Análisis Penarium

PC PlayStation 4 Xbox One
 

Con la pasa actualización de la pasada semana de PlayStation Store, llegó Penarium, un nuevo juego indie desarrollado por nuestros amigos de Self Made Miracle que llega para hacernos retroceder unos años en nuestra memoria jugonas gracias a una apuesta sencilla, y muy cercana a los arcades de los años ochenta y noventa al más puro estilo “Pang”.

Y es que en Penarium controlamos a un joven regordete y algo “torpón” llamado Willy que vive trabajando con su padre en una tranquila granja. Un día, inesperadamente, la caravana del circo pasa por su puerta. Una misteriosa figura surgida de ella le ofrece vivir nuevas e increíbles aventuras durante un día, tan solo un día. Lo que no sabía nuestro amigo, es que esta proposición no es lo que inicialmente pensaba. No es oro todo lo que reluce.

A partir de esta premisa -es tan solo una excusa desencadenate-, el personaje pasa a nuestro control y nos ofrece un juego tan sencillo en sus mecánicas como complicado en su finalización.

Muere, muere otra vez, vuelve a morir, estás muerto, muere

La premisa del juego es bien sencilla: evitar morir fase tras fase. Lo que no quiere decir que sea fácil cumplir, sino todo lo contrario. Tan solo nuestra habilidad nos llevará al éxito y ya sabéis, como decía el célebre Bruce Lee: “Be water my friend”.

Y eso es lo que debemos hacer para jugar a Penarium, adaptarnos y hacer crecer nuestra habilidad a los mandos para superar todas y cada una de las trampas que proponen nuestros amigos de Self Made Miracle.

El juego dispone de tres escenarios diferentes con varias plataformas dispuestas de manera nada aleatoria y que enseguida notaremos que están muy meditadas y muy medidas. En cada una de ellos, varios desafíos que difieren en forma y contenido, y que conforme los superamos van añadiendo elementos nuevos, y mezclandolos entre sí en una locura continua de muerte y destrucción humana. Willy explotará cada dos por tres como de si de un globo se tratase.

Sin duda, y es duro decir esto, todo está pensado para que mueras, lo que nos sospechar que Self Made Miracle o Team 17 no son tan amigos nuestros ¿Por qué desean nuestra muerte continuamente? Sin duda nos entristece.

Penarium logo

A lo que íbamos. Cada uno de estos escenario escenarios, que  en sí también son un elemento en nuestra contra, nos proponen una serie de desafíos que irán variando y que pondrán continuamente a prueba nuestra habilidad, e incluso a veces nuestras capacidades memorísticas. Un total de 30 desafíos, repartidos en tres diferentes escenarios y de dificultad variable y creciente. Casi nada.

Lo que hemos explicado hasta ahora es el principal modo de juego. Tendremos dos modos más para morir, y que nos propondrán otros desafíos con la misma mecánica y con los mismos elementos jugables salvo pequeños añadidos.

Penarium

Precisamente uno de estos modos es el modo arcade. En él Willy, controlado por nosotros mismos obviamente, tendrá que recoger tantas monedas como el nivel y nuestra habilidad nos permita -ya sabéis, “Be water my friend”- así que prepárate para morir. Así de crudo.

Estas monedas, nos permitirán ir obteniendo -mediante su compra en la tienda- cartas de habilidades que nos harán el modo arcade un tanto más fácil. Sin embargo, y lamentablemente, no podremos usarlas en el modo historia. Pensamos que si se hubiese hecho, habría sido una buena forma para interconectar modos de juego y alargar el producto.

Finalmente, sí, estamos ante un juego de escaso contenido, tendremos el modo multijugador en el que podremos jugar contra con otro amigo, compañero, vecino o quizás mejor, un enemigo que no tolere la frustración provocada por tanta muerte, aunque mejor no damos ideas.

Este modo, es algo diferente pero en esencia lo mismo, puesto que en vez superar los desafíos, competiremos con nuestro compañero en una serie de proposiciones algo simplonas pero entretenidas y divertidas de jugar. Desafío y simplón van de la misma mano en Penarium.

Valoración

Dentro de la vorágine de juegos indies de la misma forma y tipo, Penarium no propone nada nuevo, nada que no hayamos visto antes de alguna manera. Niveles desafiantes y con toques gore, un tema que daría para debate, pues parece que todos los juegos indies tiene que tener la esencia gore en su ADN.

Si algo nos ha gustado bastante, esperamos que quede claro cuales no, es la variedad y la aleatoriedad que nos encontramos jugando. No servirá de nada memorizar los mecanismos de las trampas, puesto que el título tiene una aleatoriedad bastante buena, lo movimientos son impredecibles.

Como decíamos en el apartado anterior, solo nos salvará nuestra adaptabilidad a la situación, nuestras habilidades y conocer al cien por cien las físicas de nuestro personaje y la de los elementos atacantes. Esto es lo único que podremos memorizar para hacer algo más “fácil” el título.

Por otro lado, y quizás dejándonos llevar por las sensaciones que nos provoca y nuestro gusto por las portátiles, creemos que es un título que le vendría muy bien a los jugadores de una consola como PlayStation Vita o Nintendo 3DS. Sin duda, somos amantes de este tipo de juegos en consolas más compactas. Pura opinión, y ya de paso, damos ideas.

A pesar de no innovar, tener una música bastante “taladrante” y de su escasa duración -dependerá también de tu habilidad-,  creemos que el juego da mucho juego (valga la redundancia) y gustará a los amantes del “género indie” y sobre todo a los jugadores ávidos de desafíos y con paciencia, mucha paciencia y mucha determinación.  

Así que ya sabéis, si decidís adquirir Penarium, sin duda es por qué sabéis a lo que os enfrentáis, tenéis ganas desafíos y habéis ahorrado para un nuevo mando.


Positivo

  • Desafiante
  • Impredecible
  • Físicas muy buenas
  • Su objetivo, lo cumple

Negativo

  • Bastante repetitivo
  • La música
  • "Tema gore" algo trillado
6

Jugable

Política de puntuación