Análisis All-Star Fruit Racing

Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One
 

A menudo nos encontramos a juegos que nacen del éxito de otras franquicias; estas producciones imitan muchos elementos de su jugabilidad pero con una señal de identidad propia. Es algo que ha ocurrido durante años con Mario Kart: que si ModNation Racers en PlayStation; que si Sonic All Stars Racing en SEGA; que si Crash Bandicoot y su legendario juego de carreras… Y ahora, sumamos All-Star Fruit Racing, un título que ha estado más de un año en acceso anticipado en PC y que llega a su lanzamiento final ofreciendo una completa propuesta.

En este caso, hemos analizado la versión de Nintendo Switch, una de las que más posibilidades de éxito tienen actualmente ya que parte de su mercado objetivo ya está en la plataforma estando Mario Kart 8 Deluxe disponible. Lejos de estar ante un título sin identidad, lo cierto es que nos ha gustado mucho tanto su apartado artístico como la conducción. Sabe diferenciarse de la saga de Mario sin olvidarse de que es su referente a la vez. Y sí, hay algunos problemas técnicos en lo sonoro y lo visual pero nos hemos divertido como hacía tiempo no lo hacíamos: que no pase desapercibido, porque All-Star Fruit Racing es uno de los juegos del verano.

Una oferta enorme de modos de juego

Queremos comenzar con una ausencia en la versión de Nintendo Switch: de momento no tiene modo online pero, según se ha anunciado, se ofrecerá a los jugadores en las próximas semanas mediante un parche. Más allá de eso, la propuesta para un jugador es bastante interesante y amplia: en primer lugar, podemos jugar a cualquier carrera que queramos seleccionando el escenario en particular. Eso sí, hay una condición previa: haber desbloqueado cada uno de los 20 circuitos (cinco por cada uno de los 4 escenarios). ¿Y cómo se desbloquean?

En el modo Carrera, que vendrían a ser los tradicionales torneos de Mario Kart. Hasta 11 torneos, también bloqueados, que obligan al jugador a ponerse al volante en cada uno de ellos. Nos ha gustado esta forma de progresión que permite al jugador ir mejorando su técnica de conducción mientras va habiendo una progresión en el propio contenido. Otra opción es la de realizar un torneo personalizado en la opción de Torneo Rápido o Torneo Personalizado (sin muchas diferencias), pudiendo seleccionar la dificultad (medida con el número de pistones) y el número de vehículos en carrera (hasta 8). Una opción para aquellos que quieran seguir exprimiendo All-Star Fruit Racing.

Por supuesto, también tenemos un modo contrarreloj con tres dificultades que iremos desbloqueando conforme vayamos jugando: primero habrá que apostar por la fácil, luego por la medio, y luego por la difícil. Por lo que la rejugabilidad es enorme, aunque no tenemos, de momento, tablas de clasificación online: una pena. Por cierto, un detalle curioso: tenemos mensajes de frutas “saludables” en las pantallas de carga que están muy enfocados a un público juvenil para ofrecer un valor educativo en el título.

Un sistema de conducción y ataque muy diferenciador

No vamos a negar que incluso en el sistema de conducción se han fijado en Mario Kart, teniendo un sistema de derrapes y otro de “ataque”, pero en ambos elementos se ha apostado por la diferenciación: mientras que en la saga de Nintendo derrapar el mayor tiempo posible es lo mejor para coger velocidad, aquí tenemos un indicador de derrape que nos avisa de cuando estamos derrapando demasiado, algo que puede poner a nuestro coche en apuros. En cuanto al sistema de ataque, es uno que tiene pros y contras.

Empezamos por los pros: vamos recogiendo frutas de hasta cuatro colores (o una quinta, el plátano, que suma el indicador de los cuatro colores a la vez) que van llenando marcadores hasta desatar diferentes poderes. Si tenemos tres marcadores llenos, sale un poder (que puede ser de velocidad, de lanzar tornados o de protección); si tenemos dos, saldrá otro. Además, aunque tengamos los cuatro marcadores a tope, podemos elegir cuáles usar con los botones de acción. Por lo tanto, hay muchas posibilidades. Pero el aspecto negativo está en lo difícil que llega a ser comprender qué ataque tenemos antes de lanzarlo: el indicador visual es malo y no se ve realmente qué ataque poseemos.

Por último, en el garaje podemos ir editando diferentes aspectos del vehículo que afectan, a priori, solo en lo visual (no hemos notado diferencias en la conducción apreciables): el vehículo en sí (chasis), el estampado (aquí se llama librea), las ruedas (en dos aspectos diferentes, mal nombrados en el menú), el parachoques delantero y la antena.

En lo visual sorprende, en lo sonoro defrauda

El motor Unreal Engine 4 hace su trabajo, al menos en Nintendo Switch. Pese a que cualquiera podría estar pensando que se trata de un título menor en el catálogo de Nintendo Switch en lo visual, hay que decir que en lo técnico sorprende porque funciona como un roble, sin caídas de frames y solo con un leve problema: las sombras de los árboles y de las montañas van apareciendo mientras jugamos. En lo artístico, tenemos un videojuego con identidad propia y con gran profusión en paisajes coloridos. Hay variedad de escenarios y cada circuito parece diferente aún reutilizando partes en diferentes pistas. En portátil se ve genial y en la tele mejor aún.

En cambio, en lo sonoro se queda a medio camino: no tiene identidad. Las pistas musicales aburren. Además, no hay voces. Le falta un mayor mimo que si tienen otras sagas de conducción desenfadadas como las nombradas al principio del análisis. Y un dato: la traducción al español es nefasta, con elementos mal traducidos. Se ha apostado por un español neutro que nos deja expresiones como “Corrida 1/3” en vez de “Carrera 1/3”.

Un respetable competidor en Nintendo Switch

Nos ha sorprendido para bien: tiene defectos, como el poco cuidado en lo sonoro y la falta de opciones online, al menos en la actualidad. Creemos que al menos podría haber incluido de serie tablas de clasificación, pero no podemos negar que hay contenido para aburrir, el sistema de progresión y desbloqueo es adecuado, las novedades en el sistema de derrape y ataque, con excepciones, añaden distinción y, sobre todo, tiene identidad en lo visual. Un refrescante videojuego para este verano.


Positivo

  • Identidad en lo visual
  • Gran oferta de contenidos para un jugador
  • Funciona como un roble en lo técnico y luce genial
  • El sistema de derrape y ataque implementado funciona
  • Nos ha gustado, además, que haya solo personajes femeninos

Negativo

  • Mala traducción al español
  • Sin esencia sonora: aburre cada una de sus pistas
  • Falta de multijugador online, al menos de momento
8

Muy bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida