interesantes que pueden salir a colación a lo largo de la aventura. Hasta donde hemos podido ver, que no es demasiado, el juego plantea alguno de estos temas, pero no los llega a desarrollar. Este será uno de los puntos que puedan marcar una diferencia a nivel narrativo frente a otras obras, y que estamos deseando ver en la versión final.

5 – Gran apartado técnico

A pesar de que es tan solo una beta y la versión final no llegará hasta el 4 de diciembre, Mutant Year Zero: Road to Eden cuenta con un apartado técnico espectacular. Es cierto que hay algún bug a nivel de mecánicas que parece fácilmente solucionable (y que ya ha sido reportado), pero gráficamente el juego luce increíblemente bien y el rendimiento, en nuestro caso, ha sido maravilloso.

El apartado artístico es sobresaliente y, con la calidad técnica, permite dar como resultado un juego visualmente muy atractivo. El yermo que rodea al Arca entra por los ojos, con una estética oscura y deprimente que nos sumerge en el mundo posapocalíptico de Mutant Year Zero: Road to Eden.


Contenido relacionado