Colabora

Análisis Call of Duty: Black Ops Cold War

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

Análisis Call of Duty: Black Ops Cold War

Call of Duty: Black Ops Cold War ya está entre nosotros y analizamos la última entrega de la popular franquicia de Activision

Publicado el 1

Un año más, Activision lleva al mercado su entrega anual de Call of Duty. En esta ocasión tenemos un regreso a Black Ops y, de forma más concreta, nos encontramos con un pequeño reinicio que abandona el entorno futurista de los últimos Black Ops para volver a la Guerra Fría.

La jugada de dar marcha atrás en la franquicia ya funcionaba a la perfección en 2019 con el reinicio de Modern Warfare y Activision ha querido repetir en este 2020 con Black Ops Cold War. El videojuego se sitúa en plena Guerra Fría, tras los acontecimientos del Black Ops original. Pero, ¿consigue recuperar la esencia de Call of Duty perdida en los últimos Black Ops? Acompañadnos para descubrir la respuesta.

call of duty: black ops cold war

Dado que Black Ops Cold War permite instalar y desinstalar, así como jugar de forma completamente independiente a sus modos de juego, el análisis que tenemos entre manos los tratará, igualmente, de forma completamente separada.

Multijugador

El modo multijugador es posiblemente el más popular del juego. Podría gastar miles de palabras definiendo cómo funcionan los modos de juego, cómo es el sistema de creación de clases, hasta qué punto alcanza la personalización de armas y un sinfín de detalles que, la verdad, con un simple gameplay de los que abundan en Internet os quedarían mucho más claros. Es por ello que yo me voy a centrar más en las sensaciones que deja el multijugador de Black Ops Cold War.

Lo primero que destaca cuando entramos al multijugador del nuevo Call of Duty, independientemente del modo en el que lo hagamos, es que podemos notar la intención manifiesta de Treyarch de dar un paso atrás respecto a sus últimos videojuegos. Black Ops Cold War revierte la evolución de la saga hacia juegos cada vez más veloces, cada vez más verticales, con cada vez más parkour y gadgets de todo tipo. Black Ops Cold War es, en cierto sentido, el regreso hacia una época más simple.

Black Ops Cold War

El multijugador de Black Ops Cold War se deshace de muchos de los añadidos que habían llegado en entregas anteriores a nivel de mecánicas. Se trata de un juego mucho más básico, más puro en cierto sentido. Y la verdad es que es algo que se agradece. Black Ops Cold War vuelve a ir de correr y disparar. Sin saltos, sin jetpacks, sin armaduras alocadas; solo tú, tus armas, un par de granadas y el conocimiento de los mapas.

Siguen quedando reminiscencias, sin embargo, de la evolución de Black Ops en años pasados. Los modos de juego más espectaculares (que resultan también, hasta donde he podido ver, los menos populares), abren los mapas e incluyen vehículos y una acción totalmente descontrolada, más cercana casi a la franquicia Battlefield. Por suerte, todo ello es opcional y los modos más clásicos son capaces de recuperar al 100 % esa esencia de Call of Duty: Black Ops y Black Ops 2.

Entrando a valorar el contenido como tal, lo cierto es que no hay demasiadas sorpresas. Las armas funcionan bien y el gunplay es bueno aunque no excelente, el diseño de mapas es variado y la mayoría resultan bastante divertidos; las sensaciones a los mandos, en general, son positivas. Esto es algo que no sorprende teniendo en cuenta los valores de producción de la obra, pero que, igualmente, es justo remarcar.

En el apartado visual nos encontramos con una obra que gráficamente cumple, incluso en la generación de consolas que dejamos atrás. Pero más allá de la calidad de sus gráficos, lo más remarcable es que Call of Duty: Black Ops Cold War es capaz de recuperar la esencia de los primeros Black Ops también en lo gráfico. Algunos mapas como el de Moscú cuentan con esa paleta de colores apagada, en tonos grisáceos sacudidos de vez en cuando por algún rojo vibrante, que nos transportan a la época de PS3 y esas tardes interminables en 2010.

No tengo claro hasta qué punto es simple nostalgia o realmente esta estética de lo feo me gusta, pero lo que sí sé es que todo ello hace click en mi cabeza y Black Ops Cold War, al menos en lo visual, me resulta tremendamente atractivo.

Black Ops Cold War

Hay pocos peros que ponerle al multijugador de Black Ops Cold War más allá de que nos gusten más unos mapas u otros, unos modos de juego u otros. Para bien o para mal, la innovación no es uno de los puntos fuertes de Call of Duty y Black Ops Cold War, dando un paso atrás respecto a entregas anteriores, pone sobre la mesa una apuesta que ya hemos visto en numerosas ocasiones. Sin sorpresas ni grandes aspavientos, Treyarch ha dado en el clavo con aquello que pedían los fans más acérrimos: una vuelta a 2010 en muchos sentidos.

Campaña

La campaña de Black Ops Cold War sigue el esquema del modo multijugador y da un paso atrás para meternos de lleno en la Guerra Fría abandonando los conflictos futuristas y las historias alocadas. En este sentido, esta campaña retoma aquella historia contada hace 10 años con Mason de protagonista, pero le da un vuelco para adaptarse a los tiempos que corren (o, al menos, intentarlo)

Pese a que Call of Duty no es precisamente una saga que se caracterice por la ambigüedad moral, Black Ops es la subsaga que, posiblemente, más explora esta faceta con tonalidades grises. La Guerra Fría es un conflicto que se presta mucho a ello, en donde ambos bandos se armaban hasta los dientes y vivían en una desconfianza mutua que, en cualquier momento, podría desembocar en un conflicto nuclear.

