Análisis Evil Hazard

PC
 

De manos del estudio independiente Pixel Blitz Studios llega a nuestros PCs Evil Hazard, un juego que nos recuerda mucho a obras del pasado, tanto en su estética retro como en su dificultad absurdamente alta que nos hará cabrearnos, pero de la cual podremos sacar horas y horas de diversión si somos pacientes; sin olvidarnos de un plataformeo mezclado con acción y un toque roguelike que nos ha hecho sentirnos como cuando jugábamos a la NES hace unos cuantos años ya. Preparaos porque comenzamos nuestro análisis de Evil Hazard.

evil-hazard-logo

Difícil y frustrante

Lo primero que llama la atención una vez que empezamos a jugar a Evil Hazard es la dificultad con la que el juego nos bombardea desde el primer minuto, y es que alcanzar el primer checkpoint puede llevar casi media hora, a pesar de que son tan solo unos pasos. Pero morir es la base de Evil Hazard; para completar los diferentes niveles hay que morir muchas veces. Tal vez a quienes hayáis empezado a jugar más recientemente os recuerde a juegos como los de la saga Souls o Bloodborne, pero Evil Hazard es aún más hardcore, ya que no tendremos tutorial, ni un primer nivel para acostumbrarnos, nada de eso, esta obra de Pixel Blitz va muy directa al grano.

Y en estos primeros compases es cuando más se nota uno de los fallos principales del título, el control. No es que sea en absoluto malo, que responda mal o que esté mal situado, es simplemente el hecho de requerir una precisión increíble en los movimientos y no incluir compatibilidad con ningún controlador (mando) lo que hace que acostumbrarse sea terriblemente frustrante. Aunque si, como es nuestro caso, no os llegáis a acostumbrar, siempre se puede recurrir a software de terceros, pero esto resulta bastante tedioso y deseo enormemente que se incluya la compatibilidad cuanto antes.

evil-hazard-4

Una vez que hemos conseguido adecuarnos a este control comienza el juego de verdad, el punto en el que empezaremos a encontrarnos con los retos jugables que nos propone Evil Hazard y a través de los cuales iremos descubriendo y disfrutando de todas las sorpresas que depara el título.

Mezcla de géneros

Uno de los puntos que hacen más divertido jugar a Evil Hazard es el hecho de que mezcla varios géneros como el plataformeo que necesitaremos para sobrevivir y avanzar en ciertas partes, la acción que nos proponen los diferentes enemigos, el toque de rol que da el hecho de poder subir de nivel e ir encontrando y comprando equipamiento y, algo que lo hace muy bueno, un pequeño toque de roguelike, tanto en la aleatoriedad de ciertas cosas como en el hecho de poder recargar nuestra vida y pociones en cada checkpoint.

Y de aquí viene uno de los puntos que más nos han llamado la atención, y es que, a pesar de la dificultad extrema del título, no necesitamos ser Chuck Norris para completarlo, ya que ese toque de rol nos permite grindear para subir de nivel: es decir, podemos permanecer cerca de los checkpoint matando enemigos para acumular oro y posteriormente gastarlo en subir de nivel a nuestro personaje, con lo que ganaremos daño y salud, haciendo todos los desafíos un poquito más sencillos (tampoco penséis que el juego os va a dar la mano, tendréis que sufrir lo vuestro igualmente, pero al menos pasará de imposible a difícil).

Otro aspecto muy remarcable es la cantidad de items con la que cuenta Evil Hazard, y es que podremos cambiar nuestro equipamiento (tanto armadura como arma) en cualquier momento que lo deseemos. Y el hecho de tener todo esto a nuestra disposición hace que queramos seguir avanzando para saber qué es lo que contendrá el próximo cofre o qué nos venderán en la próxima tienda.

evil-hazard-3




Por su parte, la acción está presente en cada uno de los momentos de esta obra, desde los pequeños enemigos con los que nos encontramos en los diferentes niveles hasta los grandes bosses finales de dichos niveles, con los que pelear es todo un suplicio por la facilidad con la que nos hacen papilla. Sin embargo, las peleas son bastante entretenidas (si eres capaz de aceptar el nivel de dificultad) y, aunque a veces sean algo injustas por ciertos detalles relativos al movimiento, se hace muy gratificante avanzar al siguiente nivel tras finalizar con éxito una de estas épicas peleas.

