Colabora

Análisis Weedcraft Inc: Buena gestión, mala comunicación

Fichas
ANÁLISIS
Cabecera juego

Análisis Weedcraft Inc: Buena gestión, mala comunicación

Publicado el 0

Los videojuegos han evolucionado mucho durante las últimas décadas, y ya lejos quedan esa época de matamarcianos en donde el videojuego era simplemente un juego de vídeo. La industria nos ha demostrado ser capaz, actualmente, de producir obras que van mucho más allá de la diversión para poseer un importante valor cultural y social. Y, en medio de todo ello, nos llega Weedcraft Inc, un título que hace del tráfico de marihuana su premisa.

De manos de la desarrolladora Vile Monarch y la editora Devolver Digital, esta producción busca ponernos a los mandos de un imperio del narcotráfico y que no solo nos reta para crear un negocio eficiente, sino que intenta ofrecer una perspectiva sobre las repercusiones sociales, económicas y legales del consumo de marihuana. ¿Queréis descubrir más? Acompañadnos en nuestro análisis de Weedcraft Inc.

Plata o plomo

Desde el punto de vista jugable, Weedcraft Inc es un título de gestión, y uno muy completo. Comenzamos nuestras andadas en el mundo del narcotráfico como un estudiante que abandona la universidad y, para ganarse la vida, decide cultivar y vender algo de marihuana a baja escala. De primeras, seremos nosotros los que tendremos que encargarnos de todo: regar las plantas, buscar las mezclas perfectas para que estas crezcan más y más rápido, estudiar el mercado y realizar las inversiones necesarias. Todo ello resulta, inicialmente, emocionante y satisfactorio. Pero el objetivo no es esto; el objetivo es tener todo un imperio.

Y aquí es donde entra en juego la contratación de empleados. Hasta este momento, éramos nosotros los que necesitábamos realizar todas las gestiones, regar manualmente las plantas y hacer el trabajo sucio. Ahora, nos ponemos el traje y nos convertimos en los auténticos magnates de la marihuana en esta ciudad estadounidense. Podemos contratar a cultivadores que sepan qué mezcla de ingredientes usar, traficantes que sepan dónde y cuándo vender nuestra mercancía e incluso negociar para cambiar ciertas leyes con las que hacer de nuestro negocio algo aún más rentable. Decenas de opciones son las que se abren: ocasiones de negocio, caminos que podemos tomar para expandir nuestro imperio, la posibilidad de realizar todo dentro de la legalidad o al margen…

Pero eso no significa que nos hayamos quedado sin trabajo, solo que ahora somos más empresarios que otra cosa. Nuestros empleados irán puliendo sus habilidades y, cada poco tiempo, exigirán aumentos con los que ganarnos aún más su confianza. Sin embargo, es este trato con las relaciones humanas lo que peor sienta al aspecto de gestión del videojuego. La IA está poco balanceada y un traficante que un día te adora por haberle salvado el pellejo tras ser arrestado, al día siguiente te abandona y traiciona. Todo ello hace que el trato con nuestros empleados acabe resultando algo más bien superfluo, que no da consecuencias seguras a largo plazo.

Algo similar ocurre con nuestros rivales, a los cuales podemos investigar y espiar para poder descubrir sus trapos sucios que, dependiendo de la suerte que tengamos, puede ser que no existan. Todo un arduo trabajo planificado que Weedcraft Inc decide resolver poniendo delante a todo un santo que no ha matado una mosca en su vida. Y, por si esto fuera poco, en el camino tendremos ciertas conversaciones y conoceremos a personajes que tampoco aportan nada a la experiencia. Los diálogos son sosos, se repiten y, en general, dan la sensación de ser completamente superficiales y sin importancia real.

La política detrás de la marihuana

Pero, siendo sincero, lo que más me atraía de Weedcraft Inc era ver cuál sería su postura frente al tráfico y consumo de marihuana y cómo la defendería. Para mi sorpresa, y pese a las promesas previas, el videojuego no tiene un discurso fuerte acerca del tema y se va por las ramas haciendo bromas de dudoso gusto.

Lejos de abordar una posible problemática social y económica, bien para atacar o para defender la legalización de la marihuana, Weedcraft Inc huye de ello y se limita a ponernos a los mandos del imperio. Es cierto que aborda de forma ligera la capacidad de grandes lobbys (como en este caso el de la marihuana) para modificar leyes y ejercer presiones sobre los poderes, pero no ahonda demasiado en ello y lo deja como una mecánica al margen, un detalle sin aparente importancia.

El único punto que Weedcraft Inc parece atreverse a abordar es el de la diversidad en cuanto al consumo de marihuana. El juego nos presenta diferentes grupos sociales, con sus propios gustos y motivos para drogarse; enfermos terminales, turistas, artistas, obreros… Cada uno de ellos tiene sus preferencias y tendremos que amoldarnos a ellas para poder sacar beneficio. No obstante, un detalle que chirría bastante es el trato que se da precisamente a algunos enfermos terminales: los personajes aparecen caricaturizados con un aspecto que parece haber querido ser una broma de pésimo gusto y que, sinceramente, me hizo preguntarme en qué demonios estaban pensando los responsables.

Una oportunidad perdida

Weedcraft Inc es, y pese a que me duele, una oportunidad perdida. Se trata de un buen videojuego de gestión, un título completo y con muchas opciones que, pese a algunos fallos que no resulta demasiado difícil obviar en lo jugable, consigue resultar satisfactorio y ofrecer una experiencia estratégica más que decente. Sin embargo, aquí se quedan las bondades del videojuego, y es que la promesa de ahondar en los aspectos sociales, culturales y políticos del tráfico de marihuana no se cumplen.

Weedcraft Inc se queda con un discurso muy pobre, como un simple susurro que tiene como objetivo no expresar una idea, sino que nadie se entere de qué ha dicho. No hay pros y contras, no hay un discurso a favor o en contra de la legalización de marihuana, no hay nada, solo hay un juego. Y esta es la mayor decepción que nos deja la obra de Vile Monarch, una que, pese a ser divertida, es incapaz de expresar nada contundente.

https://www.youtube.com/watch?v=QeelshEcNKk

Redactado por:

Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.

Comentarios: