Análisis de La Tierra Media: Sombras de Mordor

PC PlayStation 3 PlayStation 4 Xbox 360 Xbox One
 

Hemos tardado un poco, pero por fin os hemos traido el análisis de La Tierra Media: Sombras de Mordor. Os vamos a adelantar un par de cosas: es un juegazo como la copa de un pino y el sistema Némesis que tanta publicidad a tenido va a ser copiado por muchos juegos en el futuro.

 

Bienvenidos a Mordor

 

El juego empieza de una manera bastante directa, despues de un pequeño vídeo de presentación pasamos directamente a los tutoriales. El primero es de combate, donde recuerdas como tienes un entrenamiento con tu hijo, que quiere ser un montaraz como tú. Este recuerdo se ve interrumpido por la realidad, donde combates contra unos poco orcos sobre la Puerta Negra de Mordor. Tras este ligero combate contra enemigos de verdad, llega el momento del sigilo, con un tutorial tierno y original en el que Talion se colará en el salón de la torre con sigilo para sorprenderla con una flor, luego repetiremos una fase muy parecido, pero contra orcos, esta vez acabando con su vida. De esta manera nos han presentado los puntos básicos del juego y la tragedia de nuestro protagonista. Acto seguido nos mostrarán como muere nuestra familia y como nos matan a nosotros, pero en vez de morir, nos uniremos a un espectro que desconoce su propio nombre, más tarde sabremos que se trata de Celebrimbor.

No voy a desvelar nada más de la historia, esta es bastante decente. Los personajes que nos encontramos tienen todos carisma y motivaciones propias (posiblemente más carisma que el protagonista, que incluso diría que tiene la cara menos detallada que el resto de los personajes, orcos incluidos). Realmente solo hay un par de giros de guión y son más o menos previsibles. Al fin y al cabo se trata de una historia de venganza. Lo importante de la historia no es cuál es, si no cómo se cuenta. En las pantallas de carga podemos escuchar conversaciones entre personajes que te cuentan situaciones del pasado de todos ellos, de esta manera consiguen darte información que pasó fuera del tiempo del juego sin tener que tirar de flashbacks. También encontraremos unos cuantos personajes que serán nuestros compañeros en nuestra contienda, teniendo todos ellos algo que hace que nos encariñemos de ellos, pero sobre todo de Torvin, un enano cazador hiper-optimista que, por lo menos  a mí, me ha parecido de lo mejorcito dle juego. Por desgracia es un personaje que sale poco. Además, tenemos multitud de misiones secundarias para ayudar esclavos o retos de caza.

el_se_or_de_los_anillos_shadow_of_mordor-2552090

También tenemos los coleccionables que nos cuentan sus propias historias. Hay un numero decente de ellos, entre runas élficas ocultas (conocidas como Ithildin), objetos antiguos escondidos y desafíos. Las runas solo se pueden ver con la visión del espectro (que es el modo detective de Batman, pero nuestro personaje cambia su skin al de un Celebrimbor espectral) y van creando un mural que te cuenta la historia de Mordor. Los objetos antiguos también necesitan la visión espectral y nos permite encontrar objetos que recoger, para poder examinarlos en 360 grados, para encontrar un punto con recuerdos residuales, que podremos escuchar como conversaciones entre personajes antiguos o actuales, dependiendo del objeto. Esto está sacado de el último juego de Tomb Raider, pero está muy bien porque no hacen más que darte detalles de lo que ha ido pasando en Mordor y sus alrededores desde la desaparición de Sauron hasta su vuelta, durante el juego. Por último tenemos los desafíos, que no son si no pruebas con cada una de las armas (espada, arco y daga), pero cada una de ellas se presenta con un pequeño fragmento escrito que narra las acciones de un héroe antiguo al que tendrás emular.

