Análisis The Evil Within

PC PlayStation 3 PlayStation 4 Xbox 360 Xbox One

Volverás a sentir el miedo

 

Hace muy pocos días que The Evil Within ha llegado a las dos consolas de sobremesa de Sony, las dos de Microsoft y PC la última obra de Shinji Mikami, un nuevo survival horror que quiere revolucionar los juegos de esta variante tal y como los conocemos, o al menos es lo que nos vienen vendiendo desde que el título fue anunciado.

Hay una expresión que dice que “ya está todo inventado“, y la verdad es que parece que esta frase cobra vida en The Evil Within. Los creativos suelen tener inspiración basada en cosas que ya han visto, o incluso en sus mismas obras, es algo normal y que se hace patente a cada paso que damos en TEW, y es que el parecido con cierta película gore muy famosa se hace patente sobretodo al principio del juego. El genio creativo detrás de este juego vuelve a las andadas y tened en cuenta que estamos ante un juego que quiere darle una vuelta de tuerca al miedo y al terror que vivimos con Resident Evil 4. Estad atentos porque a partir de aquí empieza el análisis de The Evil Within en Areajugones.

Empezamos a jugar y nos ponemos en la piel del detective Sebastián Castellanos, recibimos una orden de la central en la que se nos deriva a investigar qué ha pasado en un hospital de la ciudad. En el exterior aparecen muchos coches de policía y ambulancias que parecen haber sido abandonados por sus ocupantes, ¿qué ha ocurrido en el lugar? Es nuestro deber cruzar la puerta de entrada del hospital y empezar a investigar. A partir de aquí empieza nuestra aventura en la que nada es lo que parece y la retorcida mente tanto de Mikami como las del equipo de Tango Gameworks nos trasladará hacia un viaje en el que no han escatimado sangre, vísceras y horripilantes armas y piscinas llenas de cadáveres y muertos vivientes.

Ruvik_review_1412937722

Cariño, no pago por el online

Los amantes de modo online podéis olvidaros de momento de este juego porque la campaña individual es el único modo de juego disponible, que tiene previsto ampliarse vía DLC y de la que ya podéis comprar un Season Pass para ahorraros unos euros. Por el momento la oferta es de 15 capítulos que os lo harán pasar realmente mal ya que es toda una paranoia constante con unos cambios de escenarios radicales, a veces más grandes y a veces más claustrofóbicos en los que tendremos que ir cambiando nuestro modo de jugar constantemente. En ciertos capítulos primarán los disparos mientras que en otros deberemos resolver puzzles e intentar pasar todo lo desapercibidos que podamos. El enemigo no nos pondrá las cosas fáciles y como buen survival horror que se precie, tanto la munición como las jeringuillas que nos ayudarán a revivir la salud son materiales preciados que deberemos conservar como si de oro se tratase. Cada bala que desperdiciemos puede representar una oportunidad de salvar nuestra vida, y es que en The Evil Within vamos a morir muchas veces hasta que logremos descifrar cómo avanzar o cómo acabar con aquél temible enemigo que nos está amargando la existencia.

El hecho de que cada misión se juegue en un escenario diferente nos hace ansiar llegar al final de la misión en la que estamos para ver cual será la paranoia siguiente en la que nos enfrentaremos, sin saber si estamos en una pesadilla de nuestro personaje o si realmente está pasando lo que estamos viendo. Esto es un arma de doble filo porque no a todos los jugadores les resultará de su agrado la paranoia constante de “ahora estoy aquí y después allá”, aunque tenemos que reconocer que los escenarios están muy bien recreados y cuentan con un nivel de detalle bastante bien pensado y unos efectos de luces que a veces están bien. Decimos lo de “a veces” porque es usual que cuando apuntemos con un arma veamos un cambio de luz en la pantalla, como si se volviese más rojiza al hacer el acto de apuntar. Dejaremos el resto de errores gráficos para el apartado que hemos creado al final de este análisis.

Operation_review_1412937721

Perdone, ¿qué me decía?

Ahora que hemos tocado el tema de la iluminación y su sube-baja, debemos mencionar el apartado gráfico del juego. Tenemos que decir que lo hemos jugado en su versión digital de Xbox One, y que el juego usa el motor gráfico idTech 5 conjuntamente con el motor de físicas Havok, uno de los más usados por los desarrolladores. Para que os hagáis una idea Grand Theft Auto V usa este potente motor físico combinado con RAGE y ya habéis visto casi todos los resultados conseguidos por Rockstar. En el caso que nos engloba los chicos de Tango Gameworks no han sabido optimizar el título para consolas de nueva generación y el juego goza de unos gráficos horrendos que no es que estén a la altura de tal o cual juego, es que simplemente no están a la altura de lo que esperamos de una consola de nueva generación. Es como estar jugando a un juego de Xbox 360, pero con el mando de su hermana mayor. Y que nadie me venga diciendo que es porque sólo alcanza los 900p en esta versión, porque Ryse también tiene 900p y no tiene nada que ver. Sobre las bandas negras que salen en la parte superior e inferior de la pantalla, a nuestro parecer le dan al título un toque cinematográfico bastante aceptable, huelga decir que jugando en una pantalla de 47″ casi no te das ni cuenta de que están ahí, pero jugando en pantallas de menor tamaño debe molestar bastante el no poder ver toda la pantalla completa.

Morir en The Evil Within es barato. La munición no.




En el apartado jugable los desarrolladores nos han dejado bien claro que estamos ante un juego de terror. Aquí nadie te va a decir qué botón tienes que apretar para abrir las puertas, más te vale que lo vayas aprendiendo bien rápido. Olvidáos de esos HUD’s a los que estáis acostumbrados, aquí sólo veréis cuando sea necesario uno bien pequeñito en la parte superior izquierda que nos indica lo suficiente: Nivel de vida, nivel de resistencia, disponibilidad de cerillas y la munición restante del arma que estamos usando. A cada paso que demos tendremos la fría sensación de estar completamente solos ante el peligro, indefensos y poco preparados para el próximo enemigo que saldrá. Los lúgubres pasillos por los que asomaremos la cabeza (poniéndola en peligro, pero tenemos que mirar…), las terroríficas paredes llenas de sangre o cualquier esquina será suficiente para hacer que nos entre el pánico y estemos jugando en tensión a cada paso que demos. Por suerte podremos escondernos debajo de las camas o dentro de los armarios si vemos que la cosa se pone fea y podremos tomar aire desde allí, mientras observamos al enemigo… si no nos ha visto, claro porque sino somos piel de cañón.

Este Survival Horror nos recuerda en su mecánica a los RPG, y gracias a un elemento verde que iremos recogiendo en botes grandes y pequeños, y un poco que desprenderán los enemigos más fuerte al ser eliminados, podremos ir mejorando nuestras habilidades, nuestras opciones de correr/salud, mejorar nuestras armas y unas cuantas cosas más que no queremos desvelar para no haceros comer ningún spoiler sin que sea necesario, pero os podemos desvelar que hay varios tipos de armas y cada una tiene sus pros y sus contras. Para poder intercambiar el elemento verde por mejoras, deberemos buscar un espejo roto gracias al cual nos teletransportaremos hasta el hospital, en el que podremos guardar la partida y sentarnos en la silla de tortura para que se nos aplique la mejora deseada. Todo ello con una luz muy tenue que le da un acento muy tétrico al momento que estamos viviendo.

Los enemigos son feroces, tal y como os hemos dicho antes morir en The Evil Within es muy barato. Sólo con que os despistéis un poco encontraréis alguna bomba o trampa que os deleitará con vuestra propia muerte, muy trabajada eso sí. Seréis descuartizados por varias partes, os partirán por la mitad con una motosierra, os clavarán pinchos, os aplastarán paredes de pinchos, os comerán muertos vivientes, os arrojarán al fuego, os amputarán varias partes del cuerpo hasta morir desangrados ante vuestras propias narices, moriréis asfixiados, disparados… ¿qué os parece? Pues no os hemos contado todas las formas de morir que veréis en el juego, así que preparaos en este aspecto porque el repertorio es bastante amplio.