De lo que Evil Hazard carece completamente es de una historia como tal, cosa que habría estado bien tener por pura curiosidad. En este juego simplemente se presenta una pantalla inicial con un texto que pasa y en el cual se nos explica básicamente que matemos a todos los bichos y salvemos el mundo. Resulta extraño que, después de esta pantalla, en todo el juego no se vuelva a mencionar nada acerca de ello.

Con todo esto, Evil Hazard puede darnos unas cuantas horas de diversión, ya que el hecho de repetir una y otra vez zonas muriendo hará que se os pase el tiempo como nada, haciendo de un juego que, a priori, no cuenta con demasiados niveles, una obra de la que sacar sin mucha dificultad más de 20 horas.

Apartado técnico

Técnicamente el juego salió a la venta con algunos problemas como no tener un modo de pantalla completa, muchos bugs y algunas extrañas caídas de frames, totalmente independientes del hardware instalado. Sin embargo, Pixel Blitz Studios se puso las pilas y arregló todos estos problemas muy rápidamente, dejando un juego que actualmente cuenta con muy pocos bugs, un frame rate estable y un modo a pantalla completa.

Pero algo bastante extraño es que una vez iniciamos el juego desde Steam, se nos da la opción de lanzarlo en modo ventana o modo pantalla completa, y estas dos opciones son completamente independientes. Es decir, los progresos que hagamos en modo ventana no podremos tenerlos si accedemos a la pantalla completa.

Otro problema algo absurdo y que esperamos que no tarden en arreglar es el hecho de que no es fácil salir del juego. Parece algo trivial y tal vez creáis que no entendéis lo que quiero decir, pero es así, salir del juego, cerrarlo y volver al escritorio es imposible de hacer desde el propio juego. Se hace fácilmente desde el administrador de tareas, es cierto, pero resulta muy incómodo tener que salir de esta manera.

Evil-Hazard-1

Pero obviando estas pequeñeces, el apartado visual de Evil Hazard es muy bueno, sobre todo si habéis jugado al clásico Castlevania, ya que es todo un guiño a este. A pesar de que este pixel art cumple con creces, hay que reconocer que algunos de los bosses parecen tan solo un puñado de píxeles amontonados y no resulta fácil distinguir qué son realmente.




Por su parte, el apartado sonoro no nos ha gustado en absoluto, haciéndose monótono y repetitivo, y haciendo que acabáramos jugando con nuestra propia lista de reproducción de fondo, algo que no viene mal a la hora de mantenernos relajados tras la muerte número 150 a manos del mismo boss.

Conclusiones

En definitiva, podríamos resumir Evil Hazard como un gran juego que mezcla lo mejor de los juegos clásicos con un estilo retro maravilloso, pero que, a pesar de poder ofrecer una experiencia increíblemente buena, esta se ve empañada por algunos fallos un tanto tontos y fácilmente corregibles. Desde aquí esperamos que pulan estos aspectos ya que la obra de Pixel Blitz Studios es un título bueno, largo, con mucho contenido y que los amantes de la dificultad extrema podrían tener en un pedestal.

Además, teniendo en cuenta al precio al que está actualmente, es una compra muy a tener en cuenta para cualquiera que le gusten los juegos difíciles y frustrantes; y si no estáis convencidos de si os gustan estos juegos, con este podréis salir de dudas fácilmente. Pero si sois de los que odiáis repetir la misma zona y preferís avanzar rápido a través de una buena historia, ni os lo planteéis.


Positivo

  • Buen pixel art
  • Difícil y duro
  • Mucho contenido a poco precio

Negativo

  • Banda sonora monótona y repetitiva
  • Injusto en algunos momentos
  • No incluye compatibilidad con mando
6.5

Jugable

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.