Análisis Crossing Souls

PC PlayStation 4 PlayStation 4 Pro
 

Últimamente los ochenta los tenemos más cerca que nunca. La fiebre por lo retro no es algo nuevo, pero como consumidores de contenido audiovisual que somos, llevamos un tiempo vislumbrando obras con multitud de referencias a esta década. Crossing Souls es otro de esos títulos que hacen tributo a aquellas mágicas aventuras de unos cuantos jóvenes en una época menos complicada. Tras su paso por Kickstarter, este proyecto transformado en un título hecho y derecho del pequeño estudio español Fourattic, está lleno de sorpresas que quizás no vayamos a revelar en este análisis, pero al menos intentaremos con este texto comentaros nuestras experiencias vividas en Crossing Souls.

Una extraña tormenta

La historia comienza en 1986, en un pequeño pueblo de California. Tras una extraña tormenta, un grupo de jóvenes hallan un descubrimiento que les hará cambiar sus vidas. En pocas palabras: pasarán un verano inolvidable (y no precisamente en el buen sentido de la palabra). A medida que la historia avanza, los hechos ocurridos van encajando y lo que al principio parece una simple historia de un grupo de chavales, el asunto se va torciendo poco a poco.

Cinco jóvenes se verán envueltos en un caso de conspiración donde un extraño artefacto toma el núcleo central de la situación. Se trata nada más y nada menos que de la piedra Duat, la cual tiene la capacidad de hacer que estos chavales puedan interactuar con los muertos. Al parecer los seres del más allá no están tan lejos, pues en esta divertida aventura haremos un frecuente uso de esta piedra y las mecánicas que ésta conlleva.

La importancia de la amistad

Durante los primeros compases del juego, iremos recogiendo a cada uno de los personajes que conforman este grupo. A medida que nos vamos encontrando con ellos, conocemos de lo que son capaces. Estos cinco jóvenes disponen de habilidades y estilo propios, teniendo obligatoriamente que hacer uso de cada uno de ellos para avanzar en la historia y resolver los distintos puzles que encontraremos a nuestro paso. En primer lugar tenemos a Chris, líder del grupo y el más ágil de ellos. Tiene la habilidad de saltar y está equipado con un bate de béisbol con el que destroza a sus rivales. Luego tenemos a Math, el más listo de la pandilla, con daño a distancia gracias a su pistola láser que él mismo fabricó. Es capaz de inventar cualquier cosa y nos vendrá muy bien en nuestra aventura. Más adelante nos encontramos con Big Joe, grandullón y con una fuerza increíble, además de un gran corazón (con esto también me refiero a que es el personaje con más salud). Siguiendo con la presentación de este grupo de amigos tenemos a Charlie, una chica con un espíritu indomable y una condición física de atleta. Su daño en área y veloz dash la hacen un componente vital de esta pandilla. Y por último tenemos a Kevin, hermano de Chris y con un sentido del humor destacable. No nos será demasiado útil al principio pero durante el trascurso de esta historia Kevin irá cobrando más importancia.

Un título inspirado en una inolvidable década

El mundo que nos rodea en este título, aun no ser de un tamaño colosal, tiene su parte explorable. Ayudar e interactuar con las demás personas del pueblo y de los distintos lugares de este juego tendrá su recompensa. Una de ellas son los coleccionables que nos iremos encontrando por el título, existiendo en forma de videojuego, película o casete de música. Otra de ellas es la cantidad de referencias que podemos encontrar en Crossing Souls, incluidas también en los coleccionables. Desde obras de la década de los 80 hasta algunas más recientes, como algún que otro título de Devolver Digital. Esta serie de easter eggs y otros secretos hacen que la ambientación de este juego cobre más importancia.

Si curioseamos por el mapa y hablamos con las personas, nos daremos cuenta de que muchas veces los diálogos y acciones cambian según con el personaje que estemos hablando. Esto le da vida al juego y entenderemos en cierto modo el comportamiento de estos pequeñajos. No obstante hay ciertos aspectos que nos pueden sacar de esta fantástica ambientación. Puede parecer algo sin importancia, pero al ser algo recurrente, es una cuestión merecida de comentar. Se trata de los carteles que aparecerán en distintos momentos del juego y que tienen por objetivo explicarnos el funcionamiento de una mecánica determinada. Aparecen sin previo aviso, y el hecho de que tengan que explicar algo de esta forma tan acelerada, puede hacer que todo lo vivido por la magnífica historia y ambientación del juego se eche a perder, en el sentido de que sea probable de que te saque del título. Quizás sea un punto exagerado para algunos, injusto mencionar por otros, pero esto lo contamos según la experiencia que nos ha proporcionado Crossing Souls, la cual en aspectos generales ha sido muy buena.

Una jugabilidad y mecánicas muy adictivas

La jugabilidad de este título es realmente adictiva. A lo largo del juego nos iremos encontrando con mecánicas bastante interesantes y cuando creíamos que nada nuevo en este aspecto podía sorprendernos, hallamos detalles que solo hacen pensar en el mimo que le han dado los chicos de Fourattic a este título. Una vez se dominan los controles del juego, se hace muy cómodo y satisfactorio echarle horas a esta obra. El hecho de que cada personaje tenga su propia habilidad hace que estemos constantemente en movimiento y nos haga pensar cuál será nuestra próxima jugada. Además, si bien en un principio nos encontramos con enemigos fáciles de lidiar, una vez obtengamos el poder de la Duat todo cambiará. Los bosses, aunque algunos de ellos sean más bien simplones, otros muchos apenas nos dejarán respirar y los puzles para hallar sus puntos débiles sorprenden por lo bien diseñados que están.




Apartado artístico y visual

En lo que respecta al apartado artístico y visual del juego, solo existen alabanzas en nuestras palabras. Crossing Souls dispone de una maravillosa ambientación retro con un apartado visual que nos hace rememorar la época de los 8 bits y una banda sonora a la altura de este título. Todo esto, sumado a la multitud de referencias que nos encontramos en este juego, Crossing Souls nos hará disfrutar de unas horas donde las buenas historias y los sintetizadores son protagonistas.

Conclusión

Crossing Souls es la sorpresa de este año. Su intrigante historia, ambientación, adictivas mecánicas y banda sonora son algunos de los puntos por los que este título merece estar en nuestra biblioteca de juegos. El título es más profundo de lo que aparenta y sin duda hará encariñarnos con esta pandilla de entrañables amigos. Esta obra ya está disponible tanto para PC como para PlayStation 4 y cuenta con una demo gratuita en caso de que queráis probar de primera mano la obra de este estudio español.


Positivo

  • Una historia más profunda de lo que parece
  • Fantástica ambientación retro
  • Apartado artístico y visual llamativo y original
  • El hecho de poder utilizar varios personajes con sus propias habilidades
  • Jugabilidad y mecánicas adictivas
  • Título plagado de referencias

Negativo

  • Los carteles informativos pueden sacarte de la historia
  • El hecho de no poder saltar las escenas puede ser desesperante a veces
  • Algunos bosses tienen movimientos y mecánicas simples
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

Antonio Vallejo.T
Profundamente apasionado por el arte de los videojuegos. Estoy jugando así que no me desconcentres.