El parecido con Resident Evil 4 es más que evidente, aunque aquí la cámara se sitúa un poco más arriba, por lo que se pierde la visión de la parte posterior del personaje. Cualquier mínimo ruido que oigamos puede hacernos mojar la ropa interior porque puede ser un enemigo que viene por detrás, una puerta que se ha abierto inesperadamente, un pasillo largo que de repente se ha convertido en una pared llena de sangre. Sí, porque en este título nada es coherente en cuanto a escenarios. Antes os hemos hablado que cada misión se desarrolla en un pasaje diferente, y es que el genio de Mikami ha sabido eliminar toda la lógica de los escenarios y nos muestra cómo delante nuestro lo que es una puerta ahora es un muro de pared impenetrable, o una puerta que daba a una habitación ahora nos lleva al mundo exterior, de manera que se elimina toda la lógica posible en este sentido; una muestra más de lo retorcida que tiene la mente el que es considerado como padre de los juegos de terror.

The Evil Within consigue llegar a aquello que los últimos survival horror soñaban y prometían pero no tenían: el factor miedo. Lo que en otros juegos se acababa por la tangente con cuatro disparos bien pegados a quemarropa aquí es imposible. Durante los 15 capítulos que tiene el juego no habrá momento en que no tengamos que tener ropa de repuesto y sentarnos en el sofá encima de una toalla porque se nos puede escapar el pis. Miedo, terror, angustia, agonía… Esto es lo que transmite el título al jugador que tiene el mando en las manos, es un juego ideal para jugarlo con cascos y la luz apagada.

Fallos, bugs y demás errores

Es curioso que en otros análisis no se nombren los aspectos negativos del juego y que no se haya creado un apartado especial como acabamos de hacer aquí. A parte de nombrar que el juego en consolas de nueva generación no está a la altura de lo que se espera, hay algunas cosas más que fallan, como:

  • La cámara. A veces se hace insoportable jugar con la cámara y que no te maten por su culpa. Ahora no gira, ahora sí que gira, uy mira…. ¡¿de dónde salió ese?! Y muerto.
  • Los cuelgues. El juego en su versión digital de Xbox One se nos ha colgado como 4 veces durante el transcurso del modo historia. No sabemos si este fallo es por culpa de ser la versión digital o si la versión física también sufre de este fallo. La vez que más me dolió fue mientras me estaban partiendo el cuerpo por la mitad con una motosierra.
  • Los personajes secundarios se pueden atravesar. Así de claro. Desde que empezamos a jugar podemos atravesar literalmente a los personajes secundarios. Vamos andando, se cruzan por delante… y no pasa nada! Seguimos andando sin chocar con ellos. Pero eso no es todo porque muchas veces nuestro personaje quedará tambén con medio cuerpo dentro y medio fuera de una pared, y no es que se pueda atravesar la pared, es que simplemente veremos medio cuerpo del detective Castellanos.

 

Seguro que vosotros, queridos jugones, habéis encontrado más fallos en el juego, de ser así no dudéis en dejarlos aquí en forma de comentario y los añadiremos aquí con vuestro nick en Areajugones.




Ya para terminar queremos justificar la nota que le hemos dado a The Evil Within. Basándonos en que estamos ante una nueva IP, que la ha imaginado un genio de la industria que no es un novato en estos temas, y que realmente consigue engancharnos, no hubiera estado de más que el juego en cuestión hubiera tenido unos buenos gráficos con los que hacernos sentir aún más esa sensación de miedo y terror que hace tanto tiempo que no sentíamos en un juego de este género.


Positivo

  • Transmite miedo
  • Una historia inversiva
  • Rejugable

Negativo

  • No hay modos online
  • Los gráficos de nueva generación se esperaban mejores
7

Bueno

Política de puntuación

Josep Carceller
Subdirector y redactor senior en Areajugones. Aficionado al mundo de los videojuegos desde pequeño y amante de las consolas retro.

2 comentarios

  1. David Lorenzo

    El juego está muy cundiente, pero la calidad gráfica y el rendimiento dan bastante pena.

  2. acabado de descubrir, junto al TEW2, y realmente es un Survival Horror de campeonato. Es cierto que tiene muchas carencias técnicas (aunque en PC puede dar da lo mejor de sí tecnicamente) y una buena optimización lo hubiese dejado redondo. La nota es merecida ,(pero podría ser perfectamente de 8 sin importar lo técnico)y la verdad, es una pena que el vertiente demencial del juego (que o es) pueda eclipsar o opacar la historia que esconde. Igual que Resident Evil, corre el riesgo de que su fachada oculte el transflndo curradísimo tanto de guión como de sistema de juego etc. Juegazo en toda regla

Dejar un comentario