Análisis Lords of The Fallen

PC PlayStation 4 Xbox 360
 

Lords of the Fallen es el primer título que englobaríamos bajo el género Action Role Playing Game (RPG de acción) desarrollado exclusivamente para consolas de nueva generación y PC. Podríamos decir sin miedo a equivocarnos que la next-gen empieza aquí, y es que ha tenido que pasar casi un año desde que Xbox One y PlayStation 4 fueran lanzadas al mercado para ver el primer juego que aprovecha el potencial de estas máquinas para hacer un título brillante, gráficamente hablando. Pero antes de comentar estos puntos, vamos a hablar un poco de la historia en la que nos veremos envueltos una vez insertemos el blu-ray que contiene Lords of The Fallen en nuestra consola.

Nos encontramos a algo parecido a la época medieval. El protagonista de esta historia es Harkyn, un presidiario al que se le indulta para poder combatir contra el ejército de fieros Rhogar, unos caballeros de inframundo que han venido para erradicar la humanidad. ¿Recordáis el vídeo con el que se anunciaba el motor Unreal Engine 4 en el que salía una fiera demoníaca con cuernos y ojos en llamas? Pues los Rhogar son muy parecidos a esta infernal criatura.

lords-of-the-fallen-harkyn-cara

Os presentamos a Harkyn, el protagonista que controlaremos en Lords of the Fallen

Antes de poder jugar a Lords of the Fallen, deberemos configurar nuestro personaje escogiendo el tipo de magia y la clase, esto es muy importante porque determinará la manera de jugar y cómo abordaremos los combates contra nuestros temibles enemigos. Los tipos de magia a elegir son las siguientes:

  • Alivio: Para los jugadores más conservadores. Esta rama nos permitirá recuperar puntos de magia, aturdir a nuestros enemigos o protegernos gracias a barreras de magia de diferentes tipos.
  • Altercado: Si te gusta la fuerza bruta, este es tu tipo de magia. Nos ayudará a recuperar parte de nuestra vida y lanzar poderosas ofensivas con hasta cuatro diferentes tipos de hechizos.
  • Decepción: Gracias a este tipo de magia podremos volvernos invisibles o asestas poderosos golpes sorpresa o crear nuestro propio clon para que nos ayude a combatir.

 

Cuando nos hayamos decidido por un tipo de magia u otro, el siguiente paso es elegir nuestro equipo inicial. Deberemos escoger también con cuidado porque gracias a la combinación elegida obtenemos nuestras características de fuerza, vitalidad, fe, resistencia, agilidad y clase de personaje. No hay demasiada variedad aquí, sólo 3 tipos: Uno es el típico musculoso que se mueve lentamente, otro es el más equilibrado y por último el más ágil que nos permitirá movernos más fácilmente y acabar con nuestros enemigos de una forma más sutil. Hay que nombrar que cuando la prensa internacional recibió la copia de review temprana sólo se le dio opción para escoger al personaje más lento, de ahí las malas críticas iniciales y la respuesta de los desarrolladores.

Pero huelga decir que algo de razón llevaban nuestros compañeros internacionales porque después de jugar un breve tutorial en el que nos explican cómo jugar y qué botones presionar en cada momento, la verdad es que la jugabilidad de Lords of the Fallen deja bastante que desear. Durante las 30-40 horas que dura el juego (la mitad si evadimos las misiones secundarias) nos veremos y nos las traeremos para poder atacar a los enemigos, sobretodo cuando hay más de uno en pantalla por culpa de una mala cámara que nunca está en el sitio adecuado, ni siquiera usando la opción de marcar objetivo podremos lograr correctamente nuestro objetivo. Los movimientos de nuestro personaje resultan toscos y no son propios de un juego next-gen, llegando a resultar frustrantes cuando ves que por culpa de la lentitud de tu personaje no has podido esquivar un golpe pulsando la combinación adecuada, o no has podido atacar después de bloquear por culpa del mismo problema. Esto es admisible cuando te enfrentas a enemigos de corte menor, pero cuando sale un “jefe” y te quita media barra de un golpe por culpa del mal control o la cámara, ya es insultante. Nuestro consejo es que uséis el botón de marcar objetivo y mováis vosotros mismos la cámara con el stick derecho. A remarcar también que podemos usar o bien el escudo para defendernos o un guantelete que nos ayudará a disparar poderes mágicos con los que llegaremos a enemigos marcados que estén lejos.

