Análisis The Surge

PC PlayStation 4 Xbox One
 

A lo largo de la historia de los videojuegos (la cual no es escasa), hemos conocido títulos que merecen esa frase tan famosa de “marcaron un antes y un después”. Hay aspectos en ellos por los que se les recordará para siempre. Si somos un poco más concretos, hoy en día no paramos de oír el término ‘Metroidvania’ o ‘Souls-Like’. Evidentemente son términos que hacen alusión a la saga Metroid, Castlevania y en el último ejemplo, a la saga Souls. Dichos títulos han sabido diferenciarse del resto y han acabado siendo el máximo exponente cuando se habla de un aspecto que incluyen o por ser referencia en un género en concreto. Hoy no venimos para dar una charla sobre historia de videojuegos, sino para contaros nuestra experiencia con The Surge, lo último de Deck13.

Creíamos que la introducción que acabáis de leer era necesaria por el simple hecho de que The Surge toma muchos elementos de la saga Souls, de ahí el que este juego pueda pertenecer al grupo de títulos ‘Souls-Like’. Aun así, ¿y si un título incluye elementos o mecánicas que perfeccionan lo ya visto en esos famosos juegos que marcaron un antes y un después? Esta pregunta es la base de ciertos puntos que hoy tratamos en el análisis de The Surge, así que coged un arma y preparaos para el combate porque comenzamos con nuestro análisis.

Nuestro primer día de trabajo

En The Surge encarnamos a Warren, un técnico discapacitado que empieza su primer día de trabajo en CREO, un complejo de investigación y desarrollo el cual nos dan poca información de lo que realmente realizan. Para poder trabajar en nuestro día a día en esta empresa, necesitamos un exoesqueleto. Todos los trabajadores disponen de uno, ya que diariamente están levantando grandes cantidades de peso y las condiciones así lo requieren. Para Warren es más especial, ya que ese día caminará con sus propias piernas.

Por desgracia, en este complejo ha ocurrido un accidente en el que no nos dan muchos detalles. Tras una dolorosa instalación de nuestro exoesqueleto, recuperamos la consciencia y nos encontramos en una fábrica que a priori parece estar abandonada. No tardamos mucho en darnos cuenta de que no lo está y con la ayuda de nuestro exoesqueleto, armas y coraje, deberemos de enfrentarnos a multitud de enemigos de todos los tamaños y averiguar qué ha pasado en el complejo.

The Surge ocurre en un futuro cercano en el que el mundo está castigado por el calentamiento global y las constantes guerras. En medio de ese caos apocalíptico entramos nosotros. Necesitaremos de armas, implantes cibernéticos y buenas defensas para hacer frente a monstruosas máquinas y a diferentes enemigos.

El juego presenta muchísimos elementos en común con la saga Souls, luego si habéis jugado a los títulos de Miyazaki encontraréis sus similitudes. Con esto os avisamos, ya que mencionar a otros títulos más veces que al que hoy nos importa realmente no es lo apropiado.

Es hora de luchar contra las máquinas

Este action RPG se caracteriza por un combate enfocado al daño cuerpo a cuerpo, aunque sí es cierto que contamos con la ayuda de nuestro dron para hacer daño a distancia en algunas ocasiones. En The Surge disponemos de un gran número de armas. Mientras que unas sirven más para hacer grandes cantidades de daño (pesadas), otras en cambio son más veloces. Independientemente del arma que prefiramos, el combate generalmente siempre va a ser lento. Esto no es un punto negativo ni mucho menos, sino algo incrustado con suma lógica. Y es que llevamos un pesadísimo exoesqueleto encima y teniendo en cuenta que nos encontramos en un ambiente tecnológico, ¿no sería conveniente aprovechar los recursos de nuestro entorno? El peso de nuestro equipo no influye en absolutamente nada, así que no os preocupéis si os gusta un arma pesada, podréis correr igualmente sin importar cuánto pese, eso sí, debéis tener en cuenta que los movimientos del arma serán más lentos. Cada tipo de arma cuenta con una progresión de nivel de conocimiento. De esta manera es como nos especializamos en un tipo concreto de arma. Las tenemos a una mano, duales, a dos manos o herramientas duales como pueden ser los guanteletes. Al estar en una fábrica, las armas presentan mayor parecido a un trozo enorme de metal que a algo creado para propiamente hacer daño. No obstante hay excepciones y nos encontramos con verdaderas bestias de matar. Muchas de las más feroces las encontramos en los drops de los bosses. Las luchas contra un jefe final suelen ser desafiantes y cada uno de ellos dispone de un pequeño truco para derrotarlos. Cuando lo hagamos, se nos recompensará con una buena cantidad de chatarra y un objeto u arma valiosa.

En el camino nos encontraremos con bestias tecnológicas

 




En The Surge cobra importancia la posición en la que nos pongamos para atacar. Esto hay que tenerlo en cuenta ya que no haremos el mismo daño si apuntamos a una parte del cuerpo u a otra. Si, habéis leído bien. En este título podemos analizar a nuestro enemigo y ver cuáles son sus partes más vulnerables. Luego aquí se premia el ser paciente y luchar con cabeza, ya que al ser un combate lento, atacar sin pensarlo antes nos puede jugar una mala pasada. Aunque si aprovechamos bien todas las opciones, el sistema de combate de este título puede llegar a ser realmente adictivo y las ejecuciones finales son sencillamente sublimes. Al matar a un enemigo, la barra de energía de nuestro exoesqueleto aumenta. Si disponemos de la energía suficiente, podemos realizar una ejecución final la cual aparte de ser bestial, tendremos una mayor probabilidad de que el enemigo suelte un objeto. Si morimos, perdemos nuestra chatarra, moneda de cambio para aumentar la potencia de nuestro núcleo, mejorar y fabricar nuevas armas y armaduras.

El centro médico es nuestra hoguera

Si perecemos en nuestra aventura, volveremos al centro médico más cercano y los enemigos harán respawn. Aquí podemos restaurar nuestra salud, aumentar la potencia de nuestro núcleo y todo lo que tiene que ver con crear y mejorar nuestro arsenal. Además las personas que rescatemos a lo largo del juego aparecerán siempre en estos centros médicos y nos ayudarán en la medida de lo posible. Con ellas podremos entablar conversaciones y saber qué ha ocurrido en las instalaciones. La chatarra perdida en nuestra muerte la podemos recuperar en el sitio donde hayamos fallecido. En el HUD aparecen los metros que faltan para llegar a dicho punto y la cantidad de chatarra perdida en aquel momento. Si no recuperamos la chatarra en el tiempo estimado la perderemos, aunque por cada enemigo que matemos el tiempo aumentará.

Aprovechando los recursos del entorno

El sistema de crafteo en The Surge es muy cómodo e intuitivo. El nivel de los objetos se categoriza por colores, siendo el rojo el máximo alcanzable por el objeto. Tanto en el mapa como derrotando a los enemigos, encontramos diagramas los cuales nos describen lo necesario para fabricar el objeto en concreto. Para construir armas, armaduras o mejoras necesitaremos elementos que también encontraremos por el mapa, como pueden ser distintas aleaciones, etc. Las armaduras se componen de equipo de cabeza, de cuerpo, brazos y piernas. Todos estos son añadidos para nuestro exoesqueleto y los hay de varios tipos, cada uno de ellos nos proporcionarán distintas bonificaciones de combate. Será necesario disponer de un equipo de cuerpo para iluminar las zonas más oscuras, ya que esta pieza incluye una especie de luz para alumbrar los sitios más sombríos. En cuanto a los implantes cibernéticos, nos proporcionan distintas funciones adicionales. Desde las más básicas como curarnos mediante inyecciones, ver la barra de vida del enemigo o un menor consumo de energía, a otras más sofisticadas. También existen implantes para el Dron, nuestro pequeño compañero que puede salvarnos de más de un apuro. Cuanto mayor sea la potencia de nuestro núcleo, más implantes podremos añadirle a Warren. Quizás hemos hablado demasiado del núcleo y aún no lo hemos explicado. Pues bien, se trata de la pieza fundamental que alimenta todas las funcionalidades de nuestro exoesqueleto. Aumentamos su potencia a base de chatarra y para acceder a ciertos sitios necesitaremos un nivel de potencia determinado para sobrecargar circuitos y cruzar por alguna determinada zona.

