Análisis Worms W.M.D

Nintendo Switch
 

Worms es una saga que lleva con nosotros desde 1995 basada en la estrategia por turnos, y en la que unos gusanos con actitudes antropomórficas. De hecho, Worms no solo destaca por su característica jugabilidad, sino también por su humor ácido.

Nintendo Switch, la nueva consola de Nintendo, recibe por primera vez un título de esta mítica saga, que llega después de ser lanzado en PC, PlayStation 4 y Xbox One. Sin embargo, y como no ha ocurrido con otros títulos que se han exportado a la consola híbrida durante los primeros meses de vida, Worms W.M.D trae consigo muchas novedades, incluso jugables, que lo convierten en la mejor versión lanzada hasta ahora al mercado. Comenzamos.

Worms

Para quienes todavía no conozcan la saga, vamos a hacer un pequeño repaso a su jugabilidad. Y es que podríamos decir que Worms es un título que mezcla combates por turnos y estrategia, enmarcándolos en grandes escenarios destructibles. Dependiendo del modo de juego, podemos encontrarnos con más o menos gusanos a nuestra disposición y seremos nosotros, lo que gestionaremos cual es la función de cada uno, y que arma va a usar en cada momento. Eso sí, el fin suele ser el mismo: acabar con todos los gusanos del equipo rival, sea como sea.

Para ello, tendremos que forjar nuestra estrategia de combate en la gran diversidad de escenarios que tenemos disponibles con distintas configuraciones. Tendremos escenarios con edificios que nos podemos esconder dentro, recovecos, posiciones altas y bajas e incluso escenarios con límites cerrados o rodeados por agua. Repartido en ellos tendremos todo tipo de cosas como objetos para la fabricación de armas, e incluso items que desbloquean misiones especiales para el “single player”.

Las armas serán un elemento fundamental como es obvio y disponemos de multitud de variantes para cada situación de combate: de corto alcance, bombarderos, paracaídas, varios tipo de gradas y lanzagranadas, Uzis, vamos, todo tipo elementos de guerra que hacen posible una estrategia elaborada, incluso más de la que un juego con un aspecto como el de Worms cabría esperar.

Conforme avanzamos en nivel en el juego, iremos desbloqueando todo tipo de cosas como gorros para personalizar nuestros pequeños guerreros viscosos, lápidas que dejan tras morir o incluso sonidos. Worms no sólo es divertido de jugar, sino también de explorar y personalizar.

Worms está cargado de contenido

La versión para Nintendo Switch, como decíamos, vendrá con algunas novedades con respecto a las versiones ya en el mercado y además incluye las ya lanzadas en su día, lo que proporcionará más diversión si cabe a los compradores, e incluso debido a las características de las consola de Nintendo, podríamos decir que no es mala idea si eres seguidor de la saga hacerse con esta versión aún habiendo explotado las otras.

Worms W.M.D está dividido en varias modos de juego diferenciados entre “Un jugador” y “Multijugador”, y dentro de ambos, tenemos distintas modalidades de juego.

En cuanto a los juegos para un “sólo jugador”, tendremos disponibles varias secciones como “Entrenamiento” que funciona a modo de tutorial en varios niveles que nos enseñan desde un disparo de escopeta, pasando por el uso de la Oveja, helicóptero o ataques aéreos con artillería pesada.

También tendremos un modo Campaña en el que sencillamente tendremos que seguir las premisas jugables de Worms, es decir, eliminar los enemigos aunque también tendremos ciertos “hitos” que podemos cumplir para que nos den más puntos y que nos permiten desbloquear cosas y subir nuestro nivel.

El modo Desafío estará enteramente desbloqueado y tendremos que buscar durante las partidas de Campaña unos carteles escondidos en el escenario que nos permitirán ir desbloqueando hasta 10 fases más que tienen ciertas peculiaridad.

Y para terminar con el modo para un jugador, encontramos los “Extras”, que están divididas en dos secciones distintas en la que encontraremos interesantes batallas que suben la oferta hasta 12 fases más. Así que en total, sumando todo los modos el total será de 69 fases diferentes. No está nada mal.

