El objetivo de 20 millones de Nintendo Switch vendidas en el año fiscal de 2018 podría verse hecho realidad

Cada vez más analistas creen que es posible

Nintendo Switch mini
 

Desde que diera comienzo el presente año fiscal en marzo de 2018, el mayor seguimiento realizado en la industria de los videojuegos ha sido, indudablemente, con respecto a los 20 millones de Nintendo Switch vendidas que tenía por objetivo Nintendo. La cifra, lógicamente, provocó ciertas dudas en algunos expertos, pero la realidad es que en las últimas semanas cada vez más analistas de mercado creen que la marca japonesa podrá acabar cumpliendo satisfactoriamente con su gran ambición.

Takashi Mochizuki, uno de los rostros más habituales del The Wall Street Journal -especialmente en el ámbito de los videojuegos-, ha indicado que durante el período de Navidad hubo una tremenda demanda para con unidades de Nintendo Switch. Tal es así, que ciertos analistas esperan que únicamente en el cuarto que va de octubre a diciembre, Nintendo hubiera logrado vender una cifra superior a los 10 millones con respecto a su consola híbrida. En el extracto del señor Mochizuki se indica, asimismo, que a raíz especialmente de las ventas de software se prevé que la marca vea notablemente incrementados sus ingresos. Tal y como hemos informado hace escasos momentos, Nintendo Switch es la consola de hogar que más rápidamente vende software de la historia de Nintendo, y el mismo señor Furukawa, presidente de la compañía, ha afirmado que la recta final de año fue una muy lucrativa para ellos.

Destacaremos, en última instancia, que no solo los analistas tienen confianza en la capacidad de Nintendo por tal de cumplir su meta, sino que el señor Furukawa ya mostró cierta entereza en lo referente a ello hace unas semanas. De lo que no cabe es de que si Nintendo Switch logra vender tanto como desean en la marca japonesa, ello se deberá en gran medida al éxito cosechado mediante Super Smash Bros. Ultimate.

Redactado por: Cristian M. Villa
Graduado de Estudios Ingleses en la Universitat Autònoma de Barcelona. Sir Francis Drake me enseñó que no hay recompensa sin esfuerzo.