Análisis Samurai Warriors 4-II – PS4

PC PlayStation 3 PlayStation 4 PlayStation Vita
 
Ostias como panes en el Japón feudal

SamuraiWarriorsII (18)La compañía japonesa Omega Force es de esos estudios que se centran casi en exclusividad en un solo género, en este caso el conocido como “musou”, en el que un personaje lucha contra hordas de enemigos. Su saga más famosa es Dynasty Warriors pero desde hace diez años también desarrollan su spin-off llamado Samurai Warriors y centrado en el Japón feudal, en lugar de en el Romance de los Tres Reinos. Tanto en un caso como en el otro normalmente un año después del lanzamiento de una entrega principal suelen lanzar su denominada edición Xtreme Legends, con más contenido.

En el caso de Samurai Warriors 4, que salió el año pasado para PlayStation Vita, PlayStation 3 y PlayStation 4, se decidió que en lugar de llamarse como Xtreme Legends, esta revisión se denominase Samurai Warriors 4-II, a espera de que llegue la edición Empires el próximo año, más centrada en la estrategia. Por ello antes de seguir leyendo, os recomendamos leer nuestro análisis del primer Samurai Warriors 4, ya que esta expansión/secuela solo se centra en aumentar el contenido del juego que salió hace un año. No obstante, aunque Samurai Warriors 4-II haya llegado, al igual que su entrega principal, a las tres consolas de Sony, solo ha salido en formato físico en PlayStation 4 mientras que en digital está en ella, en las otras mencionadas consolas, y en PC.

Trece guerreros para unificar Japón

Como hemos comentado, Samurai Warriors 4-II, al igual que toda su saga, se centra en el periodo Sengoku, o era japonesa de los estados guerreros, en la que diferentes clanes luchaban entre ellos para intentar unificar Japón bajo su mandato, entre los siglos XV y XVI. Así contamos con un total de 13 hilos narrativos, cada uno con un personaje ya conocido de la saga pero cuya historia es diferente a los del juego original y más centrados en los propios personajes que en sus clanes. De hecho se ha añadido un nuevo personaje, Naomasa Li, que es la primera vez que aparece en toda la franquicia.

Como en el juego original, el desarrollo de todas las fases es muy parecido, centrado en eliminar a cientos de enemigos, pudiendo controlar al protagonista de cada fase y a uno secundario acompañado de muchos soldados del propio ejército mientras que vamos tomando posiciones, cumpliendo misiones y acabamos con los jefes de zona. Para ello contamos con diversas modalidades: Modo Historia, Modo Libre, el novedoso Modo Supervivencia y el denominado Dojo con los Modos Edición (donde podemos crear a nuestros propios personajes), Cooperativo (local a pantalla partida o por internet), y Modo Galería (con biografías, modelados, la BSO y otros secretos).

El modo Supervivencia está basado en el modo Castillo Infinito de Samurai Warriors Chronicles 3, la sub-saga enfocada a Nintendo 3DS. En el caso de Samurai Warriors 4-II nos encontramos con la posibilidad de poder controlar a cualquiera de los 56 guerreros de la historia del juego o cualquiera creado previamente. El modo nos desafía a superar cientos de pruebas que pondrán a prueba nuestra habilidad ya que, a cada nivel, será más complicado pero también conseguiremos mejores armas, oro o libros, para poder desbloquear nuevas casillas en el panel de habilidades de cada personaje.

Eso sí todos los niveles son contrarreloj y solo conseguimos unos pocos minutos extras al completar el nivel, perdiendo todo lo conseguido si morimos o se acaba el tiempo, aunque podemos salir al final de cada planta, pudiendo así conseguir las recompensas pero, al volver, comenzamos después del último jefe. En tal caso muchas de las recompensas vuelven a repetirse desde el principio, lo cual aumenta la diversión por convertirse en un reto solo apto para los más valientes por todos los tesoros que podemos conseguir.

Llamativas novedades para crear un nuevo juego

Las otras novedades las encontramos en la propia jugabilidad ya que ahora podemos fusionar las armas que conseguimos con muchísimas posibilidades de creación de nuevas armas combinando los poderes elementales, las ventajas de cada arma y subiendo las estadísticas de ataque. También podemos montar a caballo, aunque no varían mucho los controles, así como cruzar los diferentes equinos que conseguimos en el juego, consiguiendo también nuevos corceles con mejores habilidades, más veloces y más resistentes. Por último, cada personaje cuenta con un renovado sistema de habilidades basado en casillas que tenemos que ir desbloqueando con los tomos que obtenemos en muchas misiones o conseguir algunos requisitos como tener un nivel determinado, desbloquear otra ventaja específica, etc.

También hay novedades en algunas zonas en las que no podemos realizar los híper-ataques; en la Inteligencia Artificial de los enemigos, siendo más listos que nunca. No obstante, cuanto más haya en pantalla, más divertido es el juego, ya que debemos pulsar los botones con más intensidad. De igual manera las inéditas Habilidades Despertadas de los personajes, hacen que el ritmo de batalla sea mucho más intenso una vez aprendidas y la cámara sigue mucho mejor el transcurso de las batallas, ajustándose mucho mejor que antaño.




Por desgracia se ha bajado ligeramente la dificultad general del título ya que aunque sigue habiendo cuatro niveles de dificultad, el último, pesadilla, es como el Difícil de toda la vida, por lo que los expertos en el género, que serán los que más adquieran el presente título, les resultará bastante fácil en términos generales.

Además para los que tengan amigos con el mismo juego, Samurai Warriors 4-II tiene la función Cross-Save para poder compartir una partida guardada en cualquiera de las tres versiones de las consolas de Sony, aunque no tiene Cross-Buy ni Cross-Play para poder jugar en el multijugador con otras versiones. Para los que tengan una partida guardada de Samurai Warriors 4 en su consola, al importarla pueden conseguir 10.000 monedas de oro y 20 tomos para las habilidades de los personajes.

Aspectos técnicos y conclusión

El problema gráfico de Samurai Warriors 4-II, de su juego original, y por ende, de toda su saga e incluso la saga Dynasty Warriors, es que Omega Force ha ido reciclando los gráficos de PlayStation 2 en sus posteriores entregas mejorando las texturas, fluidez, el número de elementos en pantalla, etc. Por ello en PlayStation 3 y PlayStation Vita el juego luce correcto sin más, aunque los escenarios siguen sin casi detalles, pero en PlayStation 4 y PC, a pesar de funcionar a 1080p y 30 frames por segundo constante, el resultado global dista bastante de lo deseado, aun habiendo ciertas mejoras de antialiasing, popping, efectos de partículas y sombreado.

En el apartado sonoro encontramos músicas de aspecto bastante épico y muy acordes con la ambientación junto con unos efectos sonoros muy correctos, voces en japonés y textos en inglés, si bien la historia es bastante sencilla de comprender y no es lo más importante en este tipo de juegos.

En cuanto a los requisitos en PC, son bastante inferiores y muy accesibles. De mínimo solo requiere un procesador Core2 Duo a 2,4 GHz, 1 GB de RAM, Direct X 9.0 y 11 GB de espacio en disco; de recomendado solo mejora su procesador a un Corei7 860, y la RAM a 2 GB.samurai_warriors_4

Por todo lo comentado, Samurai Warriors 4-II no es un mal título pero sigue adoleciendo las mismas carencias técnicas y de jugabilidad que su título original. Es decir, su desarrollo sigue siendo bastante repetitivo y no hay muchas novedades que justifiquen la compra a los que tengan el primer Samurai Warriors 4, si para los que se quieran iniciar en el género puesto que su modo Supervivencia da muchas horas de juego y el nuevo panel de habilidades brinda muchas posibilidades.





Positivo

  • El Modo Supervivencia
  • El renovado panel de habilidades
  • Gran apuesta para los seguidores del género y la saga

Negativo

  • Le faltan novedades importantes
  • Técnicamente es muy mejorable
  • Está en inglés y no tiene Cross-Play ni Cross-Buy
6.3

Jugable

Política de puntuación

Sargento Informático retirado. Apasionado de los videojuegos y el cine.