Análisis Castlevania Anniversary Collection: Un regreso que deja qué desear

Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One
 

Ya ha llovido desde que la saga de videojuegos Castlevania, que con el tiempo definiría las normas de todo un género como es el metroidvania, se estrenara allá por 1986. Desde entonces, las entregas que el mercado de videojuegos ha recibido se cuentan por decenas y, entre ellas, se encuentran algunas de las obras más completas y redondas que la industria del videojuego ha visto en su tiempo de vida. Sin embargo, la historia reciente de Castlevania es bien distinta, y es que parece que Konami la ha relegado a una posición más secundaria sin entregas relevantes desde 2014, en donde se estrenaba sin demasiado éxito Castlevania: Lords of Shadow 2.

Y, ahora, momento en el que algunas franquicias clásicas están volviendo a probar suerte, Konami ha querido apostar por traer de vuelta no solo a esta saga, sino específicamente a las entregas que la han definido y que han marcado todo un género. Ya lo hacía meses atrás con Castlevania Requiem y lo hace ahora con Castlevania Anniversary Collection, un recopilatorio que incluye las tres primeras entregas de NES (Castlevania, Castlevania II: Simon’s Quest y Castlevania III: Dracula’s Curse), la cuarta que salió para SNES (Super Castlevania IV), el Castlevania Bloodlines de Mega Drive, los dos juegos de Game Boy (Castlevania: The Adventure y Castlevania II: Belmont’s Revenge) y Kid Dracula, publicado en 1993.

Un recopilatorio extenso y con calidad

Algo que le achacaba hace unos meses a Castlevania Requiem era el hecho de traer de vuelta la franquicia de una forma muy fragmentada, recuperando únicamente dos obras (aunque sean auténticas joyas) y trayéndolas solamente a PlayStation 4. Castlevania Anniversary Collection rectifica en este aspecto y ofrece un recopilatorio realmente completo, con casi una decena de obras que aterrizan en PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch. De esta forma, este recopilatorio sí resulta algo útil más que para los fans y permite que personas ajenas a la IP de Castlevania se introduzcan en la misma de una forma muy completa y en la plataforma de su elección.

No voy a entrar a valorar o evaluar cada videojuego por separado, ya que a lo largo de estas décadas ya se ha escrito mucho acerca de toda la serie y nos encontramos con obras que, mejores o peores, han sido capaces de ir definiendo todo un género, de marcar un antes y un después en la industria del videojuego, y de ofrecer una propuesta jugable que, incluso a día de hoy, sigue resultando original y de calidad.

Además, la adaptación a las plataformas actuales de las entregas clásicas de Castlevania incluye algunas novedades interesantes. En un menú especial sacado de emulador, es posible guardar la partida en cualquier momento, alternar entre los diferentes juegos del recopilatorio y cambiar algunos ajustes técnicos como la forma de visualizar la obra o los marcos laterales que aparecen en la pantalla al jugar.

Al mismo tiempo, lo que resulta más destacado de este recopilatorio es la inclusión de un pequeño libro digital en el que se incluyen algunos datos, entrevistas y piezas de arte de las diferentes obras que lo componen. Habría sido todo un puntazo poder contar con ello en una edición física, pero tanto el libro como el recopilatorio están disponibles únicamente a través del formato digital.

Un regalo de cumpleaños muy pobre

No voy a negar que he disfrutado, y mucho, volviendo a jugar algunas de las entregas clásicas de Castlevania que hace más de 20 años jugaba en mi NES cuando era pequeño. Pero, por mucho que lo disfrute, soy consciente de que Castlevania Anniversary Collection es un regalo extremadamente pobre para celebrar ni más ni menos que el 50 aniversario de la compañía responsable de una de las marcas más relevantes e influyentes en la industria del videojuego.

En este sentido, Castlevania Anniversary Collection repite los principales errores de Castlevania Requiem y vuelve a ofrecer un recopilatorio que, si bien ahora sí incluye mucho contenido, lo hace como un simple emulador. Las obras no han sufrido ni un solo retoque técnico y no ofrecen nada que un emulador no pueda ofrecer a día de hoy (más allá de llevarlas a plataformas como las consolas). Tal vez, si tenemos esto en cuenta, la versión de Nintendo Switch sea la que más valor tiene por ser capaz de adaptar este emulador al formato portátil; pero, en el caso de las consolas de sobremesa y, sobre todo, en el de PC, Castlevania Anniversary Collection es fácilmente sustituible por un emulador.

Asimismo, el aspecto técnico deja bastante que desear y, dado que la resolución no se ha tocado, volvemos a tener el problema de Requiem y algunos textos llegan a verse muy mal debido a la resolución de la fuente de estos. Por su lado, la posibilidad de cambiar el aspecto nos da tres opciones: ajustarlo al tamaño de pantalla alargando la imagen estándar, jugar en formato original o el formato “pixel-perfect“. Ninguno de los tres ofrece una mejora significativa y los dos últimos dejan unos marcos laterales que podemos rellenar con algunos trabajos de arte y portadas clásicas de Castlevania. Nada de ello resulta especialmente bonito o cómodo a la hora de jugar.

Más allá de todo esto, aunque la opción de guardar en cualquier momento se agradece, estas entregas de Castlevania siguen teniendo unas cuantas décadas a sus espaldas y eso se nota en lo jugable. Rebosan calidad y tienen propuestas que aún resultan frescas, pero están lejos de poder contentar a un público actual. En un mercado en donde el metroidvania ha dado obras como Hollow Knight, los Castlevania originales son simplemente demasiado duros. Puede contentar al público más acérrimo y longevo, como es mi caso, pero desde luego veo complicado que alguien nuevo decida entrar y disfrute de la franquicia de esta manera.

Potencial desaprovechado

En una época en la que estamos viendo cómo vuelven algunos videojuegos clásicos con remakes completos como es el caso de Crash Bandicoot, Spyro, MediEvil o Link’s Awakening, el regreso de Castlevania se queda muy a medias. No voy a negar que he disfrutado con Castlevania Anniversary Collection, y es que las entregas clásicas que han definido un género y marcado la industria del videojuego siguen resultando una apuesta sólida y divertida a día de hoy, pero está claro que se podría haber hecho mucho mejor.

Como con Castlevania Requiem, Konami ha vuelto a apostar por el trabajo fácil, rápido y barato. Básicamente, un emulador que incluye un puñado de videojuegos de la franquicia y los lleva a todas las plataformas actuales. No está mal, pero sigue resultando una oportunidad desaprovechada para traer una remasterización real, con retoques técnicos y de diseño, de estas queridas entregas; o, ¿por qué no soñar con una entrega nueva que reimagine los clásicos al estilo de Sonic Mania? Sea como fuere, lo que tenemos es Castlevania Anniversary Collection y, aunque sigue teniendo buen sabor, es el más soso de todos los platos con los que la franquicia podría haber vuelto a nuestras mesas.

Positivo

  • Un recopilatorio con casi una decena de obras clásicas y de calidad
  • Al contrario que Castlevania Requiem, este sí llega a todas las plataformas actuales
  • El libro con datos, entrevistas y arte es un buen añadido

Negativo

  • Se trata, básicamente, de un emulador
  • No ofrece ningún tipo de retoque o mejora técnica
  • Jugablemente, los videojuegos pueden resultar demasiado duros para el público actual
7

Bueno

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Redactado por: Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.