Eso sí, la historia tiene un fallo enorme, un fallo garrafal, una de estas cosas que te hace pensar “¿Pero que leches…?”. Sí amigos, Sombras de Mordor tiene un final mediocre, muy mediocre, de hecho, no te puede dejar más frío. Pasan dos cosas: la primera es que el resto del juego es tan genial y bueno, has disfrutado tanto cada segundo, que cuando llega un final que no es para nada apoteósico te sientes decepcionado; y la segunda es que este juego quiere ser una nueva franquicia y se nota demasiado en el final, dejando cabos sueltos para resolver seguramente en la secuela. Eso no esta bien señores. Vale que una compañía quiera hacer secuelas de un juego que es realmente bueno, pero hacer un final que mira a una segunda parte de una forma tan descarada…duele un poco.

Finales a parte, el resto del juego es bastante bueno y eso se nota ya en los detalles que tiene el juego. Para empezar, la banda sonora es realmente buena, no es la de las películas de Peter Jackson, pero no le hace falta, tiene su propia banda sonora y eso es genial. Mientras muere tu familia se escucha el poema del Anillo Único con unos tambores haciendo un ritmo épico que hace que te metas de lleno en la fuerza y la emoción de la escena. Además de este tema (que será el tema prncipal de las batallas contra los secuaces más allegados de Sauron) el resto de la banda sonora es bastante decente y siempre es dinámica. Si te acercas a un grupo de orcos que están manteniendo una conversación alrededor de una hoguera y te pones en modo sigilo, unos violines empiezan a entonar una nota con tensión, que se va haciendo más alta según te vas acercando, para terminar con énfasis cuando caes sobre ellos, donde comenzará un tema de combate abierto. Eso hace que la inmersión en el juego sea total. Además, el doblaje es bastante bueno. Todos los personajes tienen voces profesioanles y características. Si se le puede poner un pero al sonido es que todos los orcos tienen el mismo actor de doblaje, pero con diferentes tonos de voz, y eso hace que todos tus enemigo que son tán únicos, suenen igual.

el_se_or_de_los_anillos_shadow_of_mordor-2501395

Otra de las cosas que mejores sensaciones da en el juego es el mismo Mordor. El juego no es un alarde gráfico, de hecho, está bien, pero sin pasarse en absoluto. Pero aunque no sea un portento, supera a juegos anteriores de la nueva generación (como los de Ubisoft) y su ambientación es fantástica. Cuando caminas, la hierba se mueve con tus pasos, se levantan nubes de humo con las explosiones, hay géiseres que hacen que caiga agua sobre los personajes, el fuego, aunque no es genial, está logrado. Entre lo mejor del aspecto gráfico está todo lo que puede soportar sin ralentizaciones. He llegado a tener más de cien orcos en pantalla, mientras creaba explosiones y utilizaba poderes con efectos lumínicos y todo se movía con la misma seguridad que cuando hay solo un orco enfrente de ti. Además, las pantallas de carga son muy pocas y de apenas 15 segundos, lo cual nos dice que está muy bien programado. En el aspecto gráfico una de las cosas que mejor está hecha es la lluvia, porque el efecto del agua cayendo sobre tu espada y mojando tu capa a tiempo real es espectacular. Pero, siceramente, han hecho un Mordor tan colorido y bonito que casi prefieres que haga sol todo el tiempo. En concreto, el segundo escenario, el Mar de Nûmen, está lleno de verde y uno de los lados es un mar precioso. Es curioso encontar belleza en un lugar lleno de orcos y bestias que desean tu muerte. En la visión espectral también está bastante conseguido lo de ver a los enemigos a través de las paredes, el único problema es que en esta visión no podremos estar mucho tiempo porque, aunque vemos a los enemigos, básicamente no vemos nada más, las paredes casi desaparecen del todo y caminar con esta visión activada te hace torpe. Se trata más de una herramienta que de un modo de juego.

 

Si Batman y Darth Vader hubieran tenido un hijo, sería Talion

 

Sí, ya hemos hablado de los aspectos técnicos, como guión, gráficos y sonido, pero ahora viene lo de verdad, porque Mario Bros sería un don nadie si no fuera por su jugabilidad y su innovación. En este sentido, Sombras de Mordor, que ya destaca algo por lo anteriormente dicho, tiene mucho que decir en cuanto a cómo se juega y a las novedades que trae al mundo de los videojuegos.

