X-Men: Dark Phoenix revolucionará el género de superhéroes

X-Men: Dark Phoenix

X-Men: Dark Phoenix revolucionará el género de superhéroes

La última bala del universo mutante será la más especial

X-Men: Dark Phoenix revolucionará el género de superhéroes
 
 

Cuando tus rivales son más fuertes que tu, lo único que te queda es usar la cabeza. 20th Century Fox ha tenido que rivalizar estos últimos años con dos auténticos gigantes en el género de superhéoes, y lo han sabido hacer con inteligencia. Aunque su línea principal de películas han seguido el estándar del estudio con grandes presupuestos y un estilo más tradicional, los spin-offs han abierto un nuevo mundo de posibilidades rompiendo con todo lo conocido. El  éxito primero de “Deadpool”, y posteriormente de “Logan”, han respaldado una estrategia que ha cambiado la forma de ver los superhéroes, y que podría tener su última bala en “X-Men: Dark Phoenix”. La película protagonizada por Sophie Turner es la gran apuesta para los mutantes el año que viene antes de la llegada de Disney a las oficinas de los Murdochs, y eso podría ser determinante.

Tras reiniciar la saga el pasado 2011, el universo de estos superhéroes encontrará un punto final en “X-Men: Dark Phoenix”. Muchos actores conocidos podrían acabar su participación en la franquicia con esta película, y por eso Simon Kinberg estaría arovechando para hacer una historia inolvidable. Así lo aseguraba la propia Turner en una entrevista para Empire (vía X-Men films), en la que prometía un “drama oscuro e incómodo” que cambiará para siempre a los mutantes. “Lo estamos revolucionando“, confiesa. “Queríamos crear un nuevo género de películas de superhéroes“.

La historia de Jean Grey estará acompañada en 2018 por “Nuevos Mutantes”, el primer paso hacia el terror de la saga, y por “Deadpool 2”, la consolidación final del humor más ácido en el género. Toda una declaración de intenciones que culminarían con una cinta que tendrá un gran presupuesto, pero que seguirá el estilo de sus hermanas menores. Todo siguiendo el plan del director padre de la marca desde comienzos de los 2000. “Simon ha estado tras el cerebro de los X-Men durante años y es realmente emocionante sentirse como una apuesta que toma el control de la franquicia, y la dirige por el camino que él la ve“, explica Turner. “Tengo que decir que es uno de los mejores directores con los que he trabajado. Es muy apasionado y colaborador“.

Aunque Kinberg ha estado detrás de la producción de todas las entregas de la saga, será ahora, en la película de despedida cuando se ponga tras las cámaras como director. “X-Men: Dark Phoenix” supone el fin de una época y el inicio de otra con Disney a la cabeza. Que los de Bob Iger tomen en consideración el resultado de la cinta ahora solo depende de su resultado en taquilla. De lo contrario todo quedará en un proyecto fantasma que no podrá asociarse ni al pasado ni al futuro.


Contenido relacionado