Análisis Castles

PC
 

Nos vimos por primera vez en la edición de 2014 de la Fun & Serious en Bilbao y prácticamente fue un amor a primera vista.

Se trata de Castles, creado por el estudio español WhootGames, un juego que mezcla un concepto tan simple como es el juntar tres bloques o más para hacerlos desaparecer, con jefazos que harán lo imposible para evitar que podamos seguir adelante…o hacia arriba en realidad, ya que nuestro objetivo es construir para nuestro rey la torre más alta nunca vista.

CastlesMain

El juego

Como he dicho antes, Castles se basa en el concepto de conectar tres o más bloques para hacerlos desaparecer. Lo característico de este juego es el hecho de que dichos bloques están hechos con diferentes materiales: ladrillos, piedra, madera y más; pero no solo eso, sino que también tienen símbolos que representan diferentes herramientas como son palas, picos, martillos y demás, todo ello necesario para construir una torre que llegue al cielo e incluso más allá si hacemos bien nuestro trabajo.

Estos bloques irán cayendo del cielo de manera periódica, aumentando la velocidad y la diversidad tanto de materiales como de herramientas a medida que vayamos avanzando en los niveles. ¿Y cómo avanzamos? A cada nivel de la torre tendremos un objetivo que alcanzar, ya sea conseguir varias combinaciones de un tipo de material o de un tipo de herramienta. Basta con tres de un mismo tipo para que se nos descuente uno de nuestro objetivo, aunque si juntamos más de tres conseguiremos potenciadores que nos ayudarán en nuestro trabajo.

CastlesTNT

Dichos potenciadores son dos, ya que según mi punto de vista no hacen falta más. Si juntamos cuatro bloques a la vez, conseguiremos un martillo que nos servirá para romper un bloque que nos fastidie a la hora de hacer una combinación que nos interesa, o que simplemente está en medio. Si en cambio juntamos cinco, nos darán un barril de dinamita que hará estallar todo a su alrededor en un cuadro de 3×3, y con todo nos incluimos a nosotros mismos, aunque por suerte en este juego no hay vidas, sino que si “morimos” simplemente apareceremos de nuevo en una esquina del tablero con estrellas sobre nuestra cabeza por el golpe, cosa que pasará también si uno de los bloques que caen del cielo nos cae encima.

¡Que llegan los malos!

Lógicamente no iba a ser todo tan “fácil” como dedicarnos a construir un piso tras otro en nuestra torre. Nuestro reino tiene rivales, y concretamente uno de ellos al conocer el proyecto de la torre decide que no va a tolerar algo así, por envidia simplemente, con lo que envía a algunos de sus súbditos a sabotear el proyecto.

CastlesSuperBoss
Dichos súbditos son los jefes que nos encontraremos cada 10 niveles, cada uno con diferentes habilidades y un modo diferente para derrotarles, aunque por suerte nuestro sabio rey nos dará pistas cuando lleguen sobre el modo en que podemos acabar con ellos. Eso sí, no olvidéis que los bloques siguen cayendo sin descanso, así que procurad no centraros en exceso en el jefe, porque podéis acabar con una pantalla de Fin de Juego antes de daros cuenta de que el tablero se ha llenado de bloques de los que no sabéis como libraros.

Cuando acabemos con estos jefes pasaremos automáticamente a los siguientes 10 niveles, además de darnos la opción al principio del juego de saltarnos los bloques de niveles que ya hemos superado, o incluso de volver a enfrentarnos a ellos ya sea porque queramos probar si lo hacemos mejor, o porque simplemente nos han caído bien.

Medieval sí, pero también Steampunk

La estética del juego mezcla como decimos en el título un estilo medieval, pero con toques Steampunk en lo referente a los jefazos, ya que algunos nos atacarán con artefactos mecánicos que serían la envidia de más de un inventor de la época del vapor.

CastlesBoss

Los bloques de diferentes materiales están realmente logrados, no solo por las texturas que en bloques como los de agua nos demuestran el duro trabajo que este juego tiene detrás, sino porque también al romperse los bloques cuando otros les caen encima no desaparecen sin más, sino que se rompen de diferentes modos en función del material del que estuviesen hechos.

El sonido por otra parte acompaña a la temática durante todo el juego, cambiando para mantener la tensión durante las fases de los jefes y una vez más cada 10 niveles para no hacerse pesado repitiéndose una y otra vez. De hecho no solo notaremos el cambio por el sonido, sino que a medida que la torre suba tendremos la luz del sol más cerca, cosa que notaremos por la intensidad con que nos llega, o incluso tendremos ráfagas heladas propias de la gran altura a la que estaremos en los últimos niveles.

Dos cabezas piensan mejor que una

Se suele decir que siempre viene bien la ayuda de un amigo a la hora de enfrentarse a un desafío, y esto es muy cierto cuando juegas a Castles. El modo multijugador nos permitirá colaborar con alguien que tengamos al lado para hacer la torre más alta que nunca, haciendo que resulte más sencillo ya que podremos estar, por así decirlo, en dos lugares al mismo tiempo. La comunicación será vital eso sí, ya que no sería el primer juego en que por un movimiento equivocado entorpecemos a nuestro compañero a la hora de hacer la combinación final.

Castles2Players

Lo que sí está claro es que las risas están aseguradas, y más aún la satisfacción de vencer juntos a ese jefe que estando solos se nos resistía constantemente. La única pega que sí le saco a este modo es que el juego solo tiene multijugador local, así que no podremos enviar invitaciones a nuestros amigos de Steam si necesitamos un par de manos extra.

Un último desafío

Si todo esto os ha sabido a poco, el juego también tiene un modo supervivencia en el que un cronómetro contará el tiempo que seamos capaces de estar juntando bloques sin que se llene el tablero hasta los topes. No hay objetivos como en el modo principal, simplemente bloques cayendo constantemente y nosotros pensando cada vez más rápido en como quitarnos de en medio esa pieza que no parece encajar en ninguna parte.

Donde sí queremos tirar un poco de las orejas a los chicos de WhootGames es en la dificultad de este modo de juego, ya que desde un principio las piezas caen a una velocidad endiablada y, a menos que seas como esos japoneses que juegan al Tetris a ciegas, cuesta aguantar incluso 5 minutos seguidos sin perder la partida.

Conclusiones

Castles nos trae una vuelta de tuerca a los juegos de estilo Match 3, tanto por el factor aleatorio de los bloques que caen, como por los materiales y las herramientas que representan cada uno de ellos. Los jefes son un gran añadido, ya que nos sacan durante un rato de la mecánica del juego para que no se haga tedioso estar de manera constante juntando bloques para cumplir los objetivos.

CastlesAtopedepower

Eso junto con un apartado gráfico realmente agradable a la vista, unas melodías bien trabajadas y los controles perfectamente adaptados tanto a teclado como a los controladores, que de hecho podemos cambiar a nuestro gusto, hacen de Castles uno de esos juegos que se merecen un hueco en nuestra biblioteca de Steam, más aun considerando que solo cuesta 10 euros con los que estaremos apoyando un juego que viene de aquí, de nuestra tierra. Eso y que está en español…y en inglés, francés, alemán e italiano, casi nada. ¿Os animáis a construir la torre más alta que se haya visto nunca? Pues echadle un ojo a su página en Steam.


Positivo

  • Simple y adictivo
  • Un gran juego a un precio razonable
  • La curva de dificultad está muy bien adaptada en el modo historia

Negativo

  • Se echa en falta un multijugador online
  • El modo supervivencia empieza con una dificultad muy elevada
8.5

Muy bueno

Política de puntuación