 

 

A pesar de esta traba en la jugabilidad, Lords of the Fallen nos incita siempre a seguir jugando. ¿Por qué? Porque estamos delante de un verdadero reto, un juego difícil como él mismo que bebe inevitablemente de los juegos de la saga Dark Souls, y es que los creadores de la saga Souls y el título que nos engloba son los mismos. En LotF vamos a morir muchas veces, tanto es así que si no tenemos en cuenta a nuestros enemigos por pequeños que sean pueden acabar con nuestra salud por completo. Por suerte los puntos de guardado no están muy lejos unos de los otros y en ellos también recuperamos nuestra vida pulsando el botón adecuado. Antes de cada jefe final también habrá un punto de guardado por lo que será prácticamente morir y entrar otra vez “al ruedo”, lo que nos permitirá observar las debilidades de cada enemigo, para así poderlas estudiar y trazar un plan de ataque que nos permita salir victoriosos de nuestro combate si los toscos movimientos de Harkyn no nos juegan una mala pasada.




Es en los puntos de guardado donde tendremos la oportunidad de mejorar a nuestro personaje e intercambiar los puntos de experiencia que nos dan nuestros enemigos al caer derrotados por nuevas habilidades o mejoras para nuestro personaje. Todo un acierto entonces que estén justo antes de los jefes finales. En los primeros compases de la aventura esto será muy importante porque para poder derrotar a los jefes deberemos peinar la zona y recoger el máximo de puntos de XP o nos será muy difícil derrotar de por sí ya a los temibles enemigos finales. Deberemos elegir cuidadosamente en qué invertimos la XP dependiendo del tipo de jugador que seamos, si nos gusta esquivar los golpes mediante una voltereta o mediante el escudo de nuestro personaje. Las inversiones en XP las podemos hacer entre fuerza, vitalidad, fe, resistencia, habilidad o suerte. Cada una viene explicada para qué sirve, aunque por el nombre que tienen son bastante intuitivas, ¿no creéis?

En este título no encontraremos unos escenarios de mundo abierto por los que perdernos en la inmensidad, sino todo lo contrario. Aquí los escenarios son bastos pasillos decorados de mil maneras diferentes, con muchos escondrijos y caminos que esconderán muchos cofres por abrir y secretos por descubrir, pero al final siempre llegaremos al mismo destino. No hay que decir que la aventura la podemos recorrer de una tajada o perdernos por los escenarios explorando, aunque esto es una opción que podemos dejar para cuando terminemos el juego con el nuevo nivel de dificultad que se desbloquea (Nueva Partida+) gracias al cual nos será más fácil explorar todo el mundo que nos han preparado para este título.

Ahora que ya hemos hablado del sistema de experiencia y mejoras del título que nos engloba, tenemos ya que hacer una mención especial a los gráficos. Sí, una mención especial porque estamos ante un título realmente next-gen en el que cada detalle se ha cuidado y mimado hasta rozar la perfección. Nosotros hemos tenido acceso a la versión de Xbox One y sus 900p (1080p en PlayStation 4) y la verdad es que hemos quedado bastante impresionados. Dice la compañía encargada del juego de asesinos y templarios que la next-gen empieza a partir de su juego, pero con Lords of the Fallen, los estudios Deck13 y CI Games han dado el pistoletazo de salida a unos gráficos impresionantes, en el que los personajes están súper bien recreados, la niebla, el fuego o el hielo parecen sacados de una película real, y los escenarios gozan de un nivel de acabados muy elevados. La iluminación es una auténtica gozada visual y las animaciones de todos los personajes, desde nuestro protagonista hasta los enemigos finales pasando por los de menor importancia, están muy bien encajadas dentro del videojuego y la sensación que tenemos al coger el mando y ver lo que pasa en pantalla es realmente excepcional. Esto no es de extrañar porque Tomasz Gosp, uno de los mayores responsables de The Witcher 2: Assassins of Kings está detrás también del título que nos engloba, y esto a nivel artístico se ha notado bastante.

Lords of the Fallen es un juego que no pasará a la historia por haber aportado algo nuevo al género, ni por haber innovado en nada, más bien se le recordará como esa copia bien hecha de la saga Dark Souls. Repetimos lo de copia bien hecha porque el título en sí es bastante notable en casi todos los aspectos. Es capaz de beber de la saga Souls, de contar con gráficos de la talla de The Witcher 2, y de coger algo de Darksiders, juntarlo todo, mezclarlo, agitarlo bien agitado y sacar en nueva generación y PC uno de los juegos más espectaculares que han pasado por nuestra redacción desde hace tiempo. Si os gustan los juegos difíciles que supongan un reto para vuestros mandos y que os hagan acabar las pilas o las baterías sin siquiera haber pasado de jefe, éste es vuestro juego.

Política de puntuación


Positivo

  • Gráficos realmente de nueva generación
  • Supone un verdadero reto
  • Siempre tienes ganas de más

Negativo

  • La cámara es nefasta
  • Peca de pasillero
  • Cuando aprendes a usar todo se acaba
7.3

Bueno

Política de puntuación

Josep Carceller
Subdirector y redactor senior en Areajugones. Aficionado al mundo de los videojuegos desde pequeño y amante de las consolas retro.