Análisis Hitman

PC PlayStation 4 Xbox One

Desmembramos su primer capítulo, "El Prólogo"

 

Cuando IO Interactive decidió sacar ‘Hitman: Codename 47’ allá por el mes de noviembre del año 2000, pocos se imaginaban el impacto que iba a otorgar su particular personaje al género del sigilo. Es por todos sabido que a lo largo de sus siete juegos —con el actual ya son ocho—, el incuestionable talento del Agente 47 ha sido aplaudido en la gran mayoría de sus ocasiones por la crítica especializada, y no es para menos dado los juegazos que hemos tenido el placer de disfrutar.

En pleno 2016, y habiendo pasado cuatro largos años desde que ‘Hitman Absolution’ nos hiciera disfrutar a unos más que a otros, IO Interactive apuesta por un videojuego que ha traído toneladas de hype, novedades —aunque mínimas— y algún que otro comentario en contra de su sistema para ofrecer el juego completo a aquellos que quieran disfrutarlo.

Anunciado por Hans Seifert, jefe de IO Interactive, como una auténtica experiencia episódica con licencia triple A, el contenido disponible actualmente pasa por dos misiones de entrenamiento para familiarizarnos con las mecánicas del juego, y un nivel en París donde deberemos usar todo lo aprendido. Una vez completado todo esto, deberemos esperar a futuras entregas —en principio la más cercana en abril— para seguir disfrutando de la historia. Si el deseo pasa por querer jugar todo de golpe y no ir jugando a pocos, deberemos esperar a finales de año para disfrutar de una versión física que incluirá todo lo acontecido en el título en cuestión. Hay muchas maneras de que esto pueda ser una auténtica hecatombe y otras tantas para que pueda salir bien: sólo el tiempo determinará si es una victoria o una derrota, por el momento pocas conclusiones se pueden sacar.hitman_absolution_by_rajivmessi-d6l7r8h

Guiados por una historia que cronológicamente resulta ser la primera, el Agente 47 tendrá que ir escalando en la pirámide de la reputación ofrecida por nuestra idolatrada agencia. Da la sensación de que la historia puede ser mucho más mundana y falta de contenido que en otras ocasiones, se la nota más fría y eso en cierta parte puede venir bien, y a la vez traer problemas. Por un lado está la parte negativa de no vivir una historia digna de novela negra como habíamos hecho en los últimos juegos de la saga, donde la traición, conspiración y reyertas eran constantes. Al otro lado de esa negatividad, existe cierto aire positivo puesto que no se arriesga a perder con una historia insípida y llena de sinsentidos que llegan por no abordar un ápice de nuestra atención: es, por tanto, una actitud mucho más directa y nos ayuda a jugar por pura diversión o reto, no por la historia. Dicha técnica de disfrute debe ir medida perfectamente, dado que sin misiones interesantes el juego se precipitará a una muerte segura.

DOS TUTORIALES Y UN VIAJE A PARÍS

Tras una secuencia inicial, nos embarcaremos en la primera de las dos misiones de entrenamiento que ofrece el juego. Desde un primer momento se nos advierte que dicha misión es una simulación en la que absolutamente nadie resultará herido o muerto, ni siquiera nuestro objetivo. Con todos los datos pertinentes para la misión, el propio juego nos irá guiando a través del mapa dándonos nuestros primeros consejos y ofreciendo un nivel que va sobre raíles: colocarse en un lugar u otro, disfrazarse de diferentes maneras, tirar objetos u ocultar cuerpos son algunas de las indicaciones que tendremos que completar. Llama especialmente la atención la facilidad impuesta ahora a los disfraces. Mientras en anteriores entregas el descubrimiento a nuestra persona estaba vigente en todo momento, ahora sólo son algunos oficiales o mandos superiores de nuestro rol el que podrá descubrirnos. Para hacer las observaciones pertinentes deberemos fijarnos en un puntito blanco sobre la cabeza de un personaje: si lo tiene, mantente alejado de esa persona o correrás el riesgo de ser descubierto y conocerás las consecuencias fatales de tu accidente o engaño.

Podremos escoger diferentes caminos y formas de llevar a cabo nuestros objetivos

Podremos escoger diferentes caminos y formas de llevar a cabo nuestros objetivos

Resulta un poco aburrido que nos digan cómo actuar en esta misión de reconocimiento, pero eso lo soluciona la segunda parte del entrenamiento, en la que en el mismo emplazamiento que estábamos deberemos reducir a nuestro objetivo con una ruta distinta. Ésta ruta distinta ofrece diversos objetos tales como escopetas, minas adhesivas o veneno para neutralizar o dejar tocado a nuestro enemigo volviéndolo un poco más fácil para poner la guinda al pastel de sangre que se va a degustar. Terminada la receta con sabor a muerte, nos dirigimos de nuevo a la salida para, definitivamente, abandonar el tutorial de controles y acciones básicas.

La segunda y última misión del tutorial nos lleva hasta una base aérea, donde un ajedrecista americano debe morir por ser un chivato de los rusos. En esta ocasión, y a diferencia del primer emplazamiento, se nos presenta una plantilla de disfraces mucho más variada, con más diversidad y por supuesto, con más dificultad debido al gran número de personas implicadas. Es aquí cuando conocemos por primera vez una nueva mecánica de ‘Hitman’: el sistema de oportunidades. No deja de ser un ejercicio en el que tenemos que ir escuchando conversaciones de personajes o buscando pistas que nos pongan en bandeja una forma de solventar la ejecución de nuestro objetivo sin levantar muchas sospechas. Es lógico pensar que cuánto más extensión tenga el mapa, más rutas y oportunidades tendremos para decidir cómo llegar hasta la victoria.

