Análisis Lumini

PC
 

Está claro que el crecimiento de la industria de los videojuegos es exponencial, adquiriendo cada vez más y más importancia y, por consiguiente, creciendo y madurando una buena parte de ella. Y es que, al contrario de lo que mucha gente ajena a este mundo piensa, no todo es pegar tiros y matar marcianitos; existen juegos muy profundos, con un trasfondo importante, que más que jugarlos, lo que haces es sentirlos. Seguramente el primer juego que se os venga a la cabeza sea Journey, pero en este caso no hablamos de él, hablamos de un nuevo título de un estudio independiente llamado Speelbaars, hablamos de una obra que nada tiene que ver con los lanzamientos triple A, hablamos de una obra que no ha tenido gran repercusión, hablamos de una obra magistral aún por descubrir, hablamos de Lumini.

lumini-logo2

Algo diferente

Como bien os adelantábamos, Lumini no tiene nada que ver con los clásicos plataformas, ni con los survival tan de moda hasta hace unos meses, es algo completamente diferente, pero que, sin embargo, aúna pequeños detalles de todas estas cosas y es que en este título nos ponemos en la piel de unas pequeñas criaturas luminosas con el único fin de crecer como especie y avanzar hacia su destino, esquivando todos los peligros con los que se encontrarán en su maravilloso camino.

Como jugadores, lo único que tenemos que hacer es avanzar a la vez que recogemos pequeños orbes de luz de las plantas que nos encontramos para, en ciertos “monumentos”, por así llamarlos, transformar estos orbes en más criaturas de luz que se unirán al grupo que controlamos y harán más fácil la supervivencia. A lo largo del viaje llegaremos a tener un grupo compuesto por cuatro tipos de estas criaturas, cada una con sus propias características, tanto a nivel de habilidades como a visual.

Durante todo nuestro camino tendremos que avanzar por maravillosos escenarios bidimensionales, los cuales tienen diferentes recovecos que podremos explorar para encontrar orbes de luz e incluso unas zonas ocultas en las que se esconden unos cristales que funcionan como coleccionables en el juego; todo ello acompañado por unos fondos estupendos que son los encargados de contar la historia con la que nos encontramos. Precisamente aquí, por no saber nunca en qué dirección avanzar para continuar la historia y en cuál ir para completar otros objetivos, con el añadido de que los mapas son grandes y no nos movemos demasiado rápido, el juego puede hacerse pesado si queremos explorar cada rincón para encontrar los coleccionables.

lumini6

Por otro lado, para avanzar tendremos que resolver ciertos puzles que no son para nada complicados y evitar a enemigos, ya sea atacándoles con la habilidad de una de las criaturas que manejamos o acelerando para escapar de ellos con la habilidad de otro tipo de criatura. Ninguno de los peligros ni puzzles son realmente complicados, al menos fuera del modo difícil, hecho que encaja a la perfección con un título que no busca ser un reto, sino una vía de escape al mundo, una experiencia totalmente relajante de principio a fin que debemos disfrutar con calma y, tal y como recomiendan sus creadores, en el momento adecuado.

Apelando a los sentimientos

Hasta ahora solo hemos tocado temas de jugabilidad y aspectos del juego de una manera completamente objetiva, pero precisamente Lumini se centra en todo lo demás. Esta obra de Speelbaars apela constantemente al sentimiento y las sensaciones del jugador, desde ciertos puzles en los que tendremos que realizar movimientos acompasados con los joysticks (cosa que se hace mejor con los ojos cerrados y dejándose llevar) hasta la increíble historia de fondo con la que nos encontramos.

lumini2

Y es precisamente esta “historia”, entre comillas, uno de los aspectos más geniales del juego. Realmente la historia como tal es muy simple, ya que simplemente somos unas criaturas luminosas nacidas de la luz dejada por otra raza de seres ya desaparecida y buscamos avanzar, como cualquier especie animal. Pero no todo es así de simple y es que, sin una sola palabra ni escrita ni hablada en todo el juego, se nos cuenta algo mucho más profundo.

Desde el principio, desde nacer de los restos de una raza avanzada que fuera en otro tiempo capaz de crear enormes construcciones, hasta el final, pasando por todo lo que nos encontramos a lo largo del camino, el juego nos presenta temas como la muerte o la fugacidad de la vida, mucho más filosóficos y de mayor calado moral e intelectual del que a priori pudiera parecer. Todo esto logrará poner los sentimientos de cualquiera a flor de piel, pero no de una manera triste, sino emotiva y optimista, viendo cada fin como un nuevo principio.

