Hayao Miyazaki y su hijo vuelven a trabajar juntos en Studio Ghibli

Ambos ponen fin a casi una década de problemas familiares y profesionales

Hayao Miyazaki y su hijo vuelven a trabajar juntos en Studio Ghibli
 

No solo es único en su trabajo, sino también en casa. Hayao Miyazaki nunca ha sido conocido por tener un carácter especialmente fácil, y a con el paso de los años muchos han sido los artistas que han terminado saliendo por la puerta de atrás del Studio Ghibli agotados. Conocidas son sus desavenencias con el productor Toshio Suzuki, con el ya fallecido Isao Takahata, y con su hijo. Este último, sin duda, el más perjudicado por un maestro exigente, y un padre inexistente.

Tras el debut como director de Goro Miyazaki en “Cuentos de Terramar”, la relación entre él y su padre terminó de destruirse. Sin embargo, tras años de separación, parece que ambos han logrado reconciliarse. Así lo confirmaba Vincent Maraval, el fundador del estudio Wild Bunch, en un tuit publicado este miércoles. Maraval hizo una visita a Studio Ghibli, y pudo ver a los dos trabajando codo con codo en dos proyectos.

“Puedo testificar que Miyazaki padre e hijo están trabajando. Dos nuevas producciones de Studio Ghibli están en curso ¡y sus diseños son in-cre-í-bles! Muy emocionado”.

Hasta el momento se tenía constancia de la producción de “Kimi-tachi wa Dō Ikiru ka(“¿Cómo vives?”), la última producción de Miyazaki cuyo estreno está previsto para 2021. Pero parece que al reabrir las puertas del estudio, el director también ha recibido a su propio hijo para dejarle dar vida a otra producción. ¿Será un corto? ¿Una película?

Goro reconoció hace ya algunos años estar más interesado en la animación en 3D, que en las técnicas tradicionales. Así lo demostró con la serie “Ronia”, una producción en la que experimentaba con el CGI. Su padre, aunque nunca fue ducho en esas lides, lleva también desde el corto de “Boro la oruga”, experimentando con ese método de animación. No parece casualidad que ambos hayan cruzado de nuevos sus caminos casi una después.

La última vez que Goro y Hayao trabajaron codo con codo fue en “La colina de las amapolas” en 2011, y desde entonces no habían dejado de distanciarse. ¿Conseguirán entenderse en esta ocasión? El padre nunca consideró que el hijo estuviera a la altura de sus ambiciones. Quizás esta sea la oportunidad de oro que estaba esperando para demostrarle su error.