Colabora

Crítica de The Lodge: mucho más que una pesadilla

Fichas
CRÍTICA

Crítica de The Lodge: mucho más que una pesadilla

Riley Keough deslumbra en una de las experiencias más particulares y perturbadoras de los últimos años

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 07/02/2020 (Estados Unidos)
  • Duración: 100 min
  • Pais: Estados Unidos
  • Género: Drama / Terror /Thriller
  • Productora: FilmNation Entertainment / Hammer Films
  • Distribuidora: Sony Pictures (España)
  • Director: Severin Fiala / Veronika Franz
  • Guionista: Sergio Casci / Severin Fiala / Veronika Franz

Puede que la saturación del género, o la necesidad de reinventar un lenguaje manido y aplicado a contextos infinitos, haya invitado a los estudios a buscar fórmulas diferentes dentro del género. El terror de monstruos, jumpscares y planos predecibles sigue existiendo con notable éxito, pero cada vez son más las propuestas que apelan a otro tipo de sentimiento para alcanzar la incomodidad en el espectador. En ese contexto muchos miran a Ari Aster ("Midsommar") como el nuevo Hitchcock, pero por Sitges este año se han dejado caer otros nombres que encajan en su sombra.

De "Dreadout" -la cinta de terror indonesa que esta edición pone el aderezo más convencional- a "The Lodge"; una pesadilla psicológica que nada en terrenos poco explorados. Veronika Franz y Severin Fiala vuelven al festival cinco años después de presentar la perturbadora "Goodnight Mommy", con una de las producciones más particulares y complicadas de entender del panorama. Neon en Estados Unidos y Sony en España se valían del aspecto visual más engañoso de la cinta para vender lo que parecía una propuesta promedio sustentada en un par de caras conocidas. Pero nada más lejos de la realidad.

Perspectivas

Los hijos de él (divorciado) se ven obligados a pasar un par de días en solitario con la nueva pareja de su padre; una mujer a la que odian profundamente por trastocar sus vidas de arriba abajo, y a la que guardan temor por un pasado manchado de sectas y palpables problemas psicológicos. "The Lodge" no se entretiene muchos minutos para empujar a la historia hacia el paisaje helador y solitario donde se confeccionará la burbuja de opresión. Su trama, aunque increíblemente intrincada, depende enteramente del aislamiento que proporciona un entorno natural desolador, capturado con una fotografía de lo más elegante. Desde ahí, el guion comienza a mutar hacia una colección de referencias religiosas de difícil resolución.

Es la ambigüedad con la que Franz y Fiala tejen cada una de las escenas, la que obliga a mantener la tensión siempre encendida. El susto, la criatura o el asesinato violento, sin embargo, nunca termina de llegar. Porque esta cinta no pretende rellenar unas casillas que se han probado efectivas para lograr la sinergia del género. En su lugar una estelar Riley Keough capitanea un metraje apoyado con fervor en sus personajes (de dónde vienen, a dónde van, qué piensa, y especialmente cómo ven el mundo). La subjetividad aquí es el pilar en torno al que orbita la efectividad del guion. Y no se puede decir que el libreto lo ponga especialmente fácil.

The Lodge

No tanto por lo que narra sino por cómo lo narra. Por la cantidad de referencias bíblicas, de símbolos y de reflexiones religiosas que cocina a lo largo de casi dos extenuantes horas. ¿Es real? ¿Es una alucinación? Los cineastas juegan en todo momento con las perspectivas para confundir, para que en ese estado de aturdimiento el espectador se sumerja en su pastiche de perversión psicológica. En ese sentido no sorprende que Grace -nombre nada fortuito- sea el soporte desde el que los cineastas enredan y desenredan. Que sus secuelas y trastornos hagan del metraje algo inquietante.

Una mirada, una realidad

Aquí Keough, que venía de ostentar papeles anecdóticos -"Mad Max", "American Honey"- mete los pies hasta el fondo de un ser atormentado. Su implicación en la película es de agradecer, más si tenemos en cuenta los tropos y las actitudes interpretativas conservadoras que posibilita un personaje con problemas psicológicos. "The Lodge" funciona por la elegancia y el carisma del guion, por la iluminación absolutista -o todo negro o todo blanco-, pero también por el vibrato de Keough en pantalla. El resto del reparto, con un Jaeden Martell en boca de todos por sus recientes trabajos, cumple de manera efectiva pero sin llegar a resaltar en exceso.

Ahora bien, con cintas como "Hereditary" en plena efervescencia ¿qué hace realmente especial a esta película? Mientras en el cine de Aster el clímax conduce inequívocamente al susto o la imagen perturbadora, en "The Lodge" la propuesta nunca termina de explotar. La psicosis de la situación que se da en esa casa va en aumento según pasan los minutos, pero las confabulaciones o supuestos que el espectador se forma con las sucesivas pistas nunca acaban de respaldarse. De hecho, son habituales los callejones sin salida; las escenas en las que no sucede nada, y los silencios incómodamente largos. Franz y Fiala lo apuestan todo al montaje, y salen probando del mismo un manejo de los tiempos más que férreo.

The Lodge

Hablar así de esta cinta sin mencionar la banda sonora o los planos implica imperiosamente sesgar. No hay leit motiv ni fanfarrias reconocibles. Lo que encontramos son sonidos incidentales que vienen a reforzar las sensaciones candentes de esa ambigüedad visual. Algo a lo que, por supuesto, contribuyen también los planos kilométricos en el exterior, y los muy cercanos en el interior. La claustrofobia cocinada en la mente de Grace se traslada, a ese infierno que viven los visitantes, y a la perdida mente del espectador. Al final todo conjuga en un desenlace contenido, insatisfactorio, que cierra sin cerrar facilitando el germen a interpretaciones infinitas.

Conclusión

"The Lodge" no es un regalo para disfrutar de ciertas emociones. Sus directores son conscientes del esfuerzo constante que exige para captar sus intenciones. Existe terror para dejarse llevar, y terror para solicitar el viaje. Hay que resolver cálculos matemáticos -volver una y otra vez sobre el visionado- para llegar a rascar en la superficie de esta pesadilla psicológica de corte religioso, pero el esfuerzo como espectador nunca había merecido más la pena

Crítica:
The Lodge

Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar esta película
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ambigua, desconcertante, obtusa, The Lodge es en potencia todo lo que el terror más visceral siempre ha presentado en acto. Su trama y la actuación de su protagonista cocinan una experiencia asfixiante y atmosférica de la que es imposible escapar.

  • El ritmo lento fermenta con intensidad los mensajes
  • La actuación de Riley Reough es tan portentosa como desconcertante
  • Ese final
  • Toneladas de símbolos que invitan al revisionado
  • La barrera de entrada es alta
  • La falta de explicaciones puede llevar a la desconexión
Duración: 100 min

Política de puntuación

Redactado por:

Criado y educado en la escuela de Ghibli. Emborrachado de anime, poco a poco abriéndome a otros sabores y colores.
Comentarios: