Análisis The Sexy Brutale

PC PlayStation 4 Xbox One
 

Damas y caballeros, ¡bienvenidos a The Sexy Brutale!, la humilde morada del Marqués. Sin duda, este sábado será un día memorable para todos y quedará grabado en nuestra retina. Disfrutad de todos los servicios que pone a su disposición la mansión y no olviden que el Marqués los ha reunido para pasar una excepcional jornada. Una vez más, ¡bienvenidos!

The Sexy Brutale es el resultado de la colaboración entre el estudio español, Tequila Works, y el estudio inglés, Cavalier Game Studios. Los desarrolladores nos presentan un título que, con una fachada clásica, se configura como un título fresco y actual gracias a algunas mecánicas. The Sexy Brutale tiene una premisa muy clara: resuelve este puzle para avanzar en la historia. Visto así —y jugándolo— puede recordar a esas aventuras gráficas de antaño de point & click, pero se añaden ciertos elementos que otorgan dinamismo al título y lo adaptan a los tiempos que corren de una forma formidable.

El tiempo es oro

La acción en The Sexy Brutale transcurre durante una fiesta de máscaras en la mansión—que da nombre al juego— del Marqués. En esta enigmática fiesta los invitados serán asesinados en extrañas circunstancias y nosotros, como Lafcadio Boone, un anciano sacerdote, tendremos que lograr salvar a las víctimas y descubrir qué está pasando en la mansión. Estos asesinatos sucederán a lo largo de un día que se traduce en 9 minutos de juego reales. Lo novedoso en el título es que cada vez que se agote el día, este empieza de nuevo y los hechos sucederán exactamente de la misma manera, como si de la película “El Día de la Marmota” se tratase. Aquí es donde entra el factor protagonista de The Sexy Brutale: el tiempo.

The Sexy Brutale

En el juego de Tequila tendremos que saber el qué y el dónde, pero sin duda lo más importante será saber el cuándo. En The Sexy Brutale tendremos que controlar el tiempo en el que ocurren las cosas si queremos dar con la solución del puzle y salvar al invitado que toque de ser asesinado. Saber qué pasa, dónde pasa y cuándo pasa será clave para solucionar los puzzles. El mapa del juego se centra en controlar no solo la ubicación de los personajes y de los objetos con los que interactuaremos, sino que también representará el tiempo, por lo que su ubicación cambiará según avance el tiempo y eso se verá reflejado. Pero antes de poder conocer esa información y que quede registrada tendremos que haberla presenciado, con lo que la repetición de varios días para resolver un asesinato será habitual y necesaria. En diferentes ocasiones tendremos que averiguar qué es lo que hacen durante su día los diferentes personajes y cómo son asesinados para poder montar una estrategia con la que probar a salvarlos al día siguiente, poniendo en práctica el “ensayo y error” hasta dar con la solución. Otro de los aspectos destacables es que para solucionar los asesinatos no podremos intervenir directamente por la maldición de las máscaras. Maldición que nos impide tener algún contacto con los invitados o los asesinos y por la que tendremos que evitar los asesinatos a través de cambiar el entorno a nuestro favor. Por ejemplo, si el invitado Lucas va a ser asesinado a las 12:00 de un disparo tendremos que boicotear el arma para que las balas no funcionen y eso solo podremos hacerlo cuando el asesino deje el arma en una habitación a las 10:00 mientras él se va a atender otro asunto desde las 10:00 hasta las 11:00. De esta manera y escalando en complejidad tendremos que lograr salvar hasta 9 invitados del fatídico final que le espera en la mansión. Por lo que la manera de resolver los puzzles será: evitar que suceda de forma indirecta, utilizando el entorno, estudiando las rutinas y aprovechándolas a nuestro favor.

Los asesinatos irán sucediendo uno detrás de otro y se tomarán como niveles independientes, pero necesitaremos de los poderes adquiridos anteriormente al haber resuelto un asesinato. Los problemas en sí no son muy complicados, sino que el reto se encuentra en saber cómo se orquestan los acontecimientos relevantes del día para resolver ese puzle y eso solo lo conoceremos a base de revivir los días un par de veces y seguir los movimientos de los implicados. Que la mecánica más importante del juego sea la repetición es algo muy delicado pero que Tequila ha sabido solventar bien, como cada día es un nuevo objetivo la repetición, sin dejar de serlo, no se hace pesada ni reiterativa ya que tener que vivir el mismo día varias veces es la herramienta clave para poder saber qué, dónde y cuándo ocurre algo, con lo que luego, en base a esa información, podremos resolver el asesinato.

The Sexy Brutale

Bienvenidos a The Sexy Brutale

Toda esta locura de horror y asesinatos no tendrían cabida si no se enmarcasen en The Sexy Brutale, sin duda, la mansión es un personaje más del título. El edificio que acoge esta aventura tiene un fuerte carisma y se ve plasmado en el título. La excepcional banda sonora que acompaña los largos paseos por la mansión y la dirección artística del título dotan a las múltiples habitaciones y escenarios del The Sexy Brutale de un carisma y una personalidad abrumadora. Además, logran una ambientación muy conseguida que te sumerge en los pasillos de la mansión y en la piel de Lafcadio Boone. La decoración de las salas, la arquitectura, los menús o el propio diseño de los personajes demuestra un extenso trabajo en el apartado artístico que, de nuevo, dota de mucha personalidad a la obra y refleja el mimo con el que se ha cuidado cada detalle que aparece en pantalla. Como, por ejemplo, el guiño a cuadros famosos en la mansión es bastante habitual y en varias salas podremos encontrarnos con versiones de pinturas bastante famosas.

Otro de los aspectos destacables de The Sexy Brutale es el diseño de niveles. Nos encontramos frente a un diseño de niveles muy acertado y que conecta toda la mansión en único espacio que enmarcará los movimientos de todos los personajes del título. Todo en The Sexy Brutale está conectado mediante caminos principales o atajos que iremos desbloqueando según avancemos en la historia y que conectarán los “niveles” de cada asesinato a resolver. En definitiva,la propia mansión en sí es toda una incógnita y se refleja de una manera fenomenal.

The Sexy Brutale

Conclusión

The Sexy Brutale es un buen juego que toma patrones clásicos a los que refresca con nuevas mecánicas como el plano temporal. Lo más relevante del título sin duda es la implementación del plano temporal en la resolución de sus puzles que lo caracteriza y lo eleva entre uno más del montón. Además, el juego cuenta con una dirección artística y una banda sonora excepcionales que lo dotan de personalidad y que refleja un gran trabajo detrás. Al igual que se ve reflejado en su fenomenal diseño de niveles que conecta todas las habitaciones de la casa entre sí como una compleja red. Sin embargo, el título cojea en uno de sus aspectos más relevantes: la complejidad de los puzles. Los puzles son bastante simples y se pueden resolver muy fácilmente si sabes cómo jugar con el plano temporal, ninguno plantea una dificultad muy elevada y eso es un tanto decepcionante. Los puzles se centran tanto en aprovechar la mecánica del tiempo y la repetición de días que no dan mayor importancia a los demás aspectos. Aun así, esto no empaña del todo el resultado final del título, pero sí lo deja un tanto descafeinado.

En definitiva, si la invitación a The Sexy Brutale llega a vuestras manos no dudéis en aceptarla. Quién sabe, tal vez vosotros podréis escapar de ese bucle sin fin que maldice la misteriosa mansión del Marqués…


Positivo

  • La presencia del plano temporal en los puzles
  • Dirección artística y apartado visual
  • Banda sonora
  • Diseño de niveles

Negativo

  • La poca complejidad de los puzles
8

Muy bueno

Política de puntuación

Christian López
Soy de esa generación que creció viendo jugar a su hermano mayor, me encantaba. Pero un día decidí dar el paso y coger el mando. Fue mi perdición... Mi primer recuerdo relacionado con este mundillo es el de Cloud Strife zarandeando su Espada Mortal al son de "tinininiiini tin tin titin" tras ganar un combate. Ahora escribo cosas a veces, algunas de videojuegos. Supongo que alguien las lee.
 
X