En cuanto al modo multijugador tendremos, como siempre, distintas maneras de jugar a la que se le añade para esta versión de Nintendo Switch el modo Inalámbrico mediante el cual podremos jugar con otros jugadores con la consola sin necesidad de acceso a Internet.

En todo caso los modos habituales se dividen en local, igualada y no igualada y dentro de ellos distintas modalidades y sistemas de búsqueda que no vemos la razón para citarlas. Lamentablemente se nos ha hecho imposible probarlo debido a que no hemos encontrado partida para jugar contra otro jugador. Una lastima, y esperamos que con el lanzamiento del título, el modo en línea de Worms W.M.D esté muy lleno ya que sin duda es uno de los puntos fuertes.

Para terminar con el contenido tan sólo os citaremos las secciones de “personalización” y comunidad, que como su nombre indica, la primera está destinada a personalizar nuestro queridos “Worms”, y la segunda a recibir noticias.

Jugando a Worms en Nintendo Switch

Como todo juego que pasa de los circuitos de unas plataformas a otras, no podemos más que hablar de las bondades que jugar a este juego en Nintendo Switch. No veremos, en todo caso, diferencias apreciables en cuanto a aspectos técnicos, por lo que debido a las características jugables de la consola, es quizá la versión más interesante que podemos encontrar en el mercado en este sentido.

Team17 ha adaptado, como decimos, las peculiaridades de esta consola que se adapta a las exigencias de la vida diaria, hasta tal punto que incluso podemos jugar tan sólo con un Joy-Con aunque juguemos en solitario. No obstante, no podremos usar el mando Pro.

A diferencia de otros títulos que puede resultar algo incómodo debido a al género en Worms W.M.D no ocurre esto, aunque sí que debemos acostumbrarnos al manejo debido al poco recorrido que tiene el stick analógico del Joy-Con. En ocasiones, cuando tan sólo queramos mover la mira para apuntar en nuestro turno de ataque, sin desearlo movemos el personaje. Algo incómodo al principio pero que rápidamente corregiremos.

Jugando en modo portátil, insistimos y nos repetimos, es toda una delicia salir de nuestra casa y continuar la partida en cualquier lado para nosotros tiene mucho valor y utilidad. Eso sí, hay que tener en cuenta las diferencias en el tamaño de jugar en sobremesa y portátil – o Tabletop-, por lo que en estas dos últimas modalidades tendremos que jugar más de lo debido con el zoom incorporado en el juego. Una vez nos acostumbremos, no supondrá ningún problema.

Lo que hay que destacar en este sentido, es que el título permite el juego entre 1 y 6 jugadores en los modos Campaña, y de 2 a 6 en los modos multijugador (linea y local). En cuanto a contenido jugable de esta versión se agrega varias cosas como un nuevo tema espacial, nuevos trajes e incorpora de serie el Modo Fortalezas.

Un título imprescindible

Seguro que para algunos jugadores que ya hayan probado Worms W. M. D en otras plataformas, necesitan de más contenido nuevo para justificar de nuevo su compra, pero es ahí donde entra el poder de Nintendo Switch y sus propiedades. En cuando a los jugadores que no han probado ninguna de las versiones anteriores, se convierte en una buena adquisición, casi imprescindible.

Worms W.M.D no tiene la fuerza de un título AAA pero si la suficiente como ser una buena adquisición para algunos, o un imprescidible para otros pero lo que es seguro es que se convierte instantáneamente en uno de los juegos más interesantes en el catálogo digital de la consola.

 


Positivo

  • Todo el contenido incluido y alguno nuevo
  • Posibilidad de jugar hasta 6 jugadores en cualquier modo
  • Poder jugarlo con tan solo un Joy-Con
  • Su humor ácido
  • Técnicamente al nivel de las otras versiones
  • Se echaba en falta un juego del género en Nintendo Switch

Negativo

  • No hemos podido probar el modo en línea
  • Se echa en falta algo de contenido exclusivo de Nintendo
  • No tiene soporte para Nintendo Pro Controller
8

Muy bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.