Crítica del episodio 5 de Mob Psycho 100 II: Luz, oscuridad y salvación

 

“Mob Psycho 100 II” nos dejaba la pasada semana con la que sería una visión única de Shigeo, el cual viviría en una falsa realidad en la que no contaría con la posibilidad de utilizar sus poderes. El capítulo prometía no solo por esta perspectiva alternativa del personaje, sino porque todo apuntaba a que nos acercábamos a ver la explosión de Shigeo, ese 100% que nos deja con la acción más espectacular posible. Afortunadamente, el esperado capítulo 5 de “Mob Psycho 100 II” logra cumplir de la mejor de las formas con todo cuanto podíamos esperar.

El capítulo se mueve sobre la premisa marcada, sin demasiadas sorpresas pero culminando a la perfección aquello que se quería expresar. Keiji induce un estado de sumisión mental a Shigeo por el cual le representa un mundo donde todo lo bueno que posee nuestro protagonista en la realidad se encuentra totalmente ausente. En su lugar, viéndose desprovisto a su vez de sus poderes, se halla durante ‘medio año’ con una vida repleta de individuos que únicamente pretenden pasárselo bien a su costa. Con este experimento, Keiji intenta sacar todas las emociones negativas de Shigeo a relucir para que no cometa sus mismos ‘errores’, y es que recordemos también que, acorde con Keiji, el verdadero potencial en el marco de los poderes psíquicos deriva única y exclusivamente de las emociones negativas del usuario. Por ende, a mayor sea el odio, desesperación y demás del mismo, más fácil será que este llegue al límite psíquico en cuestión. Desafortunadamente para Keiji, nunca ha llegado a encontrarse con algo similar al factor Shigeo, y gracias también a una mano bien echada por parte de Dimple, nuestro protagonista desarma completamente las intenciones del ‘mayor psíquico del siglo XX’.

El ‘Shigeo del Bien’

Shigeo, tras superar la rabia y el temor que Keiji le había causado, alcanza el tan esperado 100% de sus poderes para tomar una forma nunca antes vista. Ante la crueldad del mundo expuesto por Keiji, Shigeo comprende que es verdaderamente afortunado por contar con una realidad como la que de verdad luce, algo que se ve plenamente reflejado en su ‘transformación’. En lugar de conseguir dar rienda suelta toda su capacidad mediante emociones negativas, cosa que deseaba Keiji, Shigeo hace lo propio cogiendo todo lo positivo que puede hallar en su ser, lo que rápidamente nos deja con una clásica batalla entre el bien y el mal. Vale la pena resaltar, prácticamente como en cada episodio, el gran nivel que nos deja “Mob Psycho 100 II” en cuanto a su animación. El combate final se produce en dos partes distinas, y aunque este no destaca tanto por el cara a cara de Keiji y Shigeo, si lo hace por todo aquello que rodea constantemente a la figura de este último. Los espíritus malignos persisten en su afán de acabar con Shigeo incluso tras la derrota de Keiji, y ello nos deja con un constante cambio de planos así como de una superficie que regularmente ve alterada su contenido. Tiene cabida aquí también la secuencia final de Asagiri tras volver en sí, una breve, pero repleta de trazos que nos dejan con decenas de cambios en el rostro.

Mientras que como espectadores de este capítulo se extrae, posiblemente, uno de los mejores que se han visto hasta la fecha en “Mob Psycho 100 II”, el propio Shigeo tiene sus propias conclusiones. Como se ha señalado, el joven protagonista comprende lo afortunado que es por estar rodeado de gente que le entiende y le aprecia, pasando por su hermano pequeño, el interesado -pero de buen corazón- Reigen o incluso el club de los culturistas del colegio, entre muchos otros que podían destacarse. En su resolución, decide que a partir de ahora será más agradecido con todos y cada uno de estos, y la pregunta que nos puede quedar es: ¿cómo? En un principio, el progreso en cuanto a personaje de Shigeo parecía ir destinado a que este se conociera y reconociera a sí mismo, algo que aparentemente funciona bien, pero que parece chocar en cierta medida con la impresión de que su día a día depende de los otros, restándose valor a sí mismo. Queda por ver, pues, cómo esta determinación de Shigeo acabará afectando a una temporada definitivamente mucho más profunda que lo que fuera la primera, pero actualmente nos encontramos en un punto que requerirá de un nuevo empujón para seguir moviéndose.

Asagiri nos deja con una muestra del vivo estilo de Mob Psycho 100

Para aquellos que puedan no estar tanto por la evolución de Shigeo y sí más por el humor y la acción que encontrábamos con mayor regularidad en la primera temporada, parece ser que tenemos buenas noticias. El avance del episodio 6 nos deja con un pequeño vistazo a lo que parece ser una buena dosis de humor clásico “Mob Psycho 100”, aunque puede que no tanto en cuanto a combates.


Contenido relacionado