Un mapa con muchas conexiones

Uno de los aspectos que más aprecian los usuarios en un título de este género es el diseño de niveles. Gana mucho si un título dispone de un mapa conectado de una manera lógica y coherente. Además, ver que cruzamos una puerta o ascensor y que de pronto nos encontramos en una zona que hemos pasado con anterioridad y cercana a un punto para restaurar salud, es algo muy satisfactorio. Este es el caso de The Surge, ya que en dicho juego nos encontraremos con multitud de atajos que conectan con zonas que ya hayamos visitado con anterioridad. Dentro de todo lo realista que puede resultar un título de ciencia ficción, The Surge logra alcanzar un nivel de coherencia bastante alto teniendo en cuenta en la situación en la que se encuentra nuestro personaje. ¿Verdad que no sería verosímil encontrarnos con un centro médico a cada esquina para restaurar nuestra salud? Pues ahí es donde entran los atajos, ya que nos devolverán a un lugar cercano a ese punto, conectándolo todo a la perfección. The Surge logra convencernos también en este aspecto y posee uno de los mejores diseños de niveles del género. Nunca encontrar un atajo fue tan gratificante.

Ambientación futurista y oscura

Todas las bondades que presenta este título son rodeadas con una genial ambientación futurista y sombría. Pasear por los oscuros pasadizos de The Surge hace que la tensión aumente por momentos, teniendo que estar alerta en todo momento por si nos hacen una emboscada. Además, una peculiaridad de este título es que no sabemos realmente lo que pasa hasta que nos damos cuenta bastante más adelante en la historia. Entramos a una fábrica sin saber realmente qué está sucediendo, solo sabiendo que hay problemas. Es mediante las notas de audio y mensajes que encontramos a lo largo del mapa cuando empezamos a tener cierta idea de lo que está ocurriendo. De esta forma nos insta a explorar aún más para conocer el porqué de lo sucedido.




Apartado gráfico y técnico

The Surge utiliza el mismo motor gráfico que Lords of the Fallen, el FLEDGE Engine. Pese a no ser un peso pesado en lo que a potencia gráfica se refiere, lo cierto es que este título logra un buen acabado visual y entra por los ojos gracias a la amplitud del mapa. La iluminación que presenciamos y el acabado general de las texturas hacen que no solo este título sea excepcional a nivel jugable, sino que también nos acabe gustando lo que vemos a nivel gráfico. Lo que nos ha chocado en ciertos momentos es a la hora de golpear algún objeto que se pueda destruir, ya sean cajas o puertas. Los pedazos permanecen en el aire y visualmente queda muy feo. Igualmente, no es nada que mediante alguna actualización no se pueda solucionar. En lo que respecta al rendimiento, lo cierto es que no hemos podido encontrar ningún comportamiento extraño. Esto no debería de ser así, pero hoy día nos hemos acostumbrado a aplaudir el que un juego funcione en su día de salida, luego otro punto que se llevan los chicos de Deck13.

The Surge utiliza el mismo motor que Lords of the Fallen

Conclusión

The Surge nos parece un título que ha sabido explotar a la perfección las bases asentadas de este género. Aspectos como su adictivo sistema de combate, un exquisito diseño de niveles y una genial ambientación son solo algunos puntos por los que nos ha enamorado este juego. Puede no haber innovado en mucho, pero lo que se ha propuesto Deck13 con este juego nos ha parecido que lo ha cumplido y con creces.


Positivo

  • Sistema de combate adictivo
  • Genial ambientación futurista
  • Un buen diseño de nivel
  • Atajos por doquier
  • En el combate se premia la paciencia y el luchar con cabeza
  • Las feroces ejecuciones finales
  • Sistema de crafteo fácil e intuitivo
  • Se mantiene la tensión en cada esquina
  • Excelente progresión del personaje

Negativo

  • Ligeros fallos técnicos en las texturas
9

Increíble

Política de puntuación

Antonio Vallejo.T
Profundamente apasionado por el arte de los videojuegos. Estoy jugando así que no me desconcentres.