Una delicia para los sentidos

Pero si hay algo que Lumini haga bien es explotar las sensaciones del jugador, resultando una delicia para los sentidos gracias a la combinación increíble de lo que oímos con lo que vemos en pantalla.

lumini1

El apartado sonoro del título es más que sobresaliente, sin nada que envidiar al de grandes títulos triple A. Una banda sonora genial que se adecua a cada momento del juego y que varía en función de lo que tengamos que hacer, ya sea enfrentarnos a enemigos, explorar con calma o huir de algún otro peligro. Pero este título también cuenta con grandes efectos de sonido como el ruido de algunas criaturas o el genialmente explotado sonido del agua corriendo y cayendo.

Por su parte, visualmente el juego es toda una maravilla, contando con uno de los mejores apartados artísticos que hemos visto en bastante tiempo y haciendo así que, el poco detalle en algunas texturas y los modelados toscos casi pasen completamente desapercibidos. Cabe destacar que los juegos de luces y efectos de iluminación son simplemente geniales y permiten diferenciar instantáneamente lo que es peligroso de lo que no lo es.

Pero lo que hace todo esto mejor es la unión entre ambos, ya que al contrario de lo que ocurre en otros casos, sonido e imágen están hechos para funcionar como uno solo, combinándose en ciertos momentos en los que las luces que se iluminan con nuestro paso van al ritmo de la música, haciendo que nos metamos de lleno en ese maravilloso mundo que en Speelbaars han creado y transmitiendo una sensación simplemente indescriptible.

Más que un juego, una experiencia

Como bien habréis visto en los diferentes apartados, hablar de Lumini como un juego es técnicamente correcto, pero no se aproxima mucho a la realidad; es más como una experiencia, algo que tenemos que probar para experimentar, que no se puede contar con palabras y a lo que ni este ni probablemente ningún análisis pueda llegar a hacer justicia.

Sin embargo, una de las cosas más geniales de Lumini es que nadie jugará el mismo juego que ninguna otra persona, incluso nosotros podemos rejugarlo varias veces y encontrarnos con algo totalmente diferente, ya que se trata de una experiencia completamente personal, en la que los niveles y la jugabilidad tienen una relevancia limitada, dejando paso a los sentimientos y la historia que nosotros entendamos. El hecho de prescindir completamente de algo contado hace que tenga que ser el jugador el que fabrique su propio argumento a través de lo que ve, pero sobre todo, de lo que siente.

lumini4

Es cierto que la duración del título pueda dejar mucho que desear puesto que en poco más de 2 horas lo habremos completado sin problema y en unas 5 o 6 horas lo tendremos completo al 100% debido a su escasa dificultad incluso en el modo difícil, pero eso no es lo que de verdad importa ya que, al igual que cuando vamos al cine no elegimos la película más larga, dejemos de lado por unos instantes la idea de que los videojuegos deben durar más de 20 horas para ser rentables y pensemos en lo que este título puede aportarnos como lo que somos, personas.

Conclusiones

Lumini3

En definitiva, Lumini es una obra que, como todo juego, tiene sus fallos como lo pesado de encontrar todos los coleccionables, algunos problemas con las físicas de ciertos objetos o ciertos detalles visuales que podrían haberse explotado para dar mayor vida a los escenarios; pero que los compensa con creces logrando de manera muy sobrada el objetivo del juego, que no es otro que ofrecer una experiencia distinta, relajante, que nos lleve por unos instantes fuera del mundo en el que vivimos.

Es cierto que no es un juego al uso, ya que realmente no se basa en nuestra habilidad para hacernos avanzar, sino en nuestros sentimientos y sensaciones; pero, ¿quién lo necesita teniendo algo así? ¿Quién quiere minimapas y escenas cinematográficas cuando podemos encontrar el camino guiados por los juegos de iluminación y los sonidos, resolver los puzles adecuando nuestro ritmo al de esta obra y, sobre todo, comprender el significado del juego utilizando, no el cerebro, sino el corazón?

Lumini ya está disponible en Steam y por muy poco dinero podéis comprar una obra de arte, una auténtica joya del mundo de los videojuegos que aún no ha sido descubierta por la gran mayoría pero que, desde mi más modesta y desinteresada sinceridad, espero de corazón llegue a lo más alto, pues lo merece. Esta es la primera gran obra de Speelbaars, estudio del que yo, personalmente, no quiero perder detalle de cada uno de sus movimientos. PCeros, ¿queríais algo tan intenso y profundo como Journey? Enhorabuena, tenéis Lumini.


Positivo

  • Toda una experiencia
  • Banda sonora impecable
  • Visualmente precioso
  • Pondrá los sentimientos a flor de piel
  • Muy relajante

Negativo

  • Escasa duración
  • Texturas y modelados mejorables
9

Increíble

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.