super campeones 2018

Super Campeones 2018

¡Estalla el duelo! Oliver y Julian despliegan su talento en Super Campeones 2018

¿Logrará el New Team superar al todopoderoso Mambo?

super campeones 2018
 

Mark Lenders y Philip Callahan nos dejaron nos dejaron durante la pasada semana en “Super Campeones 2018” con un duelo en el que el corazón y la voluntad se acabó imponiendo del lado del Meiwa. Con Lenders ya en la final, toca ahora decidir quién será su contrincante. Para la ocasión contamos con los dos mayores talentos naturales del fútbol japonés: Oliver Atom y Julian Ross, con sus respectivos conjuntos New Team y Mambo.

Comienza el encuentro entre ambas fuerzas y rápidamente en el New Team se dan cuenta de que su rival de hoy, el Mambo, nada tiene que ver con los equipos a los que se han enfrentado previamente. De la mano de un Julian Ross que mide todas sus decisiones al milímetro, el Mambo logra encadenar una primera ofensiva que acaba con un peligroso remate. Posteriormente es el New Team quien pasa a la acción, pero nuevamente el Mambo logra finalizar la acción ofensiva del rival con la misma solvencia que mostraran en su propio primer ataque.

A raíz del robo de balón, Julian Ross lanza una rápida ofensiva de forma individual. Se desprende con facilidad de los marcajes del New Team y logra finalmente la primera muestra de uno contra uno que tanto desea con respecto a Oliver. Este primer cara a cara, no obstante, se resuelve en empate, pues en el último segundo Oliver logra suprimir la magnífica acción que había ejecutado el capitán del Mambo. De igual manera, conocemos que Julian ha hecho saber a sus padres la necesidad de que acudan hoy a su partido, precisamente para que disfruten el final de su carrera con un rival tan memorable.

Tras volver nuevamente a la acción, Julian decide esperar a Oliver para vérselas una vez más a modo individual. Esta vez, sin embargo, en el forcejeo entre ambos jugadores Oliver propina un golpe en el pecho de su contricante, el cual queda detenido a raíz del dolor. Como consecuencia de la preocupación, pues Oliver es conocedor de la enfermedad de Julian, el capitán del New Team es incapaz de enlazar con el pase de Tom Baker, desperdiciando así una oportunidad que desde luego no será el caso de Julian Ross. Este aprovecha el espacio generado y mediante una secuencia de espectaculares jugadas al más alto nivel logra comenzar a decantar el partido del lado del Mambo, anotando el gol que se convertiría en el 1-0 a favor.

Durante el transcurso del torneo múltiples son las oportunidades en las que el New Team se ha visto abajo en el marcador, por lo que un mero gol no logra afectar lo más mínimo a sus aspiraciones. Una vez reanudado el juego, el New Team demuestra por qué ha llegado hasta la semifinal, y empieza a desplegar un genial juego combinativo que hace que progresar por el campo sea una tarea bien sencilla. El resultado del trabajo en equipo genera una oportunidad espléndida para Oliver, quien con una increíble chiena, como ya nos tiene acostumbrados, logra poner las tablas: 1-1.

Pese a haber conseguido que el electrónico se equilibre, comenzamos a observar ciertas dudas en la determinación de Oliver. Al preguntarle Julian si era consciente de su enfermedad, el capitán del New Team queda paralizado, desembocando esto en una jugada que por poco supone un nuevo gol del Mambo. Julian hace prometer a Oliver que sea como sea no se guardará nada, y así asiente nuestro protagonista, aunque ciertamente no lo tendrá nada fácil. En una decisión inesperada, el Mambo comienza a ejecutar a la perfección la táctica del fuera de juego. Una disciplina tan avanzada sorprende incluso al propio Roberto Sedinho, y acaba provocando que Oliver quede totalmente inhabilitado.

Julian Ross pretende seguir mostrando su amplio abanico técnico, y rápidamente transforma un balón muerto en el aire derivado de una ofensiva fallida en un impresionante remate de chilena que, esta vez sí, ofrece al Mambo la ventaja en el marcador: 2-1. Ross, de esta manera, vuelve a mostrar a Oliver que no tiene absolutamente nada a envidiarle, ni siquiera su tiro predilecto. Con este resultado en el marcador nos marchamos al descanso, y los ánimos en los vestuarios son sumamente opuestos. Por un lado, tenemos por sorpresa a un abatido Oliver, que por primera vez parece no confiar en sus posibilidades. Por otro, encontramos a un molesto Julian Ross que muestra claramente su disconformidad a Amy ante su ‘traición’.

En este punto, la moral de Oliver se encuentra realmente por los suelos, y se ve incapaz de cumplir con las jugadas que siempre realiza de forma natural. Solo Tom Baker parece aguantar el tipo del New Team, aunque él solo no puede hacer frente a la inmensidad de Julian Ross. En un último intento de duelo, el cual se ve acompañado por una dramática lluvia, Oliver ni siquiera intenta anteponerse a Julian, pues considera que la diferencia de nivel entre ambos es demasiado grande como para salir victorioso. El desenlace de la acción es, ni más ni menos, que el 3-1 para el Mambo, con un Julian Ross decepcionado pero que sin embargo parece determinado a arrollar al New Team en el siguiente episodio de “Super Campeones 2018”, y ante la atenta mirada de un recién llegado Benji Price.


Contenido relacionado