Disney se replantea su estrategia a raíz de la pobre taquilla del spin-off de Han Solo

Han Solo: Una historia de Star Wars

Disney se replantea su estrategia a raíz de la pobre taquilla del spin-off de Han Solo

El pasado 24 de mayo se estrenó la película con unos números de recaudación históricamente bajos para la franquicia

Disney se replantea su estrategia a raíz de la pobre taquilla del spin-off de Han Solo
 

La marca sigue teniendo el potencial de siempre, pero se deben seguir unas reglas para maximizarlo. Aunque Ron Howard consiguió lo imposible, para gran parte del público no fue suficiente. El spin-off de Han Solo llegó a las salas de cine el pasado 24 de mayo, y anotó una buena cantidad de críticas positivas, salvando así a Lucasfilm de la posible quema derivada de los numerosos problemas de producción. Sin embargo, los presagios en cuanto a la taquilla se cumplieron, y lo que en el momento del anuncio se convirtió en comentarios negativos hacia el propio proyecto, en el estreno terminó derivando en una recaudación históricamente negativa para la franquicia. Cosa que ha terminado empujando sus responsables ha replantearse la estrategia.

El spin-off de Han Solo era la primera entrega de Star Wars de la etapa Disney que se estrenaba fuera del periodo navideño, y además debía hacer frente a dos pesos pesados como son “Vengadores: Infinity War”, y “Deadpool 2”. Eso, sumado al poco tiempo desde el estreno de la última cinta de la saga, y la poca expectación por la película, ha acabado lastrando los números. Ahora, tal y como explica THR, la compañía del ratón estaría pensando en no volver a reducir tanto los plazos entre producciones. Aunque el plan anual de estrenos se mantendría en pie, los insiders apuntan a que no veríamos de nuevo un estreno primaveral, ni de la línea principal, ni de la Antología.

La película del contrabandista recaudó 103 millones de dólares durante el puente del Memorial Day en Estados Unidos, y 84,7 millones sin tener en cuenta el día extra. Números que tocan fondo en la saga, y marcan el peor estreno de una película galáctica desde “El ataque de los clones”. Ni siquiera internacionalmente Lucasfilm ha podido salvar el cuello con unos justos 65 millones. Ahora queda en el aire si el estudio será capaz de rentabilizar una de las producciones más caras de la historia de la franquicia (300 millones antes de publicidad). Por lo pronto parece que en las oficinas de Bob Iger ya se han tomado medidas.


Contenido relacionado