Análisis Judgment: Apocalypse Survival Simulation

PC
 

Juegos pertenecientes a la variante de estrategia existen muchos, y obras adheridas al estilo posapocalíptico hay aún más. Estos dos conjuntos de ideas, dentro del mundo de los videojuegos y en la cosmovisión de los medios artísticos, respectivamente, suelen ser de común convergencia en nuestra industria. No obstante a ello, Judgment: Apocalypse Survival Simulation, la creación de Suncrash, logra evadir los obstáculos que plantea la tendencia a lo genérico para ofrecernos un producto que, a pesar de problemas notorios, es capaz de entretenernos con suma facilidad, en especial por un magnífico manejo de la progresión y, en general, por cotas de accesibilidad y adictividad que impactarán en cualquier clase de jugador.

Disfrutando entre no-muertos y demonios

El planteamiento es sencillo: súbitamente, una legión de zombies y entidades impías asolan la ciudad y erradican la vida como la conocemos. Nosotros, unos campistas, somos tomados por sorpresa por una extraña bestia, mas dos cazadores logran salvarnos de lo inevitable. Una vez introducidos en la desgraciada realidad, y comenzando con un grupo de tres personas, estaremos en la obligación de comenzar a crear un refugio sustentable para poder sobrevivir al apocalipsis, mientras vamos avanzando en nuestras construcciones y aumentamos el grupo de personas que forman parte de nuestra pequeña civilización. Una que, con el paso del tiempo, podrá convertirse en algo más grande, y allí recae uno de los principales cimientos del juego: la resaltada progresión.

Judgment: Apocalypse Survival Simulator resalta por múltiples motivos, y uno de los que prima enfatizar es su capacidad tan fluida y sutil para mantenernos atados a la pantalla sin deseos de separarnos. El juego se toma la aventura como un viaje y, al afrontar la historia –nula argumentalmente hablando, todo sea dicho– desde ese punto de vista, depone pequeñas escalas de magnitud a cada movimiento que hacemos para siempre perpetuarnos con los ojos colocados en un objetivo. La obra nunca se queda estática y, regularmente, nos hace cambiar de rumbo a través de micrometas que crean un dinamismo sobresaliente. El título cuenta alberga una estimable dosis de complejidad y, en un principio, podría sentirse una leve impresión de agobio, no obstante, la desarrolladora logra introducirnos a cada una de las mecánicas y sus distintas divisiones con calma, lentitud y constancia, equilibrio que permite que, incluso pasadas las horas de juego, aún tengamos ramas por descubrir y sintamos el impulso a continuar indagando y creciendo.

Por otra parte, toda la estructuración lúdica queda enmarcada dentro de un vaivén entre profundidad y superficialidad, haciéndola accesible para veteranos que aspiren a pasar un buen rato y para novatos que anhelen incursionarse en el género sin sufrir en demasía; Suncrash, con grandes niveles de diversión de por medio, plantea un modo de abordar la índole que le permite referirse a todo público. Efectivamente, no nos hallamos ante una eminencia o un inexorable puntero del género como la franquicia Total War o la saga Civilization, pero las intenciones de la producción se decantan por el más puro entretenimiento desenfrenado, característica donde radica parte de su encanto.

El goce de la densa evolución

Además de la progresión, Judgment: Apocalypse Survival Simulation despunta por poseer una inmensurable densidad de contenido. De lo micro a lo macro, tendremos a nuestra disposición un grupo de personajes que, con el transcurso de la partida, irá creciendo en número, donde cada uno presentará no sólo sus respectivas necesidades como sed, hambre y sueño sino que, además, todos ostentarán sus alusivas capacidades especiales al igual que sus propios inventarios para arma, armadura y objeto terciario. A partir de este ensamble, se comienza a erigir la construcción del pueblo en sí, pudiendo así otorgarle a cada uno de los involucrados una tarea distinta que responda a sus potestades mediante cómodos comandos, siempre buscando extender la longevidad de los recursos y maximizar la ganancia por menor esfuerzo.

De modo similar, la imperiosa necesidad de prestar atención a cada mínimo detalle juega un papel relevante en la adicción que supone la obra; es positivamente difícil parar de disfrutar. Y es que, prosiguiendo con la línea previamente establecida, Suncrash propone, junto al alzamiento en sí de edificios con funciones independientes o complementarias, diversas estructuras como la I+D, la manufacturación de elementos que parten de la obtención de ítems básicosmadera, arcilla, minerales…– y, yendo más allá, el desenvolvimiento del ocultismo y de rituales paranormales para agregar un dote fantástico a la ecuación. Hablamos de minería, brujería, agricultura, herreríasí, también construimos nuestro propio armamento, implicando así una gama de pistolas, rifles, subfusiles, arcos, espadas, bates y demás-, exploración, ejército, construcción… El contexto del juego no se equipara a las dimensiones de las labores de Creative Assembly y Firaxis pero, obviando tal detalle, adecúa la magnitud de estas de manera magistral a los relativamente reducidos postulados de su obra, incluyendo hasta los eventos aleatorios que, si bien monótonos y repetitivos, son un interesante intento por dotar al resultado global de aún más quehaceres.

Por otra parte, nuestro grupo de supervivencia no será el único que evolucionará pues, a la par, los enemigos se volverán más poderosos. Estaremos depuestos en un mapa que, gracias a un territoriokilométricamenteextenso y una sorprendente cantidad de puntos por explorar, nos dará mucho por realizar y, a medida que nos alejamos de nuestros cuarteles, encontraremos adversarios más férreos. Primero, comenzaremos con típicos sabuesos y no-muertos regulares mas, después de horas, nos enfrentaremos a demonios como cerberos y ángeles caídos. En sí, las batallas no son la mejor faceta de la entrega porque no han sido muy trabajadas, pero el proceso que nos da la oportunidad de llegar a ellas –o la propia facilidad de hacer que el combate sea automático para ahorrarnos el tiempo– es en donde yace lo entretenido de la cuestión.

Complejidad y sencillez se fusionan en una destacable combinación

Judgment: Apocalypse Survival Simulation, al dejar de lado su inexistente ámbito narrativo, su problemática inteligencia artificial y la inadecuada capacidad de guardar en cualquier momentopues esto resta peso a las decisiones al poder retractarnos sin traba alguna-, culmina siendo un producto notable.

El trabajo de Suncrash materializa uno de los títulos de estrategia más divertidos de los últimos tiempos, conciliando un balance que logrará atraer a veteranos y a neófitos gracias a niveles de diversión que parecen no culminar sino que, por el contrario, se afianzan con el tiempo, haciendo que la adictiva progresión sea el pilar primordial de su calidad.





Positivo

  • Su jugabilidad concilia un equilibrio magnífico entre complejidad y sencillez
  • La sensación de progresión es constante y nos mantiene en adictivo movimiento
  • Su contenido presenta grandes cotas de densidad
  • La participación de las artes oscuras le agrega un carácter singular
  • Entre más tiempo se juega, más se disfruta

Negativo

  • Su apartado narrativo es exiguo
  • La inteligencia artificial es errática
  • El hecho de poder guardar en cualquier momento resta importancia a la toma de decisiones
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

Ronald Goncalves
Redactor de artículos y análisis de dudosa calidad. Objetivo a tiempo completo, subjetivo a tiempo parcial. Asiduo al medio interactivo por su capacidad de hacernos vivir las historias, no contarlas. Joven venezolano amante de los RPG's que busca cooperar en la evolución de un medio en pañales.