Análisis Debris

PC
 

La curiosa obra de Moonray Studios nos propone una experiencia de tensión y supervivencia en el siempre complicado mundo submarino. Bajo una historia absorbente, tres submarinistas deberán ser capaces de salir ilesos de un accidente que los deja anclados en un paraje lleno de laberintos, rocas y todo tipo de animales submarinos. ¿Conseguiremos sobrevivir a esta peculiar experiencia? Descúbrelo a continuación en nuestro análisis de Debris.

Narrativa en primera persona

Implicar al jugador en una experiencia como la que nos proponen desde Moonray Studios puede ser complicado, pero sin duda nos encontramos ante lo mejor del juego, un pequeño grupo de submarinistas viaja hasta un desconocido paraje de la Antártida para rodar un spot publicitario tras descubrirse ciertos restos de un meteorito en las profundidades de la congelada ubicación.

Pero algo sale mal y nuestro grupo sufre un accidente viéndose atrapados en las congeladas aguas de las que deberán escapar antes de que la falta de energía y oxigeno acabe con sus vidas, una curiosa narrativa en primera persona que si bien llega a convencer por su trama en ciertos momentos puede llegar a hundirnos en una gran monotonía bajo el agua. Donde manejaremos bien un personaje masculino Ryan, un fotógrafo documental, y Sonya, un ingeniero tecnológico ambos deberán encontrarse y cooperar para sobrevivir a las profundidades.

Dejando de lado la monotonía in-game la historia se erige como uno de los puntos fuertes en Debris donde estaremos preocupados y expectantes por saber cómo sobrevive el grupo a los acontecimientos, pero no todo será sobrevivir pues la narrativa se tornará más profunda por momentos, algo que deberán descubrir aquellos jugadores que deseen embarcarse en esta aventura.

El mundo submarino es terroríficamente bello

Si nos centramos en el apartado gráfico, Debris juega bastante bien con la falta de luz en las profundidades submarinas y se encuentra bien recreado cuando llegamos a zonas de mar abierto, aunque las zonas pasilleras dejan bastante que desear con texturas muy planas y simples, como decimos los seres submarinos están bien recreados y la sensación de agobio está bien conseguida pero la optimización ya es otro cantar.

El título, sin requerir en sus especificaciones un ordenador con grandes pretensiones sufre unas caídas de fotogramas por segundo bastante molestas, algo complicado de entender dada la poca complejidad que presenta el mapeado. Otro de los aspectos que nos ha gustado ha sido el doblaje (en perfecto inglés) y la narrativa que suponen una experiencia que te mantiene en tensión casi todo el rato.

Sin duda alguna jugar con auriculares es una buena idea para aumentar la experiencia de juego, en lo negativo, la narrativa cuenta con demasiadas expresiones repetidas por parte de los personajes que no ayudan en nada. Pese a ello el sonido ambiente solventa el problema con una gran cantidad de ruidos pertenecientes al hielo o animales submarinos que nos mantendrán en tensión.

Bucear no es fácil para inexpertos

Moverse bajo el agua no es una tarea sencilla pero si encima los controles no ayudan el compendio entre supervivencia y movilidad queda mermado ostensiblemente. La cámara ayuda muy poco y en muchas ocasiones nos quedaremos mirando a la nada más absoluta así mismo el movimiento del personaje es lento y tosco al igual que los disparos donde acertar a los seres que nos acechan será todo un reto.

Tras un parche donde los desarrolladores trataron de paliar ciertos problemas en la jugabilidad de Debris lo cierto es que los controles pese a ser de lo más sencillos con el teclado suponen todo un reto con él con el rato donde la respuesta del mismo es extraña compleja y muy poco intuitiva. Pero debemos recordar que estamos bajo el agua, aunque ni aun así es excusa para el tosco movimiento del personaje.

En lo que respecta a las posibilidades de la aventura, podremos jugar como Ryan en la experiencia de un jugador mientras que en la reciente versión cooperativa tendremos a nuestra disposición a Sonya. Cabe destacar que durante la aventura la IA que maneja a la fémina protagonista hacia cosas extremadamente incoherentes y se perdía en los laberintos haciendo si cabe más complicada la aventura, la cual podremos acabar si somos los suficientemente diestros en apenas tres horas.

Nuevo modo cooperativo

Cabe recordar que Debris tuvo su lanzamiento durante el pasado mes de octubre de 2017 y ha sido a finales del presente mes de febrero de 2018 cuando ha sido incluido el modo cooperativo en línea donde podremos disfrutar de la aventura junto a otro miembro de nuestra lista de amigos que posea el título. Otra de las claves para poder disfrutar del juego en este modo en línea será la imperiosa necesidad de poder establecer comunicación por voz con nuestro compañero utilizando un software de terceros.

Aunque la idea de disfrutar la aventura junto a otro ser humano es buena y cualquier otra opción siempre será mejor que la pésima IA hay que destacar que el ritmo del juego es lentísimo y llega aburrir por su monotonía salvo en los momentos finales del juego donde el hecho de conocer el desenlace de la trama será el único motivo que nos animará a seguir jugando.

A pesar de todo, los desarrolladores han tratado de dar un enfoque distinto con la posibilidad de rejugar la aventura tanto con Ryan como con Sonya descubriendo nuevos caminos y lugares que se pueden haber pasado por arto durante la transición. Otra de las ideas interesantes son los distintitos finales que podremos disfrutar.

Conclusiones

La idea de Debris es buena en la teoría, pero suspende tremendamente en la práctica. La supervivencia bajo el agua y la trama son bastante interesantes pero la horrible jugabilidad junto a una pésima IA hacen que la experiencia no sea del todo recomendable.


Positivo

  • Narrativa muy conseguida
  • Ambientación bien lograda
  • Inclusión del modo cooperativo
  • Varios finales

Negativo

  • Jugabilidad para olvidar
  • IA muy mal conseguida
  • Enormes caídas de FPS
  • Tiempos de carga desesperantes
5

Aceptable

Política de puntuación

Alfonso Cánovas
Ingeniero de Telecomunicaciones. Cojo otro juego, lo tiro por el retrete... Y ya son tropecientos juegos los que el retrete se ha tragado. ¯\_(ツ)_/¯