La ESRB no reconoce las cajas de botín como un juego de apuestas

Considera que su sistema se asemeja al de las cartas coleccionables

cajas de botín
 

Las loot boxes, más conocidas en la lengua de Cervantes como cajas de recompensa o de botín, están dando algún que otro quebradero de cabeza tanto a los desarrolladores como a la comunidad de jugadores. El caso más reciente a este respecto que ha levantado escamas ha sido el de La Tierra Media: Sombras de Guerra, en el que ha tenido que alzar la voz el director de diseño Bob Roberts para calmar la crispación. Algo similar a lo que ha sucedido con Assassin’s Creed Origins, con el que se ha tenido que aclarar que no hará falta dinero real para acceder a estas, evitando así que las críticas alcen el vuelo. Ante tamaña tesitura, cierto número de quejas ha acabado llegando a la ESRBEntertainment Software Rating Board -, considerando esta política más próxima a la de las tragaperras o la hípica que a la de un videojuego. Tras cierto tiempo de disyuntiva, esta al fin ha proclamado su veredicto sobre el asunto. Y no ha terminado de cuajar entre los usuarios.

Bob Roberts debate sobre las microtransacciones en Sombras de Guerra

El conocido medio Kotaku se ha puesto en contacto con la organización americana de clasificación por edades vía e-mail para intentar dar con la opinión oficial de uno de los máximos responsables de este tipo de productos de ocio electrónico. La respuesta no ha dejado demasiado margen a la imaginación, haciendo caso omiso a las protestas de aquellos que ven esta iniciativa como algo muy similar a los juegos de azar:

No consideramos que las cajas de botín sean juegos de apuesta. A pesar de haber un elemento de suerte en esta mecánica, el jugador sabe que siempre recibirá un contenido del juego (incluso aunque aquello que obtenga no sea de su interés)”.

Prosiguiendo con su explicación, el equipo ha argumentado que el método de funcionamiento de estas se asemeja estrechamente al de las cartas coleccionables: la persona adquiere en la tienda un sobre y bien puede conseguir todas aquellas que llevaba deseando desde hacía tiempo en un golpe de suerte, o bien podría hacerse, por tercera vez consecutiva, con aquella que tanto detesta. Bajo su perspectiva, se trata más de una cuestión de destino y fortuna que de apostar para lograr algo (o no).

Yendo un paso más lejos, la ESRB ha desarrollado aún más su criterio: dentro de la clasificación de aquellos títulos que tengan algún tipo de apuestas, se encuentran aquellos en los que hay que invertir dinero real como los dólares o euros (real) o aquellos en los que se echa el guante a la moneda de cambio del propio software (simulada). El organismo ha garantizado que aquellos juegos en los que hay que desembolsar dinero extra auténtico para conseguir distintos ítems cuentan con la categoría “Adults Only” – Adultos Exclusivamente -, por lo que los consumidores están al tanto de este asunto con anterioridad a la compra del producto. Asimismo, al tratarse de una clasificación poco positiva para las distribuidoras, que en no pocas ocasiones limita su número de unidades vendidas, se intenta evitar este tipo de catalogación en sus carcasas.

Lo cierto es que con el apoyo o no de la ESRB, las cajas de recompensa van ganando terreno y asentando su presencia en distintos juegos. Exponiendo otro ejemplo, Overwatch lleva más de un año ofreciendo a sus fans esta metodología, que ha sido refinada con el transcurrir de los meses. ¿Vosotros que opináis sobre ellas? ¿Os posicionáis a favor o en contra?

Overwatch mejora las probabilidades de las cajas de botín


Contenido relacionado