Análisis Super Mega Baseball 2

PC PlayStation 4 Xbox One
 

Uno de los géneros de videojuegos más explotados año a año es el deportivo. Desde las clásicas entregas anuales que consiguen mover millones de dólares como FIFA o PES hasta títulos de deportes más minoritarios como pueden ser el golf o el tenis, que precisamente este año viene fuerte con varios videojuegos, el género deportivo ha sido desde siempre uno de los más deseados por los fans de los videojuegos. Sin embargo, por simple cercanía, hay muchas obras que en nuestro territorio son apenas conocidas pero que gozan de enorme calidad y son muy deseadas en otros lugares, como son las de béisbol.

Y justo es del béisbol del deporte que hoy os venimos a hablar con el análisis de una nueva obra basada es este deporte tan popular en lugares como Cuba, Estados Unidos o China. Super Mega Baseball 2 llega como un videojuego con un apartado visual muy desenfadado y sin licencias oficiales, prometiendo una acción más parecida al de un título arcade que al de un simulador. ¿Pero es esto cierto? Y, sobre todo, ¿resulta divertido? Os invitamos a que nos acompañéis en nuestro análisis de Super Mega Baseball 2 para descubrirlo.

Fácil de entrar, difícil de dominar

El propio nombre de Super Mega Baseball 2 nos indica que el videojuego no va a ser precisamente un simulador fotorrealista. El apartado visual de la obra es desenfadado, casi infantil, y en general todo nos indica que vamos a darnos de bruces con un juego arcade. Aunque esto no sea totalmente cierto, como veremos más adelante, lo cierto es que las primeras horas no van muy desencaminadas de estas impresiones. Cabe destacar antes de continuar que resulta imprescindible conocer lo básico del deporte para jugar a Super Mega Baseball 2. Esto no es Wii Sports y, aunque no hace falta ser todo un experto, el videojuego presupone que, como en casi cualquier título deportivo, tenemos una mínima idea de las normas y mecánicas propias del deporte en cuestión.

Una vez que entramos a la obra sabiendo qué es el béisbol, nos encontramos con un videojuego que resulta bastante amigable. Las mecánicas se han hecho de una forma que resulta sencillo comenzar a ejecutar y, en general, casi todos los aspectos resultan muy intuitivos. Desde los lanzamientos hasta los bateos pasando por intentar alcanzar las bolas golpeadas por el rival, todo tiene ese toque arcade que hace bastante sencilla la entrada a Super Mega Baseball 2.

Sin embargo, tras todo este aspecto arcade, Super Mega Baseball 2 oculta un videojuego realmente profundo y que sí que se acerca más al simulador que al arcade. A pesar de que desde el principio podemos jugar y disfrutar de lo que propone, la profundidad que guardan las diferentes mecánicas y las opciones que se nos dan para manejar a nuestros deportistas hacen que llegar a dominar los diferentes aspectos del videojuego no sea para nada sencillo.

Tendremos que aprendernos ciertas jugadas, podemos arriesgar cuanto queramos robando bases y, en general, hay muchos factores que podemos controlar de forma simultánea, dándole una profundidad más que interesante al videojuego. Además, el buen sistema de físicas hace que los golpeos de la bola y las trayectorias de esta se sientan justos en todo momento, premiando en gran medida el hacer las cosas bien. Lanzar la bola al punto justo o golpearla en el lugar y momento correcto es algo que tendremos que ir aprendiendo a medida que jugamos y le dedicamos horas a una obra que, pese a su aspecto, oculta una profundidad digna de admirar.

En general, Super Mega Baseball 2 es una obra capaz de sorprender porque, por un lado, no pone demasiadas trabas a la hora de comenzar a jugar; pero por otra parte ofrece una profundidad a través de sus mecánicas y opciones que hacen de la obra un simulador de lo más completo. Todo ello está bien llevado y, seamos el tipo de jugador que seamos, está claro que podremos disfrutar de esta obra durante unas cuantas horas.

