Análisis Go Vacation para Nintendo Switch

Nintendo Switch
 

Es difícil innovar en un género como el de los minijuegos tras éxitos como Wii Sports y Mario Party, pero Bandai Namco lo logró hace unos cuantos años gracias a Go Vacation, uno de los videojuegos más completos de este género que apostó por la utilización de un mundo abierto con multitud de actividades que realizar que van más allá de los propios minijuegos. Exploración, secretos y hasta 50 actividades que contentarán a los amantes de los deportes. Cuatro complejos vacacionales que serían el sueño de cualquiera.

Pero siete años después regresa el mismo videojuego, con un pequeño lavado de cara pero con el mismo contenido de siempre. Nintendo Switch, tras su éxito inicial, que se sigue consolidando mes a mes, recibe una versión de Go Vacation que se puede antojar innecesaria pero, a diferencia de este pensamiento, es un proyecto muy interesante para aumentar el público casual que, necesariamente, ha de ir subiéndose a la plataforma para lograr alcanzar a otras videoconsolas de Nintendo como Wii o Nintendo DS.

Su punto fuerte: el contenido

Hay algo que diferencia a Go Vacation de otros títulos de minijuegos: mientras que Wii Sports o Mario Party necesariamente precisa de varios jugadores para divertir, este videojuego de Bandai Namco se disfruta solo gracias a la inmensa cantidad de contenido a desbloquear. Podemos jugar a los complejos, que son cuatro mundos abiertos (más un quinto que sería nuestro hogar personalizable), o elegir cada una de las actividades que hemos ido desbloqueando. Pero lo interesante es que muchas de las actividades tienen varios modos de juego y circuitos (como el caso de las carreras urbanas) que amplían enormemente las horas de juego.

Hay deportes acuáticos, de riesgo (como el paracaidismo), de conducción u otros más relajados, pero todos ellos están bien implementados en los complejos: hay uno urbano, uno nevado, uno en la playa y otro en un denso bosque. Y como es de esperar, los deportes acuáticos estarán en la costa mientras que los de invierno en la montaña. El modo más divertido de desbloquear estos deportes es siguiendo los consejos de nuestra ayudante e ir directamente a los puntos de interés que nos marca. Siguiendo estos pasos, la duración se puede ir a más de 30 horas, una cantidad más que suficiente para un videojuego del estilo.

Si tiene tanto contenido, por otra parte, es gracias a los mundos abiertos que se implementan en los complejos: están bien diseñados, tienen diferentes vehículos para desplazarse y tienen otros secretos como cofres del tesoro y fotografías que hacerse. Y aunque vayamos solos, podemos elegir a un compañero de la IA que nos acompañe en nuestro paseo. Es cierto que el modo local sería lo mejor, puesto que así recorremos la isla con nuestros amigos, pero no todo el mundo tiene posibilidad de jugar con alguien así que sigue siendo una propuesta interesante para un jugador. El único problema es que no tiene multijugador online, y se podría haber aprovechado esta adaptación para haber creado de estos complejos enormes HUBs con algunas actividades, sobre todo las competitivas, factibles de juego online.

La simpleza del control y de las mecánicas

¿Cuál es el principal problema de Go Vacation? La propia mecánica de los minijuegos es muy simple: el control es arcade, como era de esperar, pero no solo eso, sino que peca de simple. En los minijuegos como las motos de agua o las carreras de coches, el control del vehículo es impreciso. No se necesita más, es cierto, porque siempre parece que tenemos ventaja sobre el resto de jugadores controlados por la IA, pero es algo que se hace patente cuando jugamos con un jugador real. La competición puede hacerse tediosa.

En otros minijuegos más tranquilos el control y sus defectos propios de la simpleza patente, no suele ser un problema aunque siga estando presente. Pero sí que creemos que aunque hay varios modos de juegos en muchas ocasiones, estos son repeticiones del resto con otras mecánicas como atravesar aros o hacer carreras en circuitos en vez de punto a punto. Podríamos resumir el problema del control en un elemento: Bandai Namco se preocupó más de la cantidad (de minijuegos) que de la calidad.

En cambio, tenemos la posibilidad de probar la Escuela para aprender todos y cada uno de los elementos y trucos que podemos realizar. Es interesante porque algunas de las posibilidades de los minijuegos no se explican salvo que practiquemos. Por último, otro problema de control es la cámara: en la exploración no se puede mover con el joystick derecho, sino con el izquierdo pulsando L, algo que provoca que el control no sea libre.

Mejoras gráficas… Y variedad de parajes

Sí, el videojuego ha sido mejorado gráficamente y, sobre todo, se nota en el aumento de resolución. Nada sorprendente, a decir verdad, puesto que las texturas siguen teniendo un nivel más propio de Wii que de Switch, pero todo luce bonito gracias a una variedad de parajes que hace del apartado artístico una gozada. La playa es una zona paradisíaca y, es de agradecer, los reflejos en el agua. Sobre todo, por lo tanto, se ha ganado en colorido.

No negamos que podría haberse mejorado aún más este elemento, que se podría haber actualizado a los tiempos que corren, pero cumple su función. En cambio, si echamos de menos un cambio de fuente en las letras de los menús. Son antiguas y, los menús, a veces son complejos de entender.

Un completo juego festivo para toda la familia

Juegues solo, con amigos o con la familia, Go Vacation es una completa oferta que agradará a todos. Sí, es un port directo de Wii con una subida en la resolución, pero esto no puede provocar que los jugadores que deseen un producto repleto de minijuegos y horas de juego dejen de lado esta propuesta.


Positivo

  • Completo, largo... Más de 50 actividades
  • Los complejos: enormes mundos abiertos con muchas cosas que desbloquear
  • Posibilidad de hacer una casa propia
  • El modo local sigue siendo muy divertido

Negativo

  • Apartado gráfico y sonoro mejorable
  • El control es demasiado arcade
7.5

Bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida