Análisis Valkyria Chronicles 4

Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 4 Pro Xbox One
 

Más de 10 años han pasado ya desde que Sega sorprendiera al mundo con Valkyria Chronicles, un espectacular RPG táctico que presentaba una perspectiva oriental de la Segunda Guerra Mundial. Con esta primera entrega, la marca saltaba a la fama y enganchaba a miles de adeptos alrededor del mundo que, por desgracia, no han vuelto a tener una entrega tan redonda como aquella primera, en gran parte por ciertas limitaciones técnicas de títulos posteriores, que saltaban de PlayStation 3 a PlayStation Vita.

Sin embargo, recientemente Sega parece haberse puesto las pilas en este aspecto y está decidida a traer de vuelta el esplendor de Valkyria Chronicles, primero con una remasterización del título original y ahora con la cuarta entrega numerada de la franquicia. Pero, ¿consigue Valkyria Chronicles 4 enderezar el rumbo de la franquicia? Lo cierto es que sí, pero si queréis descubrir los pormenores de esta respuesta, os invitamos a que nos acompañéis en nuestro análisis de Valkyria Chronicles 4.

Vuelta a los orígenes

Si algo ha caracterizado a la franquicia Valkyria Chronicles durante los últimos años es que no ha sabido dar con la fórmula del éxito de la primera entrega e incluso ha llegado a decepcionar mucho, como es el caso del último spin-off, el cual estaba más enfocado a la acción que a otra cosa. Pero todo eso cambia con Valkyria Chronicles 4, y es que Sega ha decidido cambiar radicalmente el rumbo para volver al punto de partida. Esta cuarta entrega es, a pesar de su título, todo un reinicio de la saga.

Tal y como ocurría con DOOM en su título de 2016, que abandonaba el rumbo de la franquicia para regresar al comienzo, Valkyria Chronicles 4 echa por tierra cualquier tipo de evolución en la saga y toma como punto de partida la entrega original. Y lo cierto es que la decisión no podría haber sido más acertada. Lejos de experimentos con acción desenfrenada o de complejas relaciones, Valkyria Chronicles 4 sirve como un reinicio de la franquicia.

Desde el punto de vista jugable, nos encontramos con una fórmula cuya base es idéntica a la del Valkyria Chronicles original, pero que incluye algunos toques y pequeños cambios aquí y allá. De forma breve, para los que no conozcáis Valkyria Chronicles, debéis saber que el videojuego nos pone en la piel de un grupo de soldados que podemos mover libremente de forma individual durante nuestro turno. La clave para la victoria en cada una de las batallas está en buscar el posicionamiento correcto para poder sacar provecho de los puntos fuertes de cada una de nuestras tropas mientras explotamos los puntos débiles del ejército rival.

La idea, en general, es exactamente la misma en esta cuarta entrega que en el Valkyria Chronicles original y las mecánicas funcionan de una manera muy similar, incluso con la permadeath, haciendo que el resultado sea, a pesar de los años, muy familiar. Sin embargo, como bien comentábamos, Sega ha querido introducir algunos cambios, poco llamativos a primera vista, pero bastante significativos a la hora de jugar. Por ejemplo, la nueva clase de personaje, el granadero, es una unidad (tanto aliada como rival) con poca movilidad pero capaz de devastar a un grupo de personajes de un solo golpe. Respecto a lo visto anteriormente, esta unidad supone el añadido de una nueva capa de profundidad; además de todo lo que ya conocemos, tendremos que tener en cuenta las virtudes y puntos débiles de la nueva unidad para sacar ventaja.

Por otra parte, un cambio interesante, que tiene impacto tanto a nivel jugable como narrativo, es el de añadir ciertas sinergias entre los diferentes personajes. Cada uno de ellos tiene su historia, sus gustos y unos son más afines entre sí que otros; y cuando dos de estos personajes afines coinciden en una zona cercana del campo de batalla se otorgan ciertas ventajas como disparos extra, mejoras en la puntería y demás. Esto, de nuevo, añade una capa de profundidad al ya profundo gameplay; pero también entrelaza de forma magistral la jugabilidad con la narrativa. Ahora cada personaje parece estar más vivo, ser más real dentro de esta historia que carece de grandes héroes.

