Eleven debía morir en la primera temporada de Stranger Things

Stranger Things

A espera de tercera temporada

Eleven debía morir en la primera temporada de Stranger Things

El final para la protagonista era conclusivo

Eleven debía morir en la primera temporada de Stranger Things
 
 

Los inicios de una serie siempre son complicados, e incluso para una plataforma como Netflix apostar por una nueva marca implica riesgos. Aunque el éxito de la primera temporada de “Stranger Things” empaño todo el proceso de preproducción, no es un secreto que los hermanos Duffer creían que su historia no tendría demasiada repercusión. Eso quedó desmentido posteriormente, con el nivel de influencia de la serie y su posterior segunda temporada. No obstante los directores habían planeado una trama que comenzase en el primer episodio, y cerrase en el último, sin ninguna posibilidad de continuación.

Los creadores de Stranger Things ya trabajan en la tercera temporada

Millie Bobie Brown fue la auténtica protagonista de la primera temporada, y el leit motiv del resto de niños para conseguir salvar a Hawkins. En los nuevos episodios ese papel se ha visto diluido y no se recupera hasta casi el desenlace, pero eso podría responder al esquema que tienen los hermanos Duffer en la cabeza sobre la historia de “Stranger Things”. Y es que aunque los creadores no supieran del devenir de su serie en un principio, siempre creyeron necesitar 5 temporadas para cerrar todos los arcos. La renovación el pasado verano significaba nuevas oportunidades, pero también cambios importantes en el guion.

Los directores estuvieron en una Master Class en la Universidad de Chapman (via Cinemablend) hace unos días, y allí revelaron algunas curiosidades sobre el proceso de preproducción de “Stranger Things”. Los hermanos Duffer estaban limitados por la incertidumbre y Netflix, y parece que construyeron el final de la primera temporada teniéndolo en cuenta. “Quizás no debería decir esto porque quiero que parezca todo estaba planeado, pero oirginalmente la serie se concibió limitada”, confesó Ross. Eleven iba a sacrificarse y salvar al mundo. Así iba a ser, porque era un momento donde la limitación de la serie era un gran problema”.

Aunque en la segunda temporada conoceríamos más afondo la historia de Eleven y la de su madre, esto fue solo un parche puesto sobre un final que debía ser conclusivo. “Aquí es donde entran los negocios”, confesó sobre la renovación. La chica desaparecía en el último episodio, y no se volvía a saber nunca nada más de ella. Pero el éxito empujó a los hermanos a rescatar la narración y poniendo a Hopper como mensajero de gofres. “Recuerdo sentarnos con Netflix y que nos preguntaran: ‘ Bueno, nos gusta esto, pero ¿como podría continuar?’. En ese momento te quedas paralizado, pero les contestamos: ‘Bien, Will vuelve de la otra dimensión y no se encuentra muy bien’

Con la continuación de “Stranger Things” se dio un paso más hacia el gran universo que parecen planear los hermanos para los próximos años. Todo depende ahora del apoyo que reciba de los fans, y de si la historia es capaz de mantener el interés con el paso del tiempo. Por el momento la segunda temporada está siendo un completo éxito, y sus niveles de audiencia lo corroboran. Eleven debería estar muy agradecida.


Contenido relacionado