Análisis Sudden Strike 4

PC PlayStation 4
 

Hace 17 años, la saga Sudden Strike comenzaba su andadura por el mundo de los videojuegos a través de la distribuidora CDV Software y la desarrolladora Fireglow Games. Aunque el punto álgido de reconocimiento para la saga llegó de la mano de un excelente Sudden Strike 2 dos años más tarde, este linaje ha perdido popularidad desde el lanzamiento de su tercer y último título. La sucesión de nuevas sagas y el poco reconocimiento que se ha otorgado a sus entregas, ha acabado por dejar en fuera de juego a estos títulos de estrategia táctica en tiempo real y los ha llevado a un lado mucho más secundario de lo que pudieron gozar en el tiempo que salieron sus entregas.

Por suerte, a través de Kalypso MediaKite Games Meridiem GamesSudden Strike 4 ya es una realidad de la cual pueden alegrarse tanto los fans, como nuevos adeptos que quieran iniciarse en dicha dinastía. Una vez más, nos ponemos el traje de combate y acudimos al campo de batalla para ver qué nos ofrece este prometedor título.

¡A sus ordenes, comandante!

A más de una persona le resultó extraña la propuesta de lanzar un juego como Sudden Strike 4 para PlayStation 4 por las disimiles razones que nos podemos encontrar en un título ligado a la estrategia, pero más lejos de todo eso, el jugador comprueba nada más empezar el título que el título puede ser jugado en la consola de Sony sin ningún tipo de problema. Recordando que es un título de estrategia táctica, en Sudden Strike 4 se premia que el jugador detenga la partida antes de dar el siguiente paso para atacar a su enemigo; con dicha tesitura y pudiendo movernos por el mapa a gran velocidad con el L2, las escaramuzas en las que nos veamos envueltos estarán bien ligadas al comportamiento que nos puede ofrecer un mando. Superado este escoyo que merece la pena dejar claro desde un principio, nos metemos en materia para ver qué nos ofrece esta cuarta entrega de la saga.

No sería descabellado el decir que un buen número de jugadores iniciarán su andadura por esta saga con este cuarto videojuego, por lo que, a pesar de que muchas mecánicas se compartan con otros títulos, un buen tutorial siempre puede funcionar a familiarizarnos con los diversos mecanismos que utilizaremos a lo largo de nuestras partidas. En Sudden Strike 4 no es así; su tutorial resulta escaso, falto de contenido y no enseña una mínima parte a cómo organizarnos en combate o diversos aspectos como el control del apoyo aéreo durante nuestras batallas. Si bien es cierto que en cualquiera de las tres campañas que escojamos hay consejos, lo suyo sería que el jugador ya fuera con toda la materia aprendida para no interrumpir con mensajes en la pantalla su frenético combate. Uno no alcanza a comprender como con esta praxis, un tutorial está disponible si apenas enseña un comportamiento del juego que es tan básico como lógico. Prescindible cuanto menos, sin lugar a dudas.

Como juego ambientado en la Segunda Guerra Mundial, Sudden Strike 4 promete una inmersión completa en el papel que pudieron desempeñar las fuerzas soviéticas, las alemanas y las aliadas, siendo jugable cualquiera de ellas y disponiendo de su propia campaña. Una vez iniciada una de ellas, y antes de iniciar cada una de las batallas que se sucedan en la misma, tendremos la posibilidad de escoger un comandante. El papel de dicho comandante es el que ejerceremos nosotros mismos, teniendo tres especialidades: comandante de infantería, de apoyo y blindados. Cada uno dispondrá de una serie de habilidades que podremos usar dependiendo del éxito de nuestras misiones que serán recompensadas con hasta tres estrellas; a mejor puntuación, más posibilidades tendremos de utilizar todas las habilidades que estén a nuestro alcance, así de simple. Con el comandante escogido, las habilidades preparadas y los objetivos perfectamente explicados, saltaremos al campo de batalla para combatir a nuestro enemigo hasta que la victoria sea nuestra.

Sudden Strike hace uso de una cámara con perspectiva isométrica que funciona a las mil maravillas y nos permite ver todo lo que está sucediendo en el ángulo de visión de nuestras tropas. El mapa, por su parte, tiene variaciones que merece la pena destacar y que funcionan como un pequeño atractivo dentro del propio videojuego. Mientras que en algunas misiones podemos utilizar el entorno como escondite para el equipo de infantería, en otras misiones no dispondremos de ninguna cobertura y estaremos expuestos a cualquier tipo de peligro: la destrucción por parte de un bombardero del equipo enemigo, una emboscada que nos haga sudar la gota gorda e incluso hundirnos en el agua mientras combatimos en un campo formado por hielo en la primera batalla de la campaña soviética. En este aspecto, Sudden Strike 4 cuida mucho los pequeños detalles y es algo que se agradece enormemente cuando estás disputando una batalla y quieres sentirte inmerso en ella completamente. A su vez, durante algunas misiones, los objetivos cambiarán completamente debido a improvisaciones que, en muchos casos, sucedieron realmente como en la Batalla de Sedán o la mítica Batalla de Stalingrado, dotada de muchos detalles en su planteamiento.