Pero no toda la acción sucede en el campo de batalla, y es que, como en entregas anteriores, el tiempo entre pelea y pelea tiene su utilidad. Para esta ocasión se ha reducido mucho la interacción entre los personajes y las múltiples opciones que se daban en este aspecto en Valkyria Chronicles 2, y se ha vuelto a una fórmula relativamente más simple. Fuera del combate nuestra tarea es la de repartir la experiencia ganada entre las diferentes clases y mejorar a nuestros héroes y su armamento. En este punto no encontramos nada llamativo y, aunque el menú es intuitivo, sí que se echa en falta una mejora en la interfaz que permita ahorrar tiempo en determinados momentos en los que, literalmente, es fácil pasarse media hora mejorando a los personajes.

Junto a todo esto hay un punto muy importante, probablemente lo mejor que tiene Valkyria Chronicles 4, que debemos remarcar: el diseño de niveles. En un videojuego donde el posicionamiento de nuestros personajes es la clave de la victoria, el diseño de niveles juega un papel realmente importante, y en este sentido Sega ha creado una auténtica obra maestra. Cada mapa es distinto y, sobre todo, tiene un objetivo en mente en términos de unidades y posicionamiento de las mismas. Nada está puesto al azar o por adornar, sino que todos los elementos tienen una función que, si queremos tener éxito, debemos saber aprovechar. Todo ello, sumado a algunos cambios que suceden en los mapas cada ciertos turnos como un tren que pasa o cambios climáticos, dan como resultado uno de los mejores diseños de niveles que hayamos visto jamás en un videojuego.

En resumen, el apartado jugable de Valkyria Chronicles es ante todo, una vuelta al exitoso origen de la franquicia que tiene el resultado previsto y deseado porSega, ofreciendo un título que, en este aspecto, es capaz de volver a encandilar. Sí, es cierto que ya no tiene esa sensación de sorpresa que tenía Valkyria Chronicles en 2008, pero todo está tan medido y tan pulido, que ni siquiera le hace falta. ¡Valkyria Chronicles 4 es uno de los RPG tácticos de corte clásico más redondos que hemos tocado!

Una nueva historia

Valkyria Chronicles 4 vuelve a esta reimaginación oriental de la Segunda Guerra Mundial para presentar una historia completamente nueva, que sienta los cimientos de un buen apartado narrativo pero que demuestra, con sus luces y sombras, que a la franquicia aún le queda camino por recorrer. Antes de continuar me gustaría remarcar que, en primer lugar, no voy a comentar nada relevante de la historia para no hacer spoiler; y en segundo lugar, que esta historia, aunque incluye referencias a otras entregas, puede disfrutarse perfectamente de principio a fin por los recién llegados.

Dicho esto, y de nuevo, sin entrar en detalles de la trama, destaca que la historia de Valkyria Chronicles 4 se presenta de una forma mucho menos lineal que anteriores entregas, incluyendo de forma recurrente flashbacks (en su mayoría como misiones jugables) que nos dan detalles de la personalidad y el pasado de los personajes y las relaciones en las que se centran. En este sentido, aunque en algún momento pueda parecer que nos hemos perdido algo, Sega ha ido hilando cada acontecimiento para dejar una historia que, en conjunto, es clara y atractiva. Además, es importante remarcar que la narrativa del título no es grandilocuente, sino que se centra más en la odisea que es el día a día de los soldados atrapados en conflictos bélicos, dando como resultado una historia más humana y personal, cosa que encaja a la perfección con el resto de la obra.

