La UE impondrá a Netflix, HBO y Amazon un mínimo de 30% de producción local

La normativa será aprobada en diciembre y los estados miembros tendrán un plazo de 20 meses para aplicarla

La UE impondrá a Netflix, HBO y Amazon un mínimo de 30% de producción local
 

Con el crecimiento de la industria en suelo europeo, las instituciones están comenzando a ver fallas fiscales por todas partes. Netflix, y el resto de compañías que operan en el viejo continente, suelen importar sus producciones para evitar pagar los impuestos de países locales, aumentando sus beneficios. Sin embargo la UE pretende cambiar eso para los próximos años con una medida que forzará la atracción de inversión europea a los proyectos de las grandes compañías norteamericanas.

Roberto Viola, jefe del departamento de la Comisión Europea que se encargara de regular las redes de comunicación, contenido, y tecnología, anunciaba el pasado lunes en el Festival de Venezia que las compañías de streaming deberán tener un mínimo del 30% de producciones locales si quieren seguir operando en Europa. “Solo necesitamos la votación final, pero es una mera formalidad“. Si nada sale mal la nueva normativa será aprobada en diciembre, momento a partir del cual los 28 estados miembro tendrán un máximo de 20 meses para actualizar la regulación.

Durante la aprobación se dejará la puerta abierta a que los países decidan si quieren aplicar un mínimo del 30 o 40% a estas empresas. Otra posibilidad será evitar la carga directa a través de subcuotas incluidas en las producciones. Algo similar a lo que ya hace Alemania añadiendo un pequeño recargo a las cuotas de suscripción de las plataformas para apoyar el fondo de producción nacional. La idea en resumen, pasaría por asegurar un mercado atractivo para las inversiones nacionales, atrapando un porcentaje del gran negocio que actualmente escapa a Estados Unidos.

Viola apuntaba que a pesar de la tendencia positiva de algunas compañías, ninguna de ellas alcanza el mínimo propuesto de contenido. La situación deseada podría alcanzarse sin ninguna medida con el paso del tiempo, pero la Comisión quiere asegurarse que ocurra presionando desde las instituciones. Cosa que podrán hacer con cierta facilidad gracias al alto porcentaje de trabajadores europeos que ya forman parte de alguna de las plataformas. “No tiene valor legal, pero ayudará a los reguladores nacionales a aplicar las reglas“, aseguraba el pasado octubre.

Junto a esta nueva medida la UE además también está trabajando en otras nuevas normativas relacionadas con el sector. Una de ellas iría enfocada a obligar a las compañías de streaming y a plataformas de contenido como Youtube a pagar tasas de derechos adicionales a los guionistas y directores de cine y televisión. “El mundo de Internet ha creado lo que nosotros llamamos una diferencia de valor… Artistas y creativos deben ser capaces de renegociar sus contratos“.


Contenido relacionado