Los combates contra el ejército enemigo—hablando en líneas generales—resultan carentes de dificultad. Si bien es cierto que hay algunos momentos en los que sufrimos un ataque constante de las tropas enemigas y llegamos a pensar que el fracaso es inevitable, la mayoría de las ocasiones nos sentimos superiores en todo momento y gobernamos cada batalla con puño de hierro. Es algo que podemos achacar con respecto a anteriores entregas de la saga como Sudden Strike 2, donde los combates en algunas ocasiones se volvían complicados y podíamos acabar perdiendo fácilmente. En Sudden Strike 4 no funciona así ni por asomo, y aunque su segundo grado de dificultad aumente nuestras posibilidades de perecer, las estrategias y su sencillez lógica nos evitan tal desastre. A pesar de ello es un auténtico espectáculo comprobar una batalla de tanques en territorio nevado de la URSS o vivir la Batalla de Berlín del 20 de abril de 1945.

Como juego de estrategia táctica, en Sudden Strike la construcción de unidades no es una opción. En cada misión seremos dotados con diferentes tropas que incluyen vehículos de transporte, tanques, comandos para los aviones, tropas de infantería y demás parafernalia militar. Con los objetivos que se nos vaya otorgando en un mismo mapa, y a medida que se completen estos, recibiremos nuevos refuerzos para que nuestra victoria sea una posibilidad real y no esté ligada a sobrevivir con las primeras tropas que nos administren. Deberemos cuidar todo lujo de detalles con estas unidades, desde suministrar munición a través de los camiones de suministro hasta reparar las unidades pesadas con nuestro especialista e incluso estar atentos de la cantidad de gasolina que le quedan a nuestros vehículos. Tanto la gasolina como la munición la podemos encontrar también expandida por el mapa en algunas ocasiones, ya sea a través de gasolineras o puestos de munición para nuestras tropas.

Multijugador

Quizá el multijugador es uno de los aspectos que más atraía a mucha gente para hacerse con este Sudden Strike 4 y, por desgracia, estamos ante una oportunidad perdida para echar unas buenas horas en el marco de la Segunda Guerra Mundial.

Más allá de tener a nuestra disposición las típicas batallas que vivimos en el modo campaña, nuestras experiencias para combatir con otros jugadores también pueden estar ligadas a las escaramuzas. Este modo de juego incluye 4 mapas donde podremos escoger el ejército que queramos con su especialidad para, una vez en partida, conquistar distintos puntos del mapa hasta hacernos con todos y cada uno de ellos. Si bien es un modo que las primeras partidas puede ocasionar curiosidad, más tarde acabamos por saturarnos de repetir una y otra vez el mismo objetivo. Y por otro lado, es incluso más soporífero cuando puedes añadir la opción de jugar contra bots.

Es un aspecto que ha levantado duras críticas y no es para menos, dado que con los tiempos que corren donde todo juego está ligado a un modo multijugador, antes que hacer las cosas así merecería más la pena haberlo obviado para añadir más contenido al propio título.

Conclusiones

Si bien Sudden Strike 4 no ha resultado ser el juego que esperaban muchos seguidores de la saga, y de estar muy lejano a superar la grandiosidad de la que dotaron a Sudden Strike 2, esta cuarta entrega supone una vuelta de tuerca que actúa bien aunque a veces no termine de arrancar lo suficiente. Es un juego entretenido, sus batallas son frenéticas y el sonido añade una calidad incuestionable de ambientación, pero no logra terminar de hacer todo de forma correcta.

Sus pequeños detalles congenian con algunos errores puntuales de frames en PlayStation 4 cuando hay muchas unidades en pantalla y la dificultad casi inexistente que se nos plantea a veces por parte del enemigo. Aun con todo es recomendable probarlo y jugar su campaña dotada de grandes dosis de realidad y, por supuesto, de cierta dosis de entretenimiento a lomos de un gigante de la ambientación como la Segunda Guerra Mundial.


Positivo

  • Pequeños detalles a nivel histórico
  • Algunos escenarios están muy bien recreados
  • El sonido es muy inmersivo
  • Las tres campañas que posee el juego son muy entretenidas

Negativo

  • El tutorial se torna un tanto escaso de contenido
  • Demasiado fácil para los seguidores de Sudden Strike
  • El modo multijugador no engancha y se hace aburrido
7

Bueno

Política de puntuación

Conecta el escribir sobre videojuegos con la ingesta de Doritos. Reside en Madrid rodeado de gatos.