Sin embargo, la trama en sí puede dejar algo que desear, y en nuestro caso lo ha hecho. Aunque en conjunto es atractiva y entretenida, resulta muy poco original y los giros del guión se ven venir desde lejos. La sorpresa es prácticamente inexistente en las 30 horas que dura Valkyria Chronicles 4 y, teniendo en cuenta esta reimaginación tan chula de un conflicto bélico que ya hemos visto en numerosas ocasiones, creemos que habría sido posible exprimirlo mucho más a nivel narrativo.

 

Aspecto técnico renovado

Desde el punto de vista técnico, Valkyria Chronicles 4 ofrece algunas luces y sombras, siendo este el peor punto de la obra. Uno de los pocos puntos flojos del título de Sega lo encontramos en la IA, la cual apenas ha mejorado desde la primera entrega y sigue optando por lanzarte decenas de soldados que te superen en número en lugar de poner sobre el campo de batalla una pelea equilibrada en la que esta IA mueva con cierto sentido sus piezas.

En cuanto al apartado gráfico, nos encontramos con una obra que en absoluto destaca. Sí, es artísticamente muy bonita y logra llamar la atención con su estilo, pero técnicamente está muy por detrás del nivel actual. El nuevo motor de Sega, que ha servido para traer Valkyria Chronicles Remastered a la actual generación, es el entorno en el que se ha creado esta obra y apenas hay mejoría respecto a esta remasterización, dejando como resultado un juego bonito artísticamente pero flojo técnicamente. La música, por su parte, vuelve a contar con temas espectaculares de la mano del conocido compositor Hitoshi Sakimoto, por lo que es un punto a favor.

Si nos fijamos en la duración, Valkyria Chronicles 4 es un juego relativamente largo, que ofrece unas 30 horas de juego. La campaña se divide en dos mitades bastante bien diferenciadas, ya que durante las primeras 15 horas se nos van introduciendo diferentes mecánicas, unidades y formas de jugar en niveles relativamente sencillos, pero que permiten tanto entretener a los veteranos como enseñar a los novatos. Pero es en la segunda mitad de la obra donde todo esto se pone a prueba con batallas más complicadas en donde el diseño de niveles vuelve a brillar para darnos múltiples opciones. En general el ritmo es bueno y, con las escaramuzas opcionales que se incluyen, el contenido es amplio y la obra no acaba ni demasiado pronto ni se alarga en exceso.

Conclusiones

Valkyria Chronicles 4 es exactamente el juego que los fans de la saga llevábamos demandando desde que completamos la primera entrega, y en este sentido, Sega ha hecho un trabajo espectacular. Tomando como base el Valkyria Chronicles original y realizando algún pequeño ajuste, Sega ha hecho un completo reinicio de la saga, le ha dado un nuevo camino por el que avanzar y, más allá de este videojuego, ha devuelto la esperanza de ver a esta franquicia en una posición dominante en el mercado durante los próximos años; ese es el gran logro de Valkyria Chronicles 4.

Sin embargo, la obra tampoco es perfecta y arrastra, en gran medida, los errores de sus antecesores. La innovación es prácticamente inexistente y eso se plasma en errores como una IA floja, batallas excesivamente largas, menús algo incómodos y una narrativa muy predecible, fallos que ya tenía el Valkyria Chronicles original y cuya solución Sega parece haber pospuesto para una hipotética quinta entrega. Es por ello que, si la primera obra no os gustó, no hay motivo para intentar volver a entrar con esta; pero si, como nosotros, sois de los que disfrutasteis con ella, Valkyria Chronicles 4 es una apuesta más que segura.

Sea como fuere, gracias a una jugabilidad muy bien construida, un diseño de niveles simplemente perfecto y una narrativa humana bastante atractiva, Valkyria Chronicles 4 es el mejor videojuego de toda la franquicia, y uno de los mejores RPG tácticos de los últimos años.


Positivo

  • Divertido y exigente
  • La narrativa personal nos da personajes carismáticos y relevantes
  • Diseño de niveles sobresaliente
  • Pequeñas novedades que aportan profundidad
  • Buena curva de dificultad

Negativo

  • Escasas novedades jugables
  • La IA que sigue flojeando
  • Gráficamente se queda atrás
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.