Análisis Yonder: The Cloud Catcher Chronicles

PC PlayStation 4
 

Lejos de la complejidad que suele imperar en la mayoría, en ocasiones aparecen obras  que no buscan más que un poco de entretenimiento haciendo un buen de los pocos y limitados recursos de los que disponen. El caso Yonder: The Cloud Catcher Chronicles es uno de esos títulos que os comentamos, pues se presenta con una jugabilidad sencilla y directa y que para muchos será entretenida, pero que además está rodeado por un buen envoltorio que hace que lo hace una experiencia muy buena.

Para realizar esta apuesta, Prideful Sloth, quienes desarrollan y distribuyen esta aventura, han cogido lo mejor de cada casa para integrarlo de manera que tenga una identidad propia que funciona sobradamente.

Explora hasta el último rincón de Gemea 

La historia nos introduce rápidamente en Gemea, el principal actor de esta gran aventura, después de una breve introducción en el que se dan pequeñas pinceladas de la historia que se nos va a contar, una historia que se desarrolla a través de unas pocas escenas animadas y sobre todo, por las conversaciones que tenemos con los habitantes que en la isla habitan. Gemea es a Yonder lo que Hyrule a “Breath of the Wild”.

Como decíamos Gemea es el actor principal de esta historia. Una isla bien diseñada, con bastantes localizaciones distintas y rincones escondidos que se va “abriendo” mientras avanzamos. En un principio tendremos una sensación de vacío bastante grande, que Gemea es un lugar muy colorido, con un diseño muy simpático pero vacío sin embargo la realidad es bien distinta, pues en seguida nos daremos cuenta que tenemos multitud de tareas por realizar escondidas en los rincones más inhóspitos y donde menos te los esperas. Siempre puedes encontrar algún material, un atajo o zona que debemos desbloquear, un cofre, algún útil necesario para la aventura, variopintos personajes o incluso coleccionables.

El sistema jugable de “Yonder” gira alrededor de Gemea, pues este se basa en la exploración, recolección y realización de tareas que se van complicando conforme avanzamos en la aventura, todas ellas sin un orden determinado. Podremos tener nuestra granja, ayudar al gremio de carpinteros – entre otros muchos-, conseguir trabajadores y animales para nuestra granja o reforestar las distintas zonas del mapas con nuevos árboles. Todo ello, se realiza a la velocidad que nosotros queramos y en el orden que nosotros queramos. En Yonder no hay prisa, no hay enemigos, sólo nosotros y Gemea con sus simpáticos habitantes.

Lo interesante también del mundo creado para el juego es que además de tener un colorido muy llamativo y estar muy bien diseñado, se ha introducido un sistema climatológico variable y un ciclo día/noche que en realidad debemos valorarlo más como un aderezo visual que como un sistema que tenga alguna influencia en nuestro personaje como complicaciones por el frío, la lluvia o el calor. Sin duda, hubiese aportado un punto jugable más que el ciclo día/noche hubiese aportado distintas misiones o personajes, no que fuese la hora que fuese, o hiciese el clima que hiciese los NPC iban a estar en el mismo sitio.

Un apartado artístico muy bien cuidado

Así pues, y con estas premisas jugables que se nos antojan algo escasas y repetitivas a la larga, Yonder basa su apuesta en una exploración extremadamente guiada pero no lineal que puede cansar a los jugadores que buscan algo más que realizar tareas sin ton ni son que consisten en ir de un lado a otro del mapa, recoger determinados materiales o hablar con algún personaje que a la larga sólo nos permiten avanzar en la aventura en el caso de las misiones principales, o obtener objetos para personalizar nuestra granja o personaje.

Por otro lado, el control del personaje tampoco ayuda demasiado ya que se antoja algo tosco y la cámara bastante caótica, teniendo que recurrir finalmente a tener que ir probando en el menú de opciones para calibrar y que este sea algo más suave de controlar. No molesta, pero si sorprende teniendo en cuenta el mimo que han puesto a este juego.

El poder de la música y el diseño gráfico 

Si hay algo de lo que hemos aprendido en los último tiempos que a un juego con mecánicas jugables sencillas, o que no funcionan bien le pones un apartado gráfico y una nueva banda sonora, llama muchísimo más la atención. Es como si nos sirven un plato con ingredientes que normalmente no comemos porque no nos gustan, pero debido a su buen aspecto lo probamos.

Podremos pescar, recolectar, plantar…

No es el caso de Yonder, sin embargo sí que es un ejemplo bastante bueno para reflejar el gran trabajo de diseño gráfico y sonoro que tiene el juego, y que consigue a la larga que nos llame más la atención por lo que vemos que por lo que sentimos al jugar.

Como ya hemos explicado, el título de Prideful Sloth  es un título que basa su jugabilidad en la exploración, recolección y creación pero con un apartado artístico que consigue enmascarar estas sencillas mecánicas en un bonito envoltorio visual y sonoro. Para que nos entendáis – y que no sirva de precedente esta comparación- es como si cogiésemos un poco de Animal Crossing, lo metiéramos en un mapa -salvando las distancias- similar a “Breath of the Wild” y lo aderezamos con un sensación jugable de Journey. Como siempre decimos salvando las distancias con todos ellos, y podéis poner el juego que queráis que sean similares a los referenciados.

Lo que queremos decir es que a pesar de ser un juego con una limitaciones de presupuesto, la desarrolladora ha conseguido crear un título muy bonito tanto visualmente como sonoramente que consigue transmitir muy buenas sensaciones cuando lo jugamos y con un sistema jugable más que digno. Todo suma a la hora de realizar un título, pues es muy importante que todas las partes del juego funcionen juntas y no por separado.

Veredicto final

Si cogiésemos una balanza y pusiéramos los pros y contras de Yonder: The Cloud Catcher Chronicles, seguramente no se desequilibraría hacia ninguno de los lados, lo que es algo bueno, puesto que si sumamos todos los pros y los contras, encontramos un juego bien ejecutado y equilibrado dentro de sus posibilidades.

Teniendo en cuenta esto, y teniendo también en cuenta el desarrollo de un título con un sistema jugable basado casi en su totalidad en la exploración y realización de tareas con un bonito aderezo sonoro y artístico, creemos que es un título orientado a un público especifico, con gusto por juegos que se juegan con mucha calma y sin prisa, y con la suficiente paciencia para realizar todas las tareas y descubrir todos los secretos escondidos.

Yonder: The Cloud Catcher Chronicles es un buen título para relajarse y vivir una pequeña pero gratificante experiencia.

 


Positivo

  • Gran apartado artístico y sonoro
  • Un gran mapa lleno de lugares escondidos y secretos
  • Multitud de tareas que realizar
  • Sistema día/noche y climatológico variable
  • Un titulo para relajarse, jugar en calma y disfrutar
  • Buena BSO

Negativo

  • Destaca más por su apartado grafico que por su jugabilidad
  • Tareas muy lineales, fáciles de realizar y parecidas entre sí
  • El clima y el ciclo día/noche no influye en el desarrollo
  • Historia algo dispersa
7

Bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.