Todos a por Bakugo en el episodio 44 de My Hero Academia

My Hero Academia

Todos a por Bakugo en el episodio 44 de My Hero Academia

Los bandos se mueven para intentar proteger al único objetivo que parece tener valor en el campo de combate

Todos a por Bakugo en el episodio 44 de My Hero Academia
 

Aunque fue presentado como un campo de combate, se parece más a un ajedrez. Desde que el Escuadrón de Acción de Vanguardia llegó al campamento escolar hace varias semanas en “My Hero Academia”, todos han estado más preocupados por lo que tenían delante, que por el verdadero artífice del juego. Shigaraki solo mandó allí al equipo liderado por Dabi con una misión muy clara, y eso es precisamente lo que están apunto de conseguir. Sin embargo, la persistencia de Deku por proteger a sus compañeros ha desembocado en una serie de persecuciones y combates cortos de lo más trepidantes.

Tras la difusión del plan a todos los alumnos gracias al kosei telepático de Mandalay, ahora era el momento de moverse. Los primeros encuentros entre héroes y villanos parecían estar cayendo del lado de los primeros, pero lo que no esperaba Deku era cruzarse con un aliado convertido en enemigo. Tokoyami le había atacado en medio del bosque después de que este perdiera el control de sus habilidades. Algo que según explica Shoji sucedió porque Moonfish les emboscó por la espalda. En ese momento los sentimientos de Fumikage se descontrolaron creando a una bestia muy peligrosa.

El plan ahora pasa por intentar apagar el incendio aprovechando la única pero más clara debilidad del Dark Shadow, la luz. Shoji plantea hacer de cebo mientras Deku se dirige al campamento y rescata alguna fogata que pueda serles útil. Sin embargo, este último no entra en razón, y opta por un movimiento algo más arriesgado. Sabiendo que Todoroki y Bakugo se encuentran no muy lejos de ahí -en el último episodio se dirigía ya hacia ellos- decide correr hacia ellos para aprovechar la explosión de Kacchan. Y así comienzan a moverse mientras Shoji pone sus brazos de cebo.

Lo que se encuentran allí, no obstante, no es la situación que esperaban del todo. Moonfish está atacando a distancia para poder raptar a Bakugo, pero los héroes mantienen la posición gracias a los muros de hielo creados por Todoroki. La llegada del descontrolado Todoroki logra tornar la balanza, y con su poder consigue aplastar literalmente al villano. Cosa que aprovechan los héroes para actuar rápidamente y con un ataque combinado, apagar la ira de su compañero. Ahora sí parece que todos están reunidos y por momentos a salvo, si embargo es momento de contraatacar.

 

Midoriya continúa obstinado con evitar que Bakugo sea secuestrado, y sin ningún miramiento les cuenta a sus compañeros cuál es la prioridad número uno, a pesar de que el propio objetivo se encuentra ahí -el carácter del héroe vuelve a salir a flote-. Deku sabe que Aizawa y Vlad King son los más fuertes de su bando, y su idea pasa por llegar hasta a ellos para aumentar la probabilidad de éxito en la misión. Para llegar hasta el albergue donde se encuentran los profesores, la mejor opción pasa por cruzar el bosque a través, evitando así los focos de peligro donde las Pussycats están combatiendo.

Mientras todo esto sucedía, en otro lugar del bosque Ochaco y Tsuyu tienen sus propios problemas. La villana Himiko se ha cruzado en su camino y parece estar sedienta de sangre. Y es que aunque por el momento “My Hero Academia” no ha presentado ni explicado sus habilidades, parecen estar relacionadas con la recolección de sangre para propósitos todavía desconocidos. En ese contexto Tsuyu se ofrece como sacrificio y opta por lanzar con su lengua a su compañera lejos de allí. No obstante, pronto comprueba que su nivel no es suficiente para hacerle frente, y no tarda en encontrarse contra las cuerdas.

Ochaco decide darse la vuelta y acudir en su ayuda. Aprovechando su kosei realiza una llave -que parece haber practicado con anterioridad- y tumba a Himiko impulsada por el peso de su habilidad. La situación parece controlada con la villana en el suelo, pero esta despliega una curiosa estrategia. “Hueles igual que yo“, le asegura con tono sugerente. Parece identificar a la gente solo por su sangre, y en este caso identifica un sentimiento de admiración o amor. Ochaco claro no tarda en pensar en Deku, y ese despiste lo utiliza la enemiga para clavar una se sus jeringuillas en la pierna de la alumna.

Cuando la sangre comienza a brotar a través del tubo, Himiko se ve interrumpida por la llegada de Bakugo y compañía, quienes ya habían emprendido el camino hacia el encuentro con los profesores. La villana opta por escapar ante la desventaja numérica, pero se lleva consigo la valiosa sangre de Ochaco. El grupo cada vez se va haciendo más grande, pero el peligro sin embargo no disminuye. Midoriya les cuenta el plan a las chicas, pero al darse la vuelta se da cuenta de que a quien intentan proteger no está con ellos. Bakugo ha desaparecido junto a Tokoyami, y una voz resuena entre los árboles.

Subido en una rama Mr. Compress se descubre, y con él su particular estilo teatral. Para este villano todo es un espectáculo, e incluso él mismo reconoce que esto es una debilidad. No obstante eso no impide que rapte al objetivo, y de paso también se haga con Tokoyami, como “bonus”. ¿Cómo lo ha conseguido? Con lo que parecen unas pequeñas esferas mágicas que no duda en llevarse consigo a toda velocidad para reunirse en el punto de encuentro con el resto de villanos y escapar. Hacia allí se dirigen todos, y también el grupo de Midoriya y demás.

En otros puntos del campo de combate el resto de miembros de la Vanguardia se mueven, y con ellos incluidos Dabi y Twice, quienes andan tranquilamente mientras conversan sobre la situación. Algo que logra escuchar Aoyama mientras intenta pasar desapercibido entre los arbustos. A punto está de ser descubierto de no ser por las excentricidades de Twice, y por el monstruo Nomu que sale a colación. Una criatura muy peligrosa que parece haber dejado en estado crítico a Momo, otra de las alumnas de la U.A.

 

Yosetsu, quien estaba con ella logra escapar a duras penas, aunque termina siendo alcanzado por el villano que se detiene en el momento crucial como si fuera un autómata. La orden de Dabi le ha llegado directamente y cambia su dirección para ir al punto de encuentro. Sin embargo, Momo logra crear una especie de botón que su compañero incrusta en la espalda de la criatura, y que abre las puertas a un posible plan b. Quienes no parecen optar por estrategias son Deku y compañía, quienes empujados por la presión, deciden perseguir a Mr. Compass volando como una bala de cañón.

Los héroes logran alcanzar a su enemigo, pero caen en el peor sitio posible. La próxima semana en “My Hero Academia” veremos cómo los héroes intentan detener al Escuadrón de Acción de Vanguardia antes de que escapen con su presa. Ahí, Dabi, y el resto de invasores desplegarán sus habilidades en un combate que nadie sabe cómo terminará.


Contenido relacionado