Lo que más destaca de Sombras de Mordor es como responde el personaje a tus órdenes en el mando. A falta de una palabra mejor, es perfecto. Este juego te hace ver que si Talion falla, es porque tú has fallado. Responde el 99.9% de las veces a la perfección y la décima que falta suele ser por exceso de enemigos en pantalla que no permiten que Talion se mueva con libertad total. Muchos han dicho en otros análisis que el juego se mueve como un Assassin’s Creed y que pelea como un Batman Arkham. Pues bien, estoy en desacuerdo. El juego es totalmente un Batman Arkham, pero con sangre, orcos y poderes espectaculares que te hacens sentir un dios, pero que siempre puede morir.

Para empezar, el movimiento es siempre fluido y Talion va andando como el tío más duro de Mordor, a menos que pulses un botón para que corra. Da los saltos solo y escala casi solo, como Batman, se queda colgado de cornisas y de salientes, esperando para la eliminación de sigilo. Podríais decir que entonces también se parece a Altair o Ezio, pero no. Algo más que tiene en común con Batman es su deseo porque los orcos tengan miedo. Las eliminaciones sigilosas son sencillas y silenciosas, pero hay otra cosa que se llama brutalizar, y es una ejecución muy violenta que hará que los enemigos cercanos que tampoco habían captado tu presencia huyan despavoridos. Entonces te das cuenta de que el juego quiere que hagas cosas espectaculares para que los orcos chillen como niños asustados. Entre el resto de las opciones de sigilo está la de marcar a los enemigos, que hacen que pasen a ser de tu bando y luchen por ti en cuanto les des una orden. Una cosa que también me ha gustado bastante es la de atraer a los enemigos. El espectro tiene la capacidad de crear un sonido en los oídos del orco de turno, que se acercará a nuestra posición para saber que es lo que ha escuchado y siempre nos los dejara a punto de caramelo para que acabemos con su mísera existencia. En el ámbito del sigilo todo es casi-perfecto. Tal vez echo de menos las eliminaciones de esquina, típicas de Batman, pero bueno, eso ya lo sacarán. Por cierto, hablando de esquinas, Talion tiene la costumbre de apoyarse con una mano en las paredes a las que nos acercamos en sigilo, esto está bien porque te permite seguir toda la pared casi sin mover el pad, pero también puede causar sorpresa lo que tarda en despegarse de ellas. Al principio parece difícil, pero luego te acostumbras. También cabe destacar que este es un juego donde juegas como tú quieras, pero siempre hacia delante. Es decir, si te estás apoyando en una pared, será para pasar sobre ella o para acercarte al borde y acabar con un enemigo, para meterte de lleno en la acción. Es cierto que este juego contempla también la huida en pleno combate, pero los acercamientos siempre suelen ser directos.

Sobre el combate, simplemente es una copia del sistema Free flow de los Batman Arkham, pero mucho más sangriento. Es muy fluido, es muy dinámico, las ejecuciones son geniales y los poderes que puedes activar cuando llegas a un numero preeterimnado de combo también están bastante bien, además de ser muy útiles. Del combate, lo que más destaca, a parte de tremenda diversión y su parecido con Batman, son los enemigos. Siempre hay algún tipo de orco que hará que todo sea más difícil, ya sea porque tiene escudo, porque tiene la capacidad de contratacar o porque es inmune a los ataques a distancia. Esto hace que nunca se combata como un loco, siempre se debe tener una estrategia, de lo contrario seremos cadáver demasiadas veces. Por cierto, casi se me olvidaba, con un botón podemos coger a los enemigos y utilizarlos como escudos humanos (sin mucho efecto porque a los orcos les da igual matar a un compañero), acuchillarlos, marcarlos o interrogarlos, consiguiendo información de sus jefes (esto lo desarrollaré más adelante).