Un juego para todos

Al igual que Super Mega baseball 2 es capaz de resultar amigable y profundo, su sistema de dificultad es otro de los factores que consigue hacer de este juego un producto que prácticamente cualquiera puede disfrutar. La dificultad se regula a través de un sistema de Ego, que básicamente regula cómo de bien tienes que hacer las cosas para tener éxito en una escala de 100. Y lo mejor es que este no es un sistema oculto o difuso que se regule solo, sino que prácticamente tiene una manivela roja con un cartel enorme que nos incita a trastear con él.




El sistema de Ego, como comentaba, regula la dificultad, y es una forma realmente intuitiva y sencilla de modificar lo que le pedimos al propio juego que se nos exija. Es posible cambiar el Ego en cualquier momento del juego, tanto entre partes del partido como entre partidos e incluso, en modo multijugador, poner escalas diferentes de Ego para los dos jugadores (ideales para equilibrar partidos con posibles colegas que nunca hayan tocado el juego). En definitiva, el sistema de Ego es una idea realmente buena que funciona a la perfección.

Respecto a los modos de juego, Super Mega Baseball 2 saca a relucir un aspecto un poquito más arcade y sí que se echa en falta algo más. Salvo el modo Temporada (Season en inglés), que sí ofrece una experiencia algo más larga con estadísticas variables y datos persistentes a lo largo de los partidos, el resto de modos de juego son básicamente partidos rápidos o incluso simplemente partes concretas de un partido, dejando al juego un poco corto en este punto.

Técnicamente justo

Entrando en temas más técnicos, nos encontramos con algunos de los principales fallos con los que cuenta Super Mega Baseball 2. En primer lugar, y aunque las diferentes mecánicas suelen funcionar bien, el bateo, y más concretamente el timing del mismo, a veces se comporta de forma extraña, provocando errores que no deberían ser tales y dando una pequeña sensación de injusticia que, sin ninguna duda, se podrá corregir a través de un parche. Por otro lado, y más preocupante, es la baja calidad de la IA, que a veces hace cosas realmente extrañas y sorprende a todos los presentes en el campo.

Respecto al rendimiento de la obra, como se puede ver no cuenta con un apartado gráfico demasiado exigente y lo cierto es que la forma en la que el título se mueve va acorde con esto. No hemos tenido caídas de fps, bugs graves ni nada por el estilo, por lo que respecto al rendimiento nos encontramos una obra bastante competente.

Conclusiones

Super Mega Baseball 2 resulta ser toda una grata sorpresa. Un videojuego que tras su estética cartoon y desenfadada, oculta una profundidad enorme pero que no por ello cierra la puerta a nuevos jugadores. Lo simple e intuitivo de sus mecánicas junto al sistema de dificultad por Ego hacen de la entrada al videojuego algo sencillo para cualquiera; pero gracias a las posibilidades que se nos ofrecen en todo momento, a la variedad de mecánicas y al buen funcionamiento de estas, dominar la obra y convertirnos en buenos jugadores va a requerir tanto tiempo como esfuerzo.

A pesar de que tiene algunos fallos a la hora de batear, en la IA y poca profundidad en sus modos de juego, Super Mega Baseball 2 es un título más que recomendable para cualquier amante del deporte que desee pasar unos buenos ratos. El multijugador es una de sus grandes joyas y, gracias a poder definir una dificultad para cada uno de los equipos, cualquier partido podrá estar más que empatado y ser disfrutable, seas quienes sean los jugadores. ¡Toda una sorpresa que nos alegramos de poder conocer!





Positivo

  • Es fácil entrar al juego sabiendo lo básico del deporte
  • Oculta una gran profundidad y lleva tiempo llegar a dominarlo
  • El sistema de dificultad fácilmente ajustable asegura un reto adecuado a todo el mundo
  • Estética desenfadada y bonita
  • Resulta muy divertido de jugar

Negativo

  • Falta variedad y profundidad en cuanto a modos de juego
  • Algunos golpeos se sienten extraños
  • La IA no funciona demasiado bien
7.5

Bueno

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.