Crítica de Dragon Ball Heroes episodio 13: Al ritmo de los corazones

Goku y Hearts comienzan el que se tratará de su enfrentamiento final

dragon ball heroes
 

“Dragon Ball Heroes” parece acercarse al desenlace final de la saga de Hearts, y lógicamente ello implica que Son Goku volverá a hallarse en el centro del combate definitivo por la humanidad. El capítulo de esta semana nos deja precisamente con una primera parte de ello, y aunque desafortunadamente no contamos con el deseado desenlace, sí tenemos a nuestro alcance diversas secuencias de combate que vale la pena destacar.

Para comenzar, es importante señalar que el episodio aumenta su ritmo a medida que progresa, algo que sobre todo podemos observar en los primeros compases de la batalla entre Goku y Hearts. Mientras que al comienzo nuestro protagonista se halla meramente en la forma de Super Saiyajin, la cual lógicamente no es suficiente para hacer frente al villano, una vez que ha podido medir la superioridad del rival no duda en alcanzar uno de sus estados más elevados de poder.

Poco tarda Goku en comenzar a cargar su energía

Con el Super Saiyajin Azul en acción es cuando comienza el baile de “Dragon Ball Heroes”, y es que Toei ha dejado a sus seguidores con una coreografía que vale la pena resaltar. Hearts inicia una acometida en la que lanza una constante de bombas de energía que nos permite apreciar a Goku valiéndose tanto de su agilidad como del entorno por tal de poder esquivar los ataques del enemigo. A pesar de ser una apreciación no central, resulta destacable el movimiento del cabello de los personajes, el cual es un reflejo del dinamismo con el que se está elaborando la escena.

Una vez superado este tramo, es el turno de Goku de atacar, y lo hace en primera instancia mediante una cadena de golpes que, hasta cierto punto, puede recordar a la coreografía utilizada durante el icónico Kaioken a Nappa, aunque lógicamente con un final muy distinto. No menos destacable resulta la fluidez previa de Goku a la hora de devolver uno de los haces de energía de Hearts, un movimiento que rezuma naturalidad a la par que detallismo en su ejecución. Este despliegue, por si fuera poco, se finaliza con un kamehameha vivo y de movimiento constante que hace de magnífico cierre.

dragon ball heroes
Goku devuelve el ataque en una secuencia cargada de fluidez

Asimismo, hay que recordar que al mismo tiempo que se está produciendo el enfrentamiento en Hearts y Goku también se están llevando a cabo otros, como el de Kamioran contra Androide 17 y Piccolo. Este, al igual que con la coreografía de Goku reminiscente a la del enfrentamiento con Nappa, nos deja con cierto sabor nostálgico gracias a Piccolo. Y es que mientras que Androide 17 se encuentra bloqueando las bombas de energía de Kamioran mediante su característica barrera de energía, Piccolo logra cargar su cañón de haz para ofrecernos una escena que hemos visto ya muchas veces, y que curiosamente puede recordarnos también a la saga de los Saiyajin.

Volviendo en una última toma a Hearts y Goku, la realidad se muestra como una bastante cruda para el Saiyajin: sus ataques como Super Saiyajin Azul no han surtido efecto, y Hearts toma una vez más la delantera ofensiva. A pesar de que el villano no parece causar demasiado daño a Goku con sus nuevos ataques, parece obvio que si el Saiyajin más poderoso de todos pretende frenar a Hearts deberá hacer uso de sus dos niveles adicionales: la combinación con Kaioken o incluso el Ultrainstinto.

Hearts demuestra que Goku deberá hacer mucho más para batirle

En última instancia, no obstante, hemos de señalar que no parece que el siguiente episodio vaya a situar el foco sobre Son Goku, pues el titular del mismo nos da a pensar que Kamioran, al cual podíamos verle entrar en modo furia tras caer ante Piccolo, desatará todo su poder de forma brutal. Aun así, para comprobar lo que nos depara deberemos ser pacientes durante algunos días más.

Redactado por: Cristian M. Villa
Graduado de Estudios Ingleses en la Universitat Autònoma de Barcelona. Sir Francis Drake me enseñó que no hay recompensa sin esfuerzo.