Luego está el combate a distancia. Puedes disparar con tu arco, aunque nunca hace mucho daño a menos que cargues el disparo. Mientras apunta puedes acceder a un tiempo de concentración, que hace que el tiempo se ralentice bastante. Esto hace que puedas apuntar bien a la cabeza o las piernas de tus enemigos. Pero eso no es todo, a lo largo del juego podremos conseguir habilidades que nos permtirán hacer explotar hogueras o barriles de explosivos, creando el caos y la destrucción con una sola flecha. Pero luego viene lo mejor, ya que podremos teletransportarnos con las flechas (sí, como el padre de Naruto con su kunai). Existe una habilidad que nos permite disparar una flecha y que nosotros lleguemos a donde va a ir ella. Apuntamos a un enemigo, damos a un botón y en seguida aparecemos a su lado y le das una bofetada para que se quede en el suelo, listo para recibir una de las brutales ejecuciones de tierra. Luego podremos evolucionar ese poder y decapitar directamente a nuestro enemigo, pero además podemor ir más alla e ir encadenando este tipo de ejecuciones. Os pondré un ejemplo: estás con Talion en lo alto de una torre, ves a unos 100 metros a tres orcos con un grupo de humanos eslavizados, apuntas con el arco a uno de ellos, das al botón de ataque, enseguida estás al lado de el, cortándole la cabeza, los otros dos orcos están sorprendidos, diriges la cámara hacia uno de ellos y aparece el boton de ataque sobre su cabeza, entonces Talion se vuelve a teletransportar decapitando al orco. El tercer orco empieza a salir corriendo, y repites la acción, le miras, aparece el botón, lo presionas y un orco menos. Acto seguido los esclavos salen corriend y uno te da las gracias. Apenas han pasado seis segundo y ya hay tres cuerpos sin cabeza y unos humanos libres. Es simplemente genial.

También podemos luchar mientras cabalgamos. Podremos montar caragors (que son algo así como leones calvos de Mordor) y blandiremos nuestra espada sobre ellos. Haremos bastante daño y los caragors podrán morder a los enemigos que hayan caido al suelo, acabando con ellos. Pero eso no es todo, también podremos lanzarnos directamente desde el caragor sobre un enemigo, clavandole la daga en la espalda y terminando en una ejecución violenta en el suelo, mientras nuestra montura se divierte arracándole la piel a otro orco, animalito. También existe la posibilidad de montar graugs, que son como trolls con muy mala leche y muy bien alimentados, pero montarlos será bastante más difícil (excepto con cierta habilidad que te permite montar uno con una simple flecha), pero cuando los montemos será como controlar a un dinosaurio, pudiendo incluso comernos a los orcos.

la-tierra-media-sombras-de-mordor-pc-playstation-3-playstation-4-xbox-360-xbox-one_232427

Como véis, se puede atajar cualquier situación de cualquier forma y eso que os estoy hablando de los que podemos hacer directamente. De manera indirecta podemos abrir las jaulas de los caragors para que ataquen a sus domadores, también podemos lanzar una flecha a un panal de moscas morgul que harán que los orcos salgan aterrorizados de una zona, también podremos disparar a un trozo de carne que cuelga para que caiga al suelo y aparezcan varios caragors para comer y sembrar el pánico. Pero aquí no acaba la cosa, también podemos envenenar la bebida alcoholica de los orcos, llamada grog (gracias Monkey Island) y entonces se empezarán a sentir enfermos e irascibles, llegando incluso a pelear entre ellos y lo único que debes hacer es esperar.

Es la primera vez que veo que un juego me permite hacer lo que quiera, cuando quiera y como quiera. Incluso las misiones principales te dan casi total libertad. Es cierto que aveces te piden que seas sigiloso, pero nunca durante toda la misión, generalmente tienes que ser sigiloso hasta cierto punto, luego ya puedes hacer lo que quieras. Entre las misiones pincipales y las secundarias este juego da para muchas horas, pero es que todavía no hemos empezado a hablar de la estrella de este videojuego, el sistema Némesis.

