My Hero Academia toca el cielo con el descomunal episodio 49

My Hero Academia

My Hero Academia toca el cielo con el descomunal episodio 49

All Might escapa de la oscuridad y demuestra ser el símbolo de la paz al que todos se agarran

My Hero Academia toca el cielo con el descomunal episodio 49
 

Presentación del universo, construcción de personajes, promesas… Las dos primeras temporada de “My Hero Academia” sirvieron para atraer a miles de personas a la obra de Kohei Horikoshi, sin embargo la verdadera historia de los héroes todavía estaba dando sus primeros pasos. Con el inicio de la tercera temporada muchos esperaban ver por fin el verdadero potencial del anime, pero Bones no se ha contentado solo con eso. El inicio del enfrentamiento entre el All For One y el One For All de la semana pasada abrió la puerta al que sin lugar a dudas es el mejor episodio de toda la serie.

Por fin tras varios años viéndole como una simple modelo a seguir para los héroes, All Might destapa su alma. Su objetivo siempre fue convertirse en un símbolo de paz al que pudieran agarrarse los más necesitados, y esa simple razón convenció a su maestra para que confiara en él como protector de las siguientes generaciones. El legado de Nana Shimura se hace fuerte en Toshinori cuando este más lo necesita. Mientras su rival le observa expectante, él bucea en su propio interior para reencontrar la esperanza.

En los alrededores de la zona, los héroes profesionales que habían participado en la misión original, junto al resto de cuerpos de policía, actúan para evacuar a los civiles y alumnos supervivientes. Sin embargo, la pelea que allí se está desarrollando es demasiado importante como para mirar hacia otro lado. Decenas de personas se agolpan en las pantallas de televisión de Camino Ward para ver en directo lo que sucede. Midoriya y los demás todavía se preguntan si han tomado la mejor decisión dejando a All Might solo frente al enemigo.

Nana era una mujer sin kosei que anteponía siempre anteponía sus ideales“. Mientras el héroe recuerda con cariño a su maestra, All For One inicia una lucha psicológica, y aprovecha para revelar uno de los grandes secretos de todo el anime. “Fue una vergüenza para mí, el creador del One For All. Murió de forma lamentable“. Las palabras caen como losas sobre All  Might, que comienza a encenderse y termina por explotar como nunca antes lo había hecho. Con un poderoso ataque sale rebotado tras la defensa del enemigo, y es rescatado en el último momento por Gran Torino.

Aunque en la mayoría de ocasiones podría vencer solo utilizando su fuerza, esta vez es diferente. El maestro de su maestra lo sabe, y por eso le recomienda actuar de manera inteligente. Gran Torino conoce lo que ocurrió con Nana hace 6 años, y pretende evitar que All Might vuelva a perder el control. El símbolo de la paz debe mantenerse fuerte, debe lograr ganar sin renunciar a todo lo que ha sido y es. El villano es perfectamente consciente de que esto es su punto débil, y en vez de atacar para ganar el combate de forma normal, se está dedicando a hundirle la moral.

El odio que sienten All For One y All Might es recíproco. Aunque sea planteado como un villano, a ojos de él el héroe no es más que otro monstruo. “My Hero Academia” vuelve aquí a escapar del maniqueísmo clásico, y rompe el binomio del bien y del mal, planteando una contexto mucho más complejo. No conocemos al enemigo, no sabemos qué ocurrió en el pasado, y aún así todo invita a odiarlo. ¿Por qué? Ambos se han hecho el mismo daño, pero un lado de la balanza terminó por desequilibrarse afectando a terceros.

El villano conoce el peso que carga su rival en los hombros, y está dispuesto a liberarlo dejándolo caer de paso en la oscuridad. Con un poderoso ataque obliga a All Might a protegerse, y deja al descubierto su verdadera forma. Los delgados músculos y su cara raquítica se muestra por televisión ante cientos de personas. El símbolo de la paz, la figura que debía permanecer idealizada para cumplir su papel en la sociedad, ahora no es más que un decrépito loco que arriesga su vida por la justicia.

Aprovechando el desconcierto, One For All termina de poner la puntilla con una dolorosa verdad: Tomura Shigaraki es el nieto de Nana Shimura. Aquél contra el que había estado luchando tanto tiempo, era en realidad familia de su propia maestra. El villano había estado manipulando al chico para enfrentarlo constantemente contra el héroe. All Might comienza a llenarse de ira, pero también de miedo y arrepentimiento. ¿No es su obligación guiar a Tomura por el buen camino? ¿En qué momento se desvió hacia la oscuridad?

Por primera vez en todo “My Hero Academia”, el símbolo de la paz pierde la sonrisa. “Un héroe también debe sonreír, porque no salva solo personas, sino también corazones“. La enseñanza de Nana que había estado aplicando desde hacía años queda sepultada por la locura. All Might entiende que está luchando a vida o muerte, que es su última misión antes de ceder el puesto a su sucesor, y retrocede instantes antes de lanzarse al vacío. Los ánimos de la gente, sumados al recuerdo de sus orígenes, de porqué lucha, le empujan por encima de su propio límite.

Gran Torino observa la situación desde la distancia, y en seguida entiende lo que está pasando. “Ha estado reteniendo su poder durante todo este tiempo“. Aunque podía haber superado su límite hace mucho, se mantuvo sereno para poder no desequilibrar la balanza. Ahora ya no opera bajo el poder del One For All, sino bajo la energía que le insufla su propia llama interior, esa que dejó encendida Nana antes de morir. No obstante, el villano comienza a perder la paciencia, y en unos pocos segundos prepara lo que parece un ataque definitivo. Por suerte para All Might, en el último instante aparece la caballería.

Endeavor y Edge Shot llegan al lugar para detener el ataque del villano y ayudar a su compañero. El primero no soporta ver al que siempre fue su meta a superar, en una condición tan vergonzosa. Endeavor siempre luchó por alcanzarlo, pero según pasaba el tiempo, más distancia había entre ambos. ¿Estaba engañado durante todo este tiempo? Junto a ellos el resto de héroes llegan al lugar y terminan de evacuar a los pocos supervivientes trabajando en equipo. Hechos que colman la paciencia del villano, y que desembocan en una gran explosión. El escenario vuelve al punto de partida.

Hasta el momento All For One solo había estado jugando, probando la debilitada fuerza de su rival, pero decide tomar una resolución para acabar con el problema de una vez por todas. Acumulando en su brazo todos los kosei que ha absorbido gracias a su extraña habilidad, prepara un ataque que termine de manera definitiva con All Might. Este sí será el último movimiento, y el héroe no quiere quedarse atrás. Armado de valor acude al choque en una de las escenas de animación más espectaculares de todo “My Hero Academia”.

La diferencia de fuerza entre ambos no tarda en hacerse palpable, y el brazo de All Might revienta en una explosión de sangre. Todo por seguir con vida, por poder terminar el entrenamiento de Midoriya, corregir todos los errores que ha ido dejando, y hacer mejor las cosas. Lo que parece su sacrificio no obstante no es más que una estratagema. Siguiendo las palabras de su maestro, cambia toda la potencia de su ataque al brazo izquierdo y golpea al villano de lleno en la cara. Ahora sí, el símbolo de la paz vuelve a erguirse.

Su acto heroico ha permitido salvar al mundo una vez más, pero ha sido la última. Su poder llevaba tiempo decayendo, y esto ha sido la prueba de ello. Sin embargo la esperanza no está perdida, ya que Midoriya va camino de ser el nuevo pilar sobre el que se apoyará la sociedad en el futuro. Es a él a quien ahora le toca convertirse por fin en un héroe.


Contenido relacionado