Análisis Steep

PC PlayStation 4 Xbox One
 

Steep, quizás, no está siendo muy mediático, pero fue el título con el que Ubisoft cerró la conferencia del E3 del presente año. Esto dice mucho de la desarrolladora gala, pues confiaron en subir el listón con una nueva licencia de un género deportivo, algo minoritario como es el de “deportes extremos de invierno”. SSX, quizás, será recordado por muchos de vosotros como un título notable que lanzó EA hace ya algunos años. Otro videojuego que tuvo éxito y pertenecía a este género fue la franquicia Mario & Sonic cuando la entrega se basaba en los Juegos Olímpicos de Invierno (aunque nada comparable en el fondo del asunto).

Pero, quizás, no hemos tenido aún un videojuego tan ambicioso como Steep. El proyecto de Ubisoft aúna cuatro disciplinas deportivas muy conocidas y las mezcla en un entorno abierto y enorme en el que poder explorar cada nevado rincón. Podemos hacerlo en cualquiera de estos cuatro deportes (con matices) o caminando, y llevando consigo mismo unos prismáticos que ayudan a descubrir puntos de interés. Aunque el género sea algo nuevo para Ubisoft, su estructura sigue una parecida a otros títulos como The Crew o Assassin’s Creed en el sentido de desbloquear zonas mediante el acceso a determinados puntos. Es decir, resumiendo, Steep es un juego de mundo abierto totalmente conectado y con infinitas posibilidades. Sin embargo, ¿cumple en su apartado jugable? Es lo que vamos a intentar desentrañar en este análisis.

Steep

Disciplinas que aprovechan cada palmo del mapa

Con un mapeado tan extenso (con los mencionados prismáticos podemos ver zonas que distan 10 kilómetros, aunque el territorio es aún más grande), el peligro está en saber cómo aprovechar una zona tan “monótona” para que el jugador no se despiste. Y es que hay más de 100 desafíos o pruebas, unas 30 historias, y otros tantos puntos de interés junto a campamentos base en los que podemos elegir destino gracias a “la vista de montaña”. ¿Es necesario recorrer cada punto del mapa a pie o con cualquier disciplina deportiva? No, y esto es importante: no se debe hacer muy a menudo porque caemos en el peligroso terreno de la monotonía, pues avanzamos por montañas sin fin en las que caminar es la única solución para ascender, y el movimiento no es que sea muy rápido.

Puede que ése sea uno de los problemas de elegir que el videojuego utilice el mundo abierto como señal de identidad, puesto que, a pesar de que existe y se utiliza muy bien para dotar de gran libertad al jugador en cada prueba existente, no es útil recorrer a pie el extenso mapa para llegar a cada uno de los desafíos: podríamos tirarnos horas intentando alcanzar un nuevo punto de interés que, por la lentitud del personaje, se hace “pesado”. Eso sí, no sabemos si tratarlo como un punto negativo en sí ya que que caminar por la nieve no es que sea tarea fácil, y tanto el movimiento como las animaciones son totalmente fluidas y creíbles.

Las cuatro disciplinas, por tanto, son las que de verdad aprovechan el territorio tan extenso para dar una sensación de libertad a la hora de afrontar cada descenso o cada vuelo en parapente o salto librecon traje de alas-. No sólo eso, sino que, aunque tenemos puntos diferentes a lo largo del descenso, el territorio nos anima a hacer cualquier virguería que podamos gracias a un duradero tutorial que aparece durante la primera hora; más allá de que nos lleva de la mano en todo momento, nos sirve para hacernos con los controles de cada deporte.

Steep

Así, cuando hagamos un descenso con tabla de snow, o mediante unos esquíes, podremos utilizar el terreno para hacer saltos espectaculares, giros en el aire, o para subirnos a cualquier saliente y así aumentar el marcador de puntuación que va multiplicándose si se van realizando un gran número de técnicas. Es aquí cuando verdaderamente vemos que el mundo abierto tiene sentido, aunque cierto es que, como hemos comentado al inicio de este apartado, la libertad es más en este sentido jugable que en una exploración completa del mapa como hemos podido hacer en juegos como el también mencionado The Crew.

Otro elemento importantísimo del juego es su componente online, con el cual, además de competir con otros jugadores con sus puntuaciones, tendremos acceso a una acción muy requerida en otros juegos del estilo, sean de deportes o de conducción: la creación de desafíos propios muy completos que se pueden compartir para alargar eternamente el juego. Aquí reside la verdadera alma de Steep, puesto que si casas su diseño abierto algo “encorsetado” con sus cuatro disciplinas deportivas, una vez completados los desafíos que te propone el juego, pasarás a diseñar los tuyos propios para ponerte a prueba.

No hemos tenido problemas en la vertiente en línea, puesto que tampoco es muy exigente, y esto ayuda mucho a dar la sensación de mundo abierto que intenta ofrecernos el estudio desarrollador encargado de Steep.