Black Ops Cold War toma esta idea y nos presenta una historia de conspiración y secretismo contada, como siempre, desde el bando estadounidense. Sin embargo, Treyarch ha construido una campaña que parece querer meter los pies en el fanganoso terreno de la ambigüedad moral de manera más evidente que entregas anteriores.

Bebiendo de obras como Apocalypse Now, el juego nos embarca en un viaje en el que cuanto más cerca estamos de la verdad, más surrealista se convierte el mundo a nuestro alrededor y más ficticio parece todo. La idea no es para nada mala y el juego llega a cuestionarnos de forma explícita quién es el bueno y quién es el malo.

Pero la propia campaña parece olvidarse de que, como diría Benny en Fallout New Vegas, "el juego estaba amañado desde el principio". Todo el relato, incluso con sus ambigüedades se realiza desde un estandarte ideológico muy claro: el patriotismo estadounidense. Con toques de nostalgia belicista y un patriotismo exacerbado que roza lo ridículo en algunos momentos, Black Ops Cold War, pese a vestirse con una capa de cierta ambigüedad moral, se queda a medio camino sin una intención clara, convirtiéndose en otro bochornoso panfleto publicitario del ejército y gobierno estadounidense.

Call of Duty black ops cold war

Más allá de esto, la campaña de Black Ops Cold War funciona, como es habitual, bastante bien. Sin alargarse demasiado, esta campaña es capaz de mantener en todo momento un buen ritmo y contar una historia suficientemente interesante para mantenernos pegados a la pantalla durante las horas que dura. No reinventa nada y, pese a las promesas, no hay apenas decisiones que tomar (más allá del final del juego en donde escogemos el bien o el mal). Pero es suficientemente divertida como para entretenernos el puñado de horas que dura.

Zombis

El modo Zombis es posiblemente el más llamativo de principio. Al contrario de la campaña y el multijugador, que regresan al esquema clásico del origen de Black Ops, el modo Zombis cuenta con novedades que, al menos en el papel, se antojan realmente significativas, como es el caso de comenzar las partidas con todo nuestro equipamiento. Sin embargo, esas novedades se quedan en el papel.

El (excepcional) balanceo del juego hace que comenzar con nuestro equipamiento no suponga una ventaja y ni siquiera un cambio importante. Seguimos teniendo armas desperdigadas por el mapa, seguimos teniendo que reunir piezas para construir diferentes gadgets y, pese a que contamos con todo nuestro arsenal, el modo Zombis repite esquema y sigue yendo de saber qué hacer más que de cómo hacerlo.

black ops cold war

Esto se une al diseño del nuevo mapa que, si bien es completamente inédito, cuenta con diferentes zonas que están fuertemente inspiradas en mapas de entregas anteriores. Desde las salas a los pasillos, pasando por la estructura de zonas enteras, da la sensación de que este modo Zombis ya lo hemos jugado en el pasado.

Y no me malinterpretéis, el modo Zombis sigue funcionando a la perfección. Con amigos y una guía es excepcionalmente divertido. Pero no deja de ser la misma diversión de hace 8 años.

Call of Duty: Black Ops Cold War

En conjunto, Black Ops Cold War es exactamente lo que cualquier podría esperar de él teniendo en cuenta el rumbo de la franquicia. Se trata de un juego que no aporta prácticamente nada nuevo, pero que cambia de rumbo para acercarse a los orígenes de la saga Black Ops en muchos aspectos.

Analizando con lupa cada uno de los aspectos del videojuego, lo cierto es que hay poco que reprocharle. Todo en Black Ops Cold War destila esa perfección y ese cuidado propio de las mayores superproducciones de la industria y cuesta encontrar algo que el videojuego haga realmente mal a nivel jugable. Black Ops Cold War es, una vez más, un juego que resulta absurdamente divertido.

black ops cold war 3

Sin embargo, se trata de una diversión completamente hueca. Es como tirar una pelota al techo desde la cama. Te entretiene, pero no hay un objetivo más allá, no hay un discurso subyacente ni una intención manifiesta. Es una diversión que se queda vacía. La falta de novedades sustanciales en la fórmula hace que este juego se sienta simplemente como una iteración más en una secuencia de juegos tan perfectos como similares. Call of Duty: Black Ops Cold War sigue siendo eso, Call of Duty.


Análisis Call of Duty: Black Ops Cold War

Analizado en PS4

VideoGame
7.5
Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Call of Duty: Black Ops Cold War es una iteración más en la misma fórmula que llevamos viendo desde hace más de una década. El juego regresa a los orígenes de la franquicia Black Ops sin grandes novedades pero con unos valores de producción que evitan grandes fallos. Diversión sencilla y previsible para aquellos que quieran justo eso, un Call of Duty más.

Multijugador

Campaña

Zombis

Gráficos

  • Black Ops Cold War sigue siendo Call of Duty en estado puro, para bien o para mal
  • El modo multijugador propone un regreso a los orígenes y se deshace de elementos aledaños
  • El modo Zombis incluye horas de diversión cooperativa en estado puro
  • La campaña cuenta con buen ritmo y se hace entretenida
  • En conjunto, es un videojuego divertido y pulido con pocos fallos remarcables
  • El multijugador no está al nivel de Modern Warfare
  • La campaña intenta entrar en terrenos ambiguos en lo moral pero fracasa estrepitosamente
  • Es una iteración más de lo que llevamos viendo en la última década: diversión vacía
Duración: 6 horas (campaña)
Jugadores: 1 a 40
Idiomas: Castellano

Política de puntuación

Redactado por:

Videojuerguista, lector y cinéfilo desde que tengo uso de razón. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Incondicional del RPG clásico, lo indie y el wéstern. Me gustan los números y puedes encontrarme con una raqueta en la mano.