Análisis Madden 18

PlayStation 4 Xbox One
 

Septiembre es sinónimo de deportes en la industria del videojuego. Este es el mes en el que, aprovechando el inicio de la temporada en las competiciones reales, las compañías lanzan al mercado las nuevas entregas de sus títulos deportivos más importantes. Seguro que a todos se os viene a la mente FIFA, NBA 2K, o Pro Evolution Soccer, pero en esta ocasión no os venimos a hablar de ninguna de estas sagas. Es turno de fútbol americano, es turno de Madden 18. EA Sports, a través de su estudio EA Tiburón,  sigue cuidando su saga deportiva más longeva, y en esta ocasión nos brinda una entrega muy sólida y que aporta muchas novedades interesantes que a buen seguro harán las delicias tanto de los que sean fans acérrimos de este deporte, como de aquellos que lo vean un poco desde la barrera pero se decidan a darle una oportunidad al título. 

Fútbol americano para todos los públicos

Hay que tener en cuenta que el fútbol americano no goza de mucha popularidad en nuestro pais. Aunque cabe mencionar que gracias a títulos como Madden, que desde el pasado goza de distribución oficial en España, y las retransmisiones deportivas, este deporte se va haciendo poco a poco un pequeño hueco. La pregunta es: ¿es este Madden 18 disfrutable para todo el mundo, sean o no expertos de este deporte? Sin duda nuestra respuesta es sí.

El juego cuando lo iniciamos por primera vez nos ofrece tres tipos de jugabilidad para elegir. Tenemos el modo Arcade, el Simulación y el Competitivo. El modo Arcade es perfecto para aquellos que quieran iniciarse en el fútbol americano. Se aumenta el ritmo de los partidos, se simplifican las reglas y se facilitan las jugadas para que podamos hacer pases increíbles y los partidos sean muy atractivos y de altas anotaciones.

Por otro lado tenemos el modo simulación, que es el que deberíamos elegir si conocemos un poco más de los entresijos del fútbol americano. En este modo las reglas sí serán más estrictas y tendremos que tener muchos más factores en cuenta, como la fatiga, las lesiones o las estadísticas de los jugadores. Todo se vuelve más estratégico y la habilidad  y sobre todo los conocimientos tácticos de los jugadores marcarán la diferencia. Por último está el modo competitivo, que será el utilizado tanto en las competiciones oficiales de Madden 18, como en sus modos de juego online y será el modo más exigente de todos.

Otro factor importante a tener en cuenta para los novatos es la presencia de un tutorial muy completo. Y es que Madden 18 se esfuerza por enseñarnos a jugar y a aprender todo lo necesario para disfrutar de él. Pero también se esfuerza en ofrecerle a los expertos un juego profundo, en el que puedan dar rienda suelta a todos sus conocimientos sobre este complejo deporte. Fácil de jugar, díficil de dominar. Aquí radica una de sus principales virtudes.

Longshot y Frostbite, principales novedades 

Este año EA Tiburon nos ofrece con Madden 18 una entrega repleta de novedades que van desde el apartado gráfico hasta el añadido de modos de juego inéditos en la saga. Sin olvidarse de implementar también pequeños detalles en la jugabilidad que aporten todavía un poquito más a la experiencia.

Una de las principales novedades es el nuevo motor gráfico. Y es que si el año pasado vimos como FIFA 17 daba el salto al motor Frostbite, la saga Madden se mantuvo un año más bajo el motor Ignite, siendo este año el elegido para hacer el cambio. Y la verdad que podemos decir que el salto es significativo. Madden 18 luce mucho más robusto con el nuevo motor y hay que destacar sobre todo la excelente iluminación de la que hace gala. El ambiente de los partidos es espectacular y todo el conjunto hace que la experiencia sea muy buena. Aunque no todo es bueno y hay que decir que el juego sufre pequeñas caídas de framerate, no mientras se desarrolla el juego en sí, sino en las escenas que vemos entre jugada y jugada. Es cierto que no afecta a la jugabilidad pero la ambientación que genera el juego es tan buena que es una pena que estas escenas se vean un poco empañadas por este aspecto.

La otra gran novedad la encontramos en Longshot, el modo historia que introduce por primera vez la saga Madden y que, la verdad, le sienta como anillo al dedo. Se trata de un modo al estilo de El Camino de FIFA 17, que el año pasado seguía los pasos de 2K en la introducción de este tipo de historias en sus títulos deportivos. En este caso vivimos la historia de Devin Wade, un joven de un pequeño pueblo de Texas que ha tenido que pasar momentos difíciles y que acaba ingresando en un reality show en el que tendrá que demostrar que tiene las cualidades necesarias para poder jugar en la NFL. Contamos con la presencia de actuaciones tan notables como el ganador de un Oscar, Mahershala Ali, dando vida al padre de Devin, o el histórico quarterback y miembro del salón de la fama Dan Marino.  En lo jugable sí que cabe decir que este modo historia es bastante limitado ya que se apoya casi totalmente en la narrativa, y nos permite interactuar en pocas ocasiones. Únicamente tomaremos el control en elecciones de diálogo (en los que se nos preguntará incluso por aspectos tácticos del juego) y en algún que otro momento jugable real, que a nuestro modo de ver son escasos. Aunque es cierto que la historia sí nos ha gustado y puede que desde el estudio decidiesen hacerlo así para fortalecer precisamente ese apartado, y no dejar que se diluyese en las 5 horas que dura. Cabe destacar que el juego no viene traducido al castellano y creemos conveniente comentarlo en este apartado, ya que es un modo muy enfocado en el argumento y puede ser una barrera para aquellos que no entiendan bien el idioma.

En el aspecto jugable, el juego mantiene la buena línea de las entregas anteriores, aunque con alguna novedad. Si ya poseíamos un repertorio de acciones bastante extenso, con varios tipos de pase según la jugada que diseñemos, fintas para esquivar los placajes, o todo el abanico estratégico que nos ofrecen los “playbook” de los diferentes equipos, entre muchas otras cosas, este año se añade una novedad en el sistema de pases. En Madden 18 se añade la posibilidad de dar un pase dirigido a la zona del campo que nosotros elijamos manualmente. Como sabéis, el sistema de pases hasta ahora era automático, en el que cada receptor tiene asignado un botón, y cuando lo presionemos el balón irá directamente al receptor que seleccionemos. Este año esto se mantiene pero también se nos permite ejecutar un pase manual. Apretando el L2 cuando recibamos el balón con el quarterback nos aparecerá un puntero en el campo, del que podremos seleccionar tanto longitud como altura, permitiéndonos dar pases mucho más precisos. Eso sí, es una mecánica que cuesta bastante de dominar sobre todo si ya estamos acostumbrados al sistema anterior.

Repleto de modos de juego

Aparte del mencionado modo Historia, el juego cuenta con muchos modos de juego que nos garantizarán muchísimas horas de diversión. Para aquellos que busquen una experiencia offline, aparte de Longshot, podemos disfrutar de un modo Franquicia muy completo. Aquí podremos gestionar una Franquicia de fútbol americano de una manera muy completa. Desde los objetivos que nos planteamos a principio de la temporada, hasta los fichajes de nuevos jugadores, pasando por la gestión financiera del equipo. Todo esto teniendo, por supuesto la posibilidad de jugar los partidos, aunque podremos optar también por la opción de simularlos. Es un modo robusto y muy divertido pero hay que recalcar que apenas introduce novedades con respecto a otras entregas por lo que se puede hacer repetitivo para aquellos que ya lo jugasen en juegos anteriores.

Por otro lado tenemos los Head to Head online. En este modo jugaremos partidos online contra otros jugadores, con la particularidad de que nuestros resultados serán reflejados mediante un sistema de puntuación que nos otorgará un ranking.

Por último, el modo estrella de Madden 18 es el popular Ultimate Team, que seguro que os sonará a mas de uno por la saga FIFA. Aunque hay que decir que en este caso presenta bastantes diferencias con lo que vemos en el simulador de “soccer”. En Madden aparte de la competición contra otros jugadores, también tiene mucha importancia el componente offline. Este Ultimate Team está repleto de desafíos en los que nos enfrentaremos a la CPU y que además nos otorgaran importantes beneficios tanto a nivel de cartas de jugadores como de monedas.

Además de todo lo anterior, Ultimate Team cuenta este año con tres importantes novedades. En primer lugar tenemos que hablar de Draft Champions, un modo similar al FUT Draft de FIFA y en el que tendremos que confeccionar una plantilla seleccionando los jugadores que nos vayan tocando en cada ronda. Con estos jugadores tendremos que jugar un torneo y en función de lo bien que lo hagamos tendremos mejores o peores recompensas. La otra novedad es MUT Champions, que viene a ser la faceta más competitiva de este modo y que nos permitirá conseguir las mejores recompensas. Por último se añade la modalidad cooperativa MUT Squad. En esta modalidad jugaremos partidos de 3 vs 3 en los que se nos permitirá escoger el rol de ataque, defensa o entrenador. El entrenador usará su carta de entrenador y podrá controlar cualquier jugador excepto el quarterback y el pateador. En ataque se usarán las cartas y el” playbook” que tenga el jugador que ejerza de capitán defensivo, y este asumirá normalmente el rol de quarterback y se encargará de escoger las jugadas a realizar . Y en defensa se usarán las cartas que tenga el capitán defensivo y su “playbook” defensivo mientras que el jugador se encargará de elegir las jugadas defensivas.

Apartado técnico

Como ya os comentamos anteriormente, Madden 18 incorpora por primera vez el motor Frostbite. Y el salto de calidad se nota, y mucho. Pero no solo en el apartado visual, con mejoras en la iluminación y con unas texturas realmente buenas, sino también en las físicas, más realistas y creíbles que en entregas anteriores. Y esto es algo muy importante en un juego con tantas colisiones entre jugadores como el que nos atañe.

En el apartado sonoro comentar que el juego también esta a un nivel muy alto. El ambiente en los estadios es espectacular y esto sumado a unos geniales comentarios, que parecen sacados de un partido real, hace que este que nos sumerjamos de lleno en los partidos.

La banda sonora tiene un fuerte componente de hip hop, lo cual encaja perfectamente con el tono que ofrece el juego pero que se puede hacer un poco repetitiva en caso de que no os guste demasiado este genero musical.

Conclusiones 

EA Tiburon nos ofrece este año una entrega muy sólida, con muchas mejoras que hacen que nos encontremos en Madden 18 la mejor entrega  de los últimos años. Novedades tan importantes como la inclusión del motor Frostbite o el añadido de Longshot sumado a los modos clásicos de la saga hacen de este título un imprescindible para aquellos fanáticos del fútbol americano, aunque no se olvida de los jugadores novatos a los que les facilita mucho la entrada en este mundillo. Aunque no todo es positivo y siempre quedan aspectos por pulir como son las pequeñas bajadas de framerate que acusa el título o los excesivos tiempos de carga que tenemos entre menús. Y que llega en completo inglés, lo que puede echar para atrás a algunos jugadores que no dominen bien el idioma. Pese a estos detalles,no podemos más que recomendaros un título que, a nuestro modo de ver es un imprescindible en nuestro catálogo de juegos deportivos.


Positivo

  • El Frostbite hace que luzca visualmente genial
  • Longshot le sienta como un guante a la saga
  • Muy accesible para los nuevos jugadores
  • Añadidos muy interesantes para Ultimate Team
  • Recrea fielmente el espectáculo que genera el fútbol americano

Negativo

  • Excesivos tiempos de carga
  • Pequeñas bajadas de framerate en las animaciones entre las jugadas
  • Nos llega en completo inglés
9

Increíble

Política de puntuación