Colabora

Crítica de la temporada 4 de Por Trece razones

Fichas
Noticias

Crítica de la temporada 4 de Por Trece razones

Una temporada que trata de abarcar demasiados problemas, pero que no muestra de ellos todo lo que debería

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 5/6/2020
  • Género: Drama. Intriga
  • Productora: Netflix / Kicked to the Curb Productions / Anonymous Content / July Moon Productions / Paramount Television.
  • Distribuidora: Netflix
  • Director: Brian Yorkey (Creator), Russell Mulcahy, Michael Sucsy, Sunu Gonera
  • Guionista: Brian Yorkey, Jay Asher

Desde que comenzara su emisión en marzo de 2017, "Por trece razones" ha sido una serie que ha generado un gran número de polémicas. Esta ficción ha tratado numerosos problemas sociales en el instituto Liberty High; desde el suicidio de Hannah Baker, hasta los problemas con las drogas de Justin Foley, muchos han sido los dramas que se han querido representar, y en esta última temporada han querido ir todavía más allá, al intentar mezclar los problemas personales de muchos alumnos junto con la realidad que se vive en Estados Unidos.

Esta última temporada gira entorno a dos grandes incógnitas: quién es la persona que se muestra en el féretro al inicio y quién es el causante del vandalismo en el instituto. Si bien la realidad del campus es la más presente durante toda la serie, el entierro queda en segundo plano completamente tras unos pocos episodios.

Una mala mezcla de problemas sociales y personales

El mayor objetivo de esta serie siempre ha sido tratar de concienciar a los jóvenes sobre la gran cantidad de problemas que pueden pasar por el instituto, tocando temas como el suicidio y los abusos sexuales, pero en esta última temporada decide ir un paso más allá. "Por trece razones" muestra a personas que dudan sobre su identidad sexual, que juegan con las drogas, personas con ansiedad, depresión... Pero tan solo se llega a profundizar realmente en los problemas de Clay.

A diferencia de las temporadas anteriores en las que cada episodio se centraba en un personaje, Clay ejerce de eje central de una trama en la que no dejan de surgir los problemas, ya que no deja de sentirse culpable por lo sucedido con Monty. Esto consigue que Jensen se convierta en el centro de los problemas de Liberty, pero también deja de lado los dramas personales de otros personajes que podrían haber sido mucho mejor desarrollados.

El papel que Clay Jensen (Dylan Minette) ejerce en esta temporada es de las pocas cosas que se pueden destacar, pues a demás de tener que soportar la culpa por sus actos, comienza a desarrrollar una psicosis que hace que vea a Bryce y Monty. Esta es la causa de su estrés y su ansiedad, generando situaciones en las que actor se llega a lucir por su papel al tener que luchar contra las visiones de las personas que están muertas.

Tantos problemas mentales y sociales consiguen que uno se acabe perdiendo, y demuestra que la serie no debería haberse alargado más de lo debido. El capítulo en el que los alumnos se quedan encerrados en por un simulacro de un tiroteo es un buen ejemplo, pues en él se intenta mandar un buen mensaje de cómo las armas no consiguen generar más seguridad, pero no consigue transmitirlo como debería.

La psicosis de Clay

A pesar de los muchos problemas que esta temporada presenta, Clay es uno de los motivos que salvan a esta serie. El hecho de que toda la temporada se centre en el desarrollo de su terrible psicosis, que le hace ver a sus antiguos compañeros ya fallecidos, y que hasta consigue hacer dudar al espectador si alguna de sus visiones son realmente un producto de su imaginación.

El tono apagado y triste que se mantiene entorno a Clay es una de las pocas razones que salvan a esta serie, pues Dylan Minnette realiza una gran actuación en la que deja ver como es el día a adía de alguien que sufre semejante problema. Su papel y su trama son los puntos clave que desarrollan los eventos del instituto, y no está de más decir que sin Jensen no habría motivos para seguir viendo la serie.

Cuanto más avanza la temporada más se desarrolla la locura de Clay, y a diferencia de anteriores ocasiones, se vuelve el centro neuralgico de todo lo que sucede en Liberty High. Desde descubrir quién asesinó realmente a Bryce Walker, a tratar de entender porqué Tyler trabaja con la policía, Jensen se vuelve la razón por la que todos los personajes principales se preocupan por los sucesos del instituto.

Conclusión

"Por trece razones" ha pecado de querer alargarse demasiado, y esta temporada es sin duda la prueba de ello. Demasiados problemas que terminan con un simple "final feliz" que los soluciona, y que no llega a mostrar realmente como lidiar con las secuelas que puede dejar por ejemplo darse a la bebida. Clay consigue salvar en cierta medida esta última temporada, pero en general trata de abarcar demasiados problemas al mimso tiempo y no consigue mostrar todo lo que debería de cada uno de ellos.

Etiquetado en :

Netflix Por Trece Razones

Redactado por:

Químico gracias a Breaking Bad, cinéfilo por culpa de Nolan, seriéfilo por The Wire y otaku no soy, pero me encanta One Piece.
Únete a nuestro servidor de

NOTICIAS RELACIONADAS

Por trece razones: Dylan Minnette explica el final de la serie

El protagonista considera que es el final perfecto y que no hay cabida para otro mejor

Publicado el 11 JUN 2020 0

Por Trece Razones: explicamos el final de su cuarta y última temporada

Un final atropellado pero que cierra todas las historias que lllevan presentes desde el inicio de la serie

Publicado el 07 JUN 2020 0

Por trece razones: Este es el radical cambio de look de Dylan Minette

La cuarta temporada de la serie se estrenará el próximo 5 de junio en Netflix

Publicado el 02 JUN 2020 0
Cargando la siguiente noticia...