 

El bueno, el orco y el Sauron

 

El sistema Némesis cumple todo lo que nos prometía. Los orcos tendrán una jerarquía propia que irá evolucionando de forma independiente a nosotros. Los orcos tendrán sus propias misiones que les permitirá subir de nivel y, si queremos, nosotros no nos meteremos nunca de por medio y ellos seguirán su vida tranquilamente. Pero entonces no sidfrutariamos del mejor sistema de sociedades que se ha creado nunca para un juego que no sea de estrategia. Los orcos siempre serán aleatorios y tendrán todos diferentes habilidades que irán subiendo de nivel y de poder al mismo tiempo que suben de rango. De esta manera, siempre nos encontraremos a enemigos diferentes con los que tendremos que utilizar estrategias diferentes si queremos salir victoriosos ya que estos orcos con un rango alto son bastante difíciles de matar y suelen tener una cuadrilla cercana que les ayuda a protegerse. Además, también tienen relaciones entre ellos, algunas de odio que se solventan con duelos, otras de alegría, que acaban en fiestas que podremos destrozar si queremos. También hay algunos orcos que son los guardaespaldas personales de los caudillos, los orcos de mayor rango y nuestros enemigos principales.

Es un sistema social grande y complejo, en el cual sus integrantes tienen memoria (recordarán si nos han matado o si consiguieron escapar por los pelos) y también un interés propio, queriendo siempre llegar a más, con lo que nos podemos aprovechar de sus ansias de poder. Pero lo mejor no es todo esto, lo mejor es que llega un punto en el juego en el que podemos controlarles como marionetas, teniendo así un infiltrado (o más de uno) ente las filas enemigas. Lo explicaré con un ejemplo. Imagináos que quereis ir a por un caudillo que os ha matado con anterioridad por ser poco cautos. Bien, este caudillo tiene dos guardaespaldas, uno del que no sabes nada y otro que conoces bien porque ya te lo has cruzado alguna vez. De acuerdo, el guardaespaldas que conoces va a hacer una misión para reclutar orcos para su pequeña banda. Te metes en esa misión y ves como intenta demostrar su fuerza delante de otros orcos para que se unan a él. Resulta que tienes suerte y hay un nido de moscar morgul cerca, al cual disparas y todos los orcos, menos tu objetivo, salen corriendo atemorizados. Entonces tu aprovechas para lanzarte contra él y vencerle en combate singular. Por fin le has quitado suficiente vida para agarrarle e interrogarle, de esta manera conoces todo del otro guardaespaldas, el cual resulta que tiene miedo a quemarse vivo. Decides matar al enemigo que tienes entre manos e ir a por el otro guardaespaldas. Empieza a oscurecer y eso te viene bien, porque los orcos emepzarán a enceder hogueras. El segundo guardaespaldas está dando una vuelta por la fortaleza de su amo, en la cual te introduces con sigilo, haciendo tuyos un par de arqueros para que te ayuden en el futuro. Aprovechas cuando tu contrincante pasa cerca de una hoguera para hacerla estallar con una flecha, él se aterroriza y sale corriendo, das una ordne y los arqueros que controlas empiezan a disparar a su cuadrilla y tu te teletransportas hasta tu enemigo, agarrandole y dominándole, haciendo que pase a ser fiel a ti. Entonces le encomiendas una misión, va a tracionar a su amo. Llegas a esa misión y ves un mitin del caudillo, diciéndo que va a acabar contigo, la Aparicion (así es como te llaman), entonces das la orden y tu hombre apuñala por detras al acudillo y lo tira al público. Entonces das una orden y la mitad de la audiencia pasa a luchar en tu nombre (ya que son la cuadrilla de ese guardaespaldas dominado). El caudillo lucha y empieza a hacer mella en la fuerza de tu orco infiltrado. Entonces saltas desde las sombras sobre el y comienza un combate entre el caudillo y tú, mientras tu pequeña banda de 20 orcos se pelea con otros tantos del otro bando y vosotros dos en medio. Pues estas situaciones y multitud de situaciones más pueden darse en el juego y son, simplemente, muy placenteras.

