Los escándalos de Kevin Spacey le han costado a Netflix 39 millones de dólares

House of Cards

A espera de Temporada 6

Los escándalos de Kevin Spacey le han costado a Netflix 39 millones de dólares

Las medidas no le salieron gratis a la compañía

Los escándalos de Kevin Spacey le han costado a Netflix 39 millones de dólares
 
 

El final del 2017 no solo ha estado lleno de grandes éxitos para Netflix, ya que de entre todas las manzanas que recogieron hubo una podrida. Era solo cuestión de tiempo que el escándalo Weinstein terminara salpicando de una u otra forma a alguno de los actores que trabajan para la compañía, pero los de Reed Hastings nunca hubieran imaginado que le tocaría a una de sus mayores estrellas, o quizás sí. La reputación de Kevin Spacey era muy conocida entre quienes actuaban con él, y el movimiento #MeeToo terminó encendiendo una mecha que llevaba tiempo preparada para arder. Las consecuencias de las denuncias hacia el actor por acoso sexual no se hicieron esperar, y Netflix no dudó en tomar rápidas decisiones eliminándole de “House of Cards” y poniendo a Robin Wright en su lugar.

El movimiento de continuar la famosa serie política sin Spacey sin embargo no le salieron gratis a la compañía. Gracias al informe del último cuarto publicado hace escasas horas, ha quedado al descubierto todos los movimientos de capital de los últimos meses, revelando un hecho claro. Tal y como apunta Deadline, la reescritura del guion tanto de los últimos episodios de la sexta temporada de “House of Cards”, como de la película sobre la vida del escritor Gore Vidal en la que también iba a aparecer él y que ya estaba rodada, le han costado a Netflix nada más y nada menos que 39 millones de dólares.

Ese tipo de reducciones de valor son ya una faceta del mundo de Ted Sarandos en términos de producción de contenidos“, apuntaba el directivo David Wells en relación al jefe de contenidos de la compañía. “Nunca habíamos tenido uno de esta magnitud y que además estuviera relacionado con el restablecimiento social en torno al acoso sexual, por lo que era algo inusual en ese sentido“. El propio Sarandos sin embargo considera que “también es un buen indicador, cuando tienes muchos proyectos en marcha de alto perfil“. Y es que Spacey no será el último caso que ponga en cuestión la mala praxis de Hollywood.


Contenido relacionado