Cada deporte es un mundo a dominar

Uno de los puntos fuertes del título es la diferenciación existente entre las cuatro disciplinas deportivas que incluye, a pesar de que se nos “obligará” a utilizarlas de manera combinada en algunos momentos del juego. Por ello es que un punto a tener en cuenta es que hay que centrarse en mejorar la habilidad de cada deporte para poder tener posibilidades en las más de cien pruebas que nos incluye el juego. En este apartado vamos a explicar por encima qué posibilidades tenemos al usar cada disciplina y, sobre todo, cómo se sienten a los mandos. Lo adelantamos ya que no todos los deportes han cumplido al 100% con lo que se esperaba, siendo uno de ellas algo problemático para el jugador debido a que su control es más complejo que el resto.

Steep

Para no retrasar el aspecto destacado, vamos a empezar con la disciplina deportiva más complicada de dominar. El parapente, en nuestra opinión, tiene un error no de diseño, sino de tutorial. Cada disciplina tiene una corta explicación cuando comienzas a practicarla que te ayuda muchísimo a coger los controles rápidamente. En el parapente hemos necesitado bastantes minutos no ya para dominarlo, sino para entender cómo se realizaban algunas de las acciones más simples como es avanzar, ascender o aterrizar. Una vez comprendido, descubrimos que es una de las prácticas deportivas más gratificantes puesto que hay elementos como la fuerza y dirección del viento, o la orografía, que influyen de una manera vital en nuestro vuelo.

Es decir: ten cuidado con tu trayectoria porque, si llegas a una zona boscosa, debes conseguir atravesarla con cuidado para no romper el parapente. Además, un indicador a la izquierda te comenta diferentes parámetros como la Fuerza G, elemento vital en el videojuego para, entre otras cosas, evitar desestabilizaciones o caídas graves.

En cuanto al snowboard, la cosa cambia. Es muy fácil de dominar en los elementos más básicos. Con un joystick controlamos el movimiento a derecha o izquierda para sortear obstáculos, y con el otro la velocidad: desde el descenso vertiginoso hasta la frenada total en la que podemos cambiar, gracias al R1, a cualquier otra disciplina deportiva o a la “caminata” básica y esencial. No es que sea sencillo sino que, cuando aprendemos lo básico de la disciplina, al igual que ocurre con el esquí, nos centraremos en aprender técnicas adicionales como saltos, giros en el aire, deslizamientos a ras de nieve

Respecto al último de los mencionados, tiene un control muy parecido al snowboard y, por lo tanto, son dos prácticas casi complementarias para el jugador que deberían ser dominadas a la vez. Sus controles son parecidos, y en ambos deportes vamos a tener que vigilar muy de cerca el indicador de Fuerza G para evitar graves caídas que nos descalifiquen. Un punto algo peligroso para nosotros es que, cuando hagamos algún error, podemos comenzar inmediatamente de nuevo el desafío con el triángulo. No decimos que se evite la opción de reiniciar, pero sí es cierto que a veces abusaremos del botón para poder hacer la mejor marca desde el principio, restándole algo de emoción a la mejora personal de las marcas.

Steep

Por último, tenemos el salto libre con traje de alas que nos permite atravesar una serie de círculos controlando nuestro propio peso gracias a la vestimenta especial. Es, quizás, la disciplina mejor implementada y la más espectacular. Os puede recordar mucho a una saga de Nintendo como es Pilotwings, debido a que iremos de anillo en anillo controlando que pasemos justo por el centro. Con un joystick controlaremos, de nuevo, la dirección; con el otro, si ascendemos o descendemos con mayor o menor rapidez.




El control en primera persona (activado con L1) sigue mostrando las debilidades de la beta, por lo que actualmente su uso se hace bastante difícil para el usuario. Si se corrige en futuras actualizaciones puede ser que aumente la sensación de impacto pero, ahora, es un mareo continuo por la imposibilidad de controlar correctamente la cámara. No sabemos por qué pero el traqueteo está presente en cualquier deporte activando la cámara en primera persona, así que debe ser arreglado el problema de inmediato. Esto lo que provoca es que el jugador no vaya con precisión al camino marcado por el desafío, por lo que imposibilita conseguir una gran marca, y a veces, terminar las pruebas.

¿Hay contenido suficiente, o está enfocado sólo a la creación de desafíos?

Como hemos mencionado en la primera parte del análisis, hay una serie de pruebas basadas en las cuatro disciplinas deportivas, una cantidad de “Historias de la Montaña”, y bastantes puntos de interés a descubrir. ¿En cuántas horas se traduce este contenido? Si completamos todo de manera fluida y sin caer en demasiados errores, obteniendo únicamente medallas de bronce o plata, perfectamente podemos llegar a las 15 horas.