También puedes enviar una amenaza de muerte que hace que el orco amenazado se rodee de sus mejores amigos y te espere, embravecido por tu afrenta, pero te permite la posibilidad de que, al morir, te deje una runa épica, que son las mejores.

Talion y orcos

Claro, todavía os tengo que hablar de los puntos de experiencia y las runas. Primero lo fácil, las runas son habilidades que le podemos dar a nuestras armas y que dejan caer los orcos de mayor rango en la jerarquía. Estas pueden ser simples aumentos de porcentajes o pueden ser condicionales, es decir, que nos den algo a cambio de algo (si matas con sigilo te da 4 flechas, por ejemplo). Las tres armas pueden tener runas y tienen un sistema muy sencillo de usar.

Para aumentar nuestras habilidades tendremos tres medidores. Primero tendremos los puntos de experiencia clásicos, con los que compraremos habilidades según vayamos subiendo de nivel, pero no todas estarán disponibles desde el principio, ya que se tendrán que ir desbloqueando los diferentes aumentos con otro medidor, el poder. El poder se adquiere realizando misiones contra capitanes y caudillos, es decir, interactuando con el sistema Némesis, lo cual es divetido y gratificante. Por último, tenemos los Mirian, que son una moneda enana antigua que nos permitirá aumentar capacidad propias y de nuestras armas, como tener más flechas, más tiempo de concentración, más vida o más capacidad de runas para nuestras armas. Aunque si ahorramos mucho podremos aumentar al tope una de nuestras armas, convirtiendola en legendaria, lo que nos permititía cargar un medidor de la propia arma que, al estar lleno, nos permitiriá hacer ejecuciones ilimitadas durante 20 segundos y os puedo asegurar que 20 segundos dan para muchas muertes en este juego.

 

Conclusiones

 

Estamos ante un juegazo tremendo. Yo diría que va a hacer historia y que muchos juegos van a copiar el sistema Némesis. De hecho, tengo la teoría de que Batman Arkham Knight ha sido retrasado porque ha visto lo que iban a hacer los chicos de Monolith con Talion y los orcos. Eso sí, este juego va a ser un sleeper, posiblemente el sleeper del año. No ha tenido mucha publicidad pero es asombrosamente bueno. Yo ya he empezado la segunda partida y la estoy disfrutando incluso más que la primera. Cabe decir que la duración está bastante bien, ya que han sido 14 horas yendo únicamente a las misiones principales (aunque alguna secundaria he jugado para tener una visión global) y podría decir convencido que el juego puede durar 25 o 30 horas con todas las secundarias y los coleccionables, por no hablar de que puedes jugar sin parar con el sistema Némesis, que roza la perfección.

Como puntos malos, un final mediocre que huele a secuela, unos combates contra jefes menos épicos de lo que deberían y el tema de los DLC’s desde el día uno, pero si pagas 25 euros. El juego es muy bueno y tiene mucho amor por los detalles, pero también mucha ansia de conseguir dinero por parte de los creadores. Eso no está mal, esto es un negocio, pero han sido algo descarados.

Recomiendo este juego a todos los que deseen acabar con orcos de la forma más cruenta posible, a todos los amantes de El señor de los Anillos y a los que no puedan esperar para jugar un nuevo juego de Batman, porque Talion es un Batman más sangriento y que acojona más que el murciélago.

 

Política de puntuación


Positivo

  • La jugabilidad es tremendamente buena, de las mejores que se han hecho
  • La banda sonora está muy bien y el doblaje es realmente decente
  • Multitud de misiones secundarias, siempre habrá algo que hacer
  • El sistema Némesis es increible, va a hacer historia
  • La aleatoriedad de orcos hace que sea muy rejugable

Negativo

  • El final es bastante mediocre
  • Todos los DLC's de salida, pero si pagas ¿En serio?
  • El protagonista no es muy carismático.
  • Torvin tendría que haber salido más
  • Las peleas contra los jefes finales no son tan satisfactorias como deberían
9

Increíble

Política de puntuación