Terminada esta misión nos disponemos a disfrutar del plato principal: le cordon bleu de las misiones, París, un lugar donde la moda y las conspiraciones se dan la mano. Dando a conocer los detalles y la forma de eliminación en un completo menú principal, ‘Hitman’ nos permite personalizar el atuendo de nuestro Agente 47 como queramos: un esmoquin o el traje habitual, una pistola con silenciador, nuestro cable de fibra o un objeto secundario como puede ser veneno. Aquí tú eliges cómo actuar.

hitman_6-3252804




Una vez fulminada la parte de preparación —y tras una larguísima pantalla de carga que parece no acabar nunca— nos disponemos a comenzar la misión. Siendo un invitado más a un desfile de moda diseñado por Viktor Novikov, deberemos encontrar la manera más certera, sigilosa y enrevesada para eliminarlos a él y a su esposa. Puede parecer que el título peca de ser repetitivo, pero una vez dentro de él es cuando las diferentes formas de matar a alguien empiezan a cambiar la perspectiva: hay algo detrás de cada crimen que lo hace diferente, una sensación de superioridad y de gloria infinita tras todo un proceso de estrategia. Este primer nivel enfoca muy bien lo que parece ser la esencia de este nuevo ‘Hitman’ en lo que a jugabilidad se refiere: un ritmo pausado, nada de decisiones apresuradas y varias formas de acabar con nuestros enemigos.

Por si estas tres misiones nos supieran a poco, ‘Hitman’ también tiene la posibilidad de que otros usuarios nos ofrezcan sus contratos personalizados, y así, crear un universo donde los objetivos sean otros a los de la misión original y por ende, las acciones tengan que diferenciarse del cóctel que nos pudiera pedir alguno de los personajes que ahora serán inútiles e insignificantes.

HITMAN_Pantalla_BackDoor

Será importante tomar decisiones correctas antes de actuar

APARTADO TÉCNICO

Si la jugabilidad resulta ser lo más parecido a los ‘Hitman’ más clásicos, su rendimiento técnico se ha de valorar por debajo de lo que podría ofrecer en una escala de valoración. Es culpa del apartado técnico la consecuencia de que personajes desfallecidos se queden atascados en las puertas —jugando con que nos pueda fastidiar la misión—, es su culpa también los gestos incomprensibles de algunas personajes, y por encima de todo, es su culpa la caída constante de frames.

Los primeros momentos del juego pasan por ofrecernos una buena optimización, buena respuesta con los 60 FPS constantes y las texturas, pero cuando llegamos a la primera misión de entrenamiento empezamos a atisbar problemas. Lo que antes eran 60 FPS fijos sin ningún titubeo, se tiran por la borda en cuanto entramos en el barco, donde de 60 pasan a unos 50. La peor de las respuestas a este problema técnico llega en la misión de París, donde de esa variación entre 60 y 50 FPS, baja estrepitosamente hasta los 25-30 en algunos tramos, cosa que a día de hoy no se puede llegar a permitir en absoluto. Tal vez, debido a la ambición por crear escenarios detallados y llenarlo todo con unos gráficos más que aceptables, ‘Hitman’ tiene problemas para moverse con la soltura que podría hacerlo en una versión de PC.

No seríamos nadie en Hitman sin usar el sigilo de forma efectiva

No seríamos nadie en Hitman sin usar el sigilo de forma efectiva

Es también a nivel gráfico cuando ocurren los problemas de inmersión. Como comentaba anteriormente, no han sido pocas las veces que hemos experimentado como un personaje se queda atrancado en una puerta, pero más aún han sido las veces donde los personajes se comportan de forma extraña y no de la forma acorde a la que debería actuar: un personaje que se pone a dar vueltas sobre sí mismo, personajes que se sientan en el aire u otros que no llevan ningún objeto en la mano cuando deberían llevarlo —véase los camareros del nivel parisino—.

A nivel de sonido el juego cumple de maravilla, aunque se nota una ligera variación de sonidos: por un momento el juego se escucha muy bajo, y en otros momentos se escucha demasiado alto, sin término medio. La música mete en tensión al jugador, metiendo los típicos sonidos que llenan el atrezzo de un suspense magníficamente conseguido. Respecto al idioma, el juego nos lo encontraremos en inglés con subtítulos al español, lo cual no deja de molestar debido a que los doblajes de la saga siempre habían sido bastante notables —¿cómo olvidar a Salvador Aldeguer como Agente 47?—.




CONCLUSIONES

Es pronto para sacar conclusiones definitivas sobre la nueva aventura del Agente 47, pero aún así se pueden sacar unas breves impresiones. El juego está a trota caballo entre lo correcto y lo incorrecto, puesto que aquello que hace bien luego lo estropea con otros defectos que ayudan a debatir qué opinar sobre ‘Hitman’. La premisa sigue siendo la misma que en anteriores ocasiones: toma un objetivo, decide cómo hacerlo y hazlo.

‘Hitman’ mira de forma positiva al futuro, y nosotros miramos con él con la esperanza de que el segundo contrato sito en Italia y con fecha en abril, solvente los errores que actualmente ostenta el título. Hasta entonces se queda en una pistola que ha desaprovechado algunas balas y que le queda una para ser certera y fusilar cualquier presentimiento negativo que tengamos sobre el nuevo título de IO Interactive.     


Positivo

  • La nueva mecánica de oportunidades
  • Posee muchísima variación a la hora de terminar una misión
  • Los contratos personalizados
  • Explota al máximo las opciones de una misión

Negativo

  • Tiene bajadas de frames considerables, aunque rara vez molesten mucho
  • Algunos errores técnicos molestan tanto a la inmersión como al propio juego
  • Pantallas de carga excesivamente largas
7

Bueno

Política de puntuación