Las más de cien pruebas se dividen en diferentes territorios montañosos a descubrir mediante etapas, como ocurre normalmente con los títulos de Ubisoft, es decir, tendremos que completar al principio varias pruebas de la zona inicial, y ya entonces se nos desbloquea una zona adyacente con sus desafíos y puntos de interés. Estos puntos son básicamente dos: campamentos base, desde los que accedemos a una serie de pruebas, y zonas de observación. En estos lugares utilizaremos los prismáticos para descubrir zonas de salto, nuevas pruebas o incluso otros campamentos base. Lo importante es que, aunque el prismático llega hasta donde alcanza la distancia de dibujado, para destacar los elementos como pruebas o puntos de interés éstos deben estar a 1 kilómetro desde donde observamos, por lo que es importante aclarar que pese a que el juego y su mundo abierto no invita a explorar cada palmo de bosque y montaña nevada, sí que nos obliga a ir a determinados puntos de observación mediante descensos o caminatas largas para descubrir más contenido.

Steep

Las Historias de la Montaña han sido las pruebas que más nos han fascinado, en las que nos puede acompañar un personaje totalmente desconocido contándonos alguna anécdota de la zona en la que estamos o, como ocurre en el primer contacto, una historia mitológica que encierra una metáfora de superación del deportista amante de las disciplinas extremas. Son pruebas más largas que las habituales y hay treinta para desbloquear por todo el mapa. Recomendamos encarecidamente que, aunque sea un contenido secundario, las realicéis puesto que os pondrán a prueba mientras descubrís contenido bien narrado y contado.

Eso sí, que quede claro que, para disfrutar el juego durante más tiempo, aparte de obtener las medallas de oro en cada prueba, está la comentada opción de creación de desafíos que amplía, y de forma notoria, la cantidad de horas de vida. Sobre todo por la rivalidad amistosa que puede existir si vuestros amigos tienen el juego y os retáis a crear el mejor desafío de todos.

Audiovisualmente cumple con creces con ayuda de la ambientación

Gráficamente estamos ante un título bastante pulido que se ve impulsado por el territorio en el que se desenvuelve. A pesar de que el mapa es extenso, y aunque es imposible asegurarlo completamente, estamos prácticamente seguros de que hay zonas que se repiten. Es lo que ocurre cuando el blanco ocupa la mayoría del territorio y te centras, sobre todo, en crear texturas en la nieve que sean creíbles y sufran ante nuestras pisadas. Lo bueno que venimos viendo desde el lanzamiento de The Division es que Ubisoft ya no lanza los juegos con bugs.

Ese es el elemento más sorprendente a la vista del jugador: si caminamos, se ve el reguero de nieve a nuestras espaldas. Si nos arrastramos ayudados de los codos, también se ve como dicha articulación incide sobre la textura de la nieve. Y, si nos caemos, no es raro ver cómo queda una figura de “ángel” en el terreno.




STE_screen_PRO_RIDER_FOREST_FREERIDE_GC_170816_920am_1471370418El personaje y su vestuario también tienen una buena calidad, y es bastante realista a la vista. El juego destaca más de día que de noche aunque la iluminación en ambos casos es de notable. Quizás vemos algunos errores a la hora de desplegar el mapa, que no deja de ser una recreación 3D de toda la localización (incluidos árboles, campamentos…), por lo que algunas texturas tardan en cargar cuando hacemos uso del zoom al máximo.

El sonido se ve impulsado de una banda sonora continua cargada de temas cañeros que ayudan a dar la sensación de diversión a la hora de practicar cualquiera de las cuatro disciplinas deportivas. El doblaje, aunque no es muy numeroso, cumple en perfecto español.

Un videojuego notable si te gustan los deportes de invierno

Probablemente una de las taras más achacables al juego sea que estamos ante un proyecto que se verá ampliado con cuatro nuevos deportes mediante Pase de Temporada. Si tuviéramos más disciplinas base no sería un problema, pero hablamos de un contenido que tendrá forma de juego completo en cantidad, puesto que Steep presenta de base snowboard, esquí, parapente y salto libre. Fuera de esta polémica decisión, tenemos un videojuego bastante divertido con una gran implementación de casi todos los deportes que tiene.

El mundo abierto no incita a su exploración pero sí ayuda a que, durante cada prueba disponible, tengamos muchísimas posibilidades distintas de superarla. Además, buscar diferentes desafíos o puntos de interés explorando un poco cada zona disponible es bastante gratificante gracias a su gran apartado audiovisual, que deja parajes de ensueño reconocibles por aquellos amantes de los deportes de invierno. A destacar la creación de desafíos, que añade contenido durante horas e invita a ser cada vez más exigente consigo mismo.


Positivo

  • El modo "creación de desafíos" amplía el número de horas de juego
  • Audiovisualmente es notable gracias a la ambientación
  • Bastante contenido y cuatro disciplinas deportivas
  • Muchas variantes a la hora de afrontar cada prueba
  • Las Historias de la Montaña

Negativo

  • Los escenarios se llegan a hacer monótonos
  • Pese a ser un mundo abierto, no se invita a su exploración por la inabarcabilidad del espacio
  • El parapente se hace algo complejo de controlar
  • En primera persona el juego es injugable: necesita parches urgentemente
7.5

Bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida