Análisis Poncho

PC PlayStation 4 PlayStation Vita Wii U
 

El desarrollo de Poncho ha sido uno de esos embarazos difíciles, una gestación llena de problemas y obstáculos que, por suerte, ha tenido un final feliz. Tras un intento de Kickstarter fallido, el proyecto consiguió triunfar en Steam Greenlight y ha acabado saliendo en PC, Mac, Linux, PlayStation 4, PlayStation Vita e incluso Wii U (todavía está pendiente su salida en estas dos últimas plataformas).

Este triunfo final es más que meritorio, pese a fracasar en el primer crowdfunding, Poncho prosiguió su camino gracias a los jugadores que apoyaron su desarrollo, y esto no es casualidad; un nuevo giro de tuerca en un género tan clásico (a la vez que estancado) como los plataformas, y una apariencia más que atractiva fueron las claves para conseguir que el título de Delve Interactive haya acabado viendo la luz y no de cualquier forma, sino siendo muy bien recibido por parte tanto de crítica como de público.

Un mundo postapocalíptico muy “vivo”

Con la humanidad extinta desde hace siglos, los robots que dichos humanos crearon tuvieron que buscar la forma de prosperar en un mundo en el que sus creadores ya no estaban allí para guiarlos. Equipados tan solo con un viejo poncho rojo, deberemos buscar al Creador y tomar una decisión sobre el futuro de la humanidad.

A simple vista, parece que Poncho no es un juego con un universo demasiado vivo, sin embargo no es una ambientación postapocalíptica al uso, nos encontramos en un mundo lleno de color y vida, en el que los robots son más humanos que nunca, han formado sus propias tribus e incluso reaccionan ante nuestras decisiones.

2015-11-03_00001

Por otra parte, la búsqueda del Creador no es algo nuevo en juegos desarrollados por equipos independientes, o incluso por una única persona (rápidamente nos viene a la cabeza el brillante Fez de Phil Fish), tal vez sea esa mayor intimidad a la hora del desarrollo la que potencie esa sensación de control creativo sobre el juego; y el hecho de poder incluir el problema del creador y exteriorizarse así como un elemento propio del juego, facilite la descarga de esa necesidad de algunos creadores de proyectarse en sus obras.

Esta falta de innovación en la base de la historia se compensa con un desarrollo no lineal, en el que, pese a tener el objetivo final de llegar a contactar con el Creador,  podemos (y debemos) retornar a niveles anteriores para continuar avanzando en nuestro camino, aun así no podemos dejarnos por esta falsa sensación de libertad ya que al fin y al cabo no deja de ser una mezcla de elementos clásicos, y en este aspecto Poncho no ofrece ninguna idea revolucionaria, pese a ser bastante eficaz a la hora de hacernos creer que no es un juego completamente lineal.

Un arte brillante, fuera de contexto

Parece casi una falacia decir que un juego cuyo arte se basa en el pixel art está fuera de contexto en 2015, cuando la mayoría de desarrolladores independientes eligen dicho estilo gráfico para sus creaciones, sin embargo esto a Poncho le afecta de forma negativa. El pixel art de Poncho es uno de esos que merecen ser recordados, tiene una gran densidad de píxeles y es visualmente muy atractivo, a esto se le suma la inclusión de ciertos poncho personajeelementos no pixelados en contadas animaciones que le dan un aspecto inmejorable. Sin embargo, lo que hace que el arte de Poncho no vaya a ser recordado es la sobrecarga que tenemos hoy en día de pixel art clásico, lo que provoca que resulte hasta difícil encontrar un título de bajo presupuesto que se decante por otra alternativa a la hora de definir su arte.

En ningún caso el empleo mediocre de dicho estilo artístico por parte de otros juegos indies puede convertirse en algo perjudicial para Poncho, pero sí provoca que la falta de frescura en este apartado no nos permita juzgarlo como se merecería.

La profundidad lo es todo

Ha costado llegar hasta aquí sin mencionar la palabra “profundidad” en lo que va de análisis, y esque esta es el pilar fundamental sobre el que se sustentan el resto de elementos de la jugabilidad de Poncho.

Estamos ante uno de esos juegos que no podemos clasificar en 2D ó 3D como tal, es uno  de esos híbridos que se suelen denominar como 2.5D. Aunque ya haya juegos que empleen este recurso de mezclar un desarrollo 2D puro con algunos elementos de 3D (especialmente en este caso es el cambio de capa de profundidad en la que nos movemos), como Mutant Mudds por ejemplo, Poncho lleva estas mecánicas a un primer plano y realiza el uso de dicho recurso de la forma más eficaz posible.poncho screenshot

Este uso de las capas de profundidad consiste en la necesidad que plantea el juego de cambiar entre las 3 capas de profundidad que conforman cada nivel, para conseguir superar fases de plataformeo más típicas de juegos 2D. Parece un recurso fácil, pero esto aporta una profundidad (nunca mejor dicho) mucho mayor a dichas fases de saltos, que son combinadas con pequeños puzles que deberemos resolver cambiando nuestra percepción del diseño de nivel.

Podría parecer que en este aspecto Poncho alcanza la excelencia, pero como en la mayoría de aspectos del juego siempre surge algún elemento que lo separa de la brillantez absoluta. En este caso, su problema es la falta de dinamismo.

Tal vez si los puzles fuesen lo principal, esta falta de dinamismo no estaría tan acusada en el juego, pero sin duda alguna Poncho es un juego de plataformas antes que un juego de rompecabezas, y a la hora de completar fases de plataformeo se echa en falta una mayor velocidad y más fluidez, y es algo que amarga la sensación general que deja el juego, ya que en ciertos niveles podemos encontrar fases que no se ven lastradas por esa falta de ritmo y el gameplay es increíble.

CONCLUSIONES

Hasta ahora, todos los elementos del juego dejan cierto sabor agridulce que a primera vista podría parecer que son la causa de que el juego sea un intento fallido, pero nada más lejos de la realidad, Poncho es un proyecto bien sólido y notable en la gran parte de sus aspectos, y esto se debe en parte a la tremenda solidez que le aportan los elementos básicos del juego.

Screen-Shot-2014-08-27-at-18.35.43-1920x500

Los controles de Poncho son excelentes, no he tenido ningún problema con ellos pese a utilizar un mando en PC al que apenas estoy acostumbrado, y el personaje siempre ha respondido tal y como yo he querido, algo más que necesario en cualquier juego de plataformas. Esta estabilidad que le aporta su preciso sistema de control junto con la presencia que le da al juego su banda sonora, la cual aporta un aire clásico a la vez que ayuda a meternos en el ambiente del mundo controlado por los robots, es lo que hace posible que Poncho sea un título a tener muy en cuenta por los amantes de los juegos de plataformas.

Una duración de unas 9 horas (incluso más si buscamos completarlo al 100%, el juego está lleno de secretos) y un precio de 14,99€, que seguramente se verá reducido en alguna rebaja cercana de las plataformas digitales en las que se encuentra, ayudan también a que sea una opción bastante buena para todos aquellos que disfrutan buscando nuevas ideas en géneros que, a vista de todos, pueden parecer estancados.


Positivo

  • El uso del 2.5D es de los mejores hasta la fecha
  • La calidad del pixel art es increíble
  • Precisión total en los controles
  • Banda Sonora clásica a la vez que inmersiva
  • Buena relación duración/precio

Negativo

  • La historia puede parecer demasiado pretenciosa debido a su importancia durante el trascurso del juego
  • Falta de innovación en algunos aspectos como el arte
  • Puzles demasiado sencillos
7

Bueno

Política de puntuación