Recordando lo mejor de Super Mario Bros. (Parte 9)

Un juego que hace notar cómo Mario no puede ni ir de vacaciones y relajarse

Recordando lo mejor de Super Mario Bros. (Parte 9)
 

Para cerrar nuestro ciclo de los juegos más memorables protagonizados por Mario, hablaremos en esta novena parte de un título que destacó en el catálogo de la Nintendo Gamecube. Hablamos de Super Mario Sunshine, un refrescante juego de acción creado como uno de los juegos estrella de la nueva consola de Nintendo que intentaría suceder a la Nintendo 64 y competir contra la PlayStation 2 de Sony y la primera Xbox, que metería de lleno a Microsoft en este sector.

Tras el lanzamiento del famoso Super Mario 64, Nintendo estaba pensando qué juego sucedería a esa entrega, para marcar unos niveles de éxito similares en su nueva consola, la Gamecube. Así las cosas, el resultado de esa deliberación fue Super Mario Sunshine, un título que se podría considerar “de mundo abierto“. Publicado globalmente durante la segunda mitad del 2002, esta vez se dejaron de lado los castillos y palacios, pasando a una historia y una jugabilidad bastante diferentes. Si bien continuó conservando el clásico objetivo de “rescatar a la princesa”, esto no se tornó como el eje de la acción, sino que pasó a un campo compartido con otros objetivos propios de la historia y el contexto del título.

Super Mario Sunshine

Super Mario Sunshine plazaEl juego empieza con Mario, Peach, Toadsworth y cinco toads, que se dirigen en avión a Isla Delfino, para pasar unas relajantes vacaciones. Pero todo se trunca cuando, en la isla, un “doble” de Mario, conocido como Mario Oscuro, manchó muchas partes de la isla, dañando gravemente el paisaje y el simple disfrute en la isla, un destino paradisíaco, principalmente de turismo. Las autoridades, e incluso la gente que allí vive y está de vacaciones, creen que el verdadero Mario fue el culpable, por lo que resulta encarcelado, y más adelante, es visto como un enemigo por parte de la gente local.

Super Mario Sunshine -MarioEn Super Mario Sunshine, uno de nuestros objetivos es limpiar la isla para, se podría decir, limpiar nuestro nombre. Gracias a un artilugio que encuentra al principio, capaz de lanzar potentes chorros de agua, podremos limpiar todo el desastre causado por su “doble”, a lo largo de 10 mapas y lugares. Esta herramienta tiene varios modos de funcionamiento; por ejemplo, podemos lanzar los chorros hacia adelante para limpiar, pero también se pueden lanzar hacia abajo, lo cual además de limpiar, nos permite subir alturas y moverlos por el aire.

Pero el objetivo principal, en lo jugable, es más bien el recolectar los soles que hay repartidos por el juego. Para completar el juego hacen falta un mínimo de 96 soles, pero en total podemos conseguir 120. Estos se encuentran repartidos por todas las zonas del juego, tanto libres como de misiones intermedias. Algunos están más o menos a la vista, y otros requieren pensar cómo acceder a las zonas donde están. También se pueden conseguir 24 soles cambiando las monedas azules que se pueden conseguir en el juego. Con 10 de estas monedas se obtiene un sol.

¿Pudo Mario al fin relajarse en Isla Delfino?

¿Pudo Mario al fin relajarse en Isla Delfino?

Contextualmente, los soles son muy importantes para la trama del juego, porque son lo que permite que la luz solar llegue plenamente a la isla. Mario Oscuro hizo que estos soles se esparciesen por toda la isla, lo cual revocó su efecto y bajó la luminosidad en toda la isla. Conforme vamos consiguiendo más soles, se puede apreciar en el mapa central del juego (Ciudad Delfino) cómo la luz es mayor cuantos más soles vamos obteniendo.

La “esencia” del juego, con todos estos cambios en el argumento y la ubicación, sigue siendo la misma que en el propio Super Mario 64, así como muchos elementos de su jugabilidad. Por ejemplo, las formas de moverse son en su base iguales, pero mejoradas en precisión y con más opciones y libertad de movimientos. También está la posibilidad de escalar, y hay enemigos clásicos de la saga y monedas que recoger, como de costumbre.

Con todo esto, Super Mario Sunshine obtuvo unos muy buenos resultados en ventas. La crítica en su momento fue muy buena, consiguiendo unas valoraciones muy altas, contando también con críticas a algunos pequeños aspectos del juego, pero que se pasaron en general por alto, dado lo soberbio del juego. Sin duda fue una pieza importante en el catálogo estrella de Gamecube, protagonizando packs bundle de la consola con el juego. Las características de exploración y jugabilidad de Super Mario 64, inyectadas en Sunshine con las mejoras pertinentes y las técnicas que permitió la nueva generación de consolas, así como el contexto, la historia y las características de mundo abierto del juego, han sido claves para generar uno de los juegos más memorables protagonizados por el bueno de Mario, que ya cumplió 30 años. Sin duda, un juego que debería estar presente en toda colección de Gamecube.

30-años-de-Super-Mario-bros


Contenido relacionado