Jugamos durante tres horas a Super Smash Bros. Ultimate y os lo contamos todo

Super Smash Bros. Ultimate

Nintendo Switch
10

Obra maestra

Jugamos durante tres horas a Super Smash Bros. Ultimate y os lo contamos todo

Un título con unas posibilidades casi infinitas

Jugamos durante tres horas a Super Smash Bros. Ultimate y os lo contamos todo
 

La pasada semana tuvimos la oportunidad de acercarnos a la showroom de Nintendo en Madrid donde nos esperaba uno de los títulos más importantes que se dispone a aterrizar en el catálogo de la exitosa Switch. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de la magistral obra de Masahiro Sakurai, Super Smash Bros. Ultimate. De tal forma, nos encontramos cara a cara con una edición del juego muy cercana a la final –el título ya se encuentra en fase gold– donde os podemos asegurar que el tiempo pasará en un abrir y cerrar de ojos mientras disfrutáis de esta obra de arte.

Super Smash Bros. Ultimate Switch

Las casi tres horas que pudimos disfrutar de este nuevo Smash dieron para mucho y vamos a tratar de desgranaros todas y cada una de las novedades que pudimos advertir de la obra más allá de lo visto hasta la fecha en los diferentes Nintendo Direct. Super Smash Bros. Ultimate es un juego totalmente nuevo que abraza las mecánicas clásicas para fusionarlas y adaptarlas a la actualidad en todo un homenaje ya no solo a la historia de los videojuegos de Nintendo sino a algunos personajes que, sin duda, habrán tocado el corazón de más de un jugador en algún momento.

Cuando la mente de un genio se transforma en videojuego

Realmente puede resultar un tanto complicado tratar de explicar lo que supone Super Smash Bros. Ultimate, aunque lo primero que debemos dejar claro es que esta nueva entrega de la saga es un título completamente nuevo, de hecho, salta a la vista en cada nuevo aspecto que iremos descubriendo del juego. Olvidad las remasterizaciones o versiones extendidas y remozadas del juego como bien pudiera ser un Super Smash Bros de Wii U adaptado a Nintendo Switch. Nada más lejos de la realidad: Ultimate es simplemente lo que propone, una culminación perfecta para toda una saga que ya se extiende desde Nintendo 64 y ha ido pasando de generación en generación hasta convertirse en todo un clásico.

Pero Ultimate es distinto, es el homenaje perfecto no solo para la saga sino también para el mundo de los videojuegos donde, de forma inevitable, se nos encogerá el corazón al descubrir ese escenario que rememora a las míticas Game & Watch o hasta la añorada Game Boy Clásica, que tan buenos recuerdos proporcionará a muchos jugadores. Pero no sólo eso, pues al margen de los 103 escenarios del juego, seguro que encontrareis algún personaje de los 74 del plantel que os hará regresar al pasado en más de una partida y por supuesto todo amenizado bajo las más de 900 melodías distintas que, de escucharlas seguidamente, supondrían un total de 28h de música ininterrumpida.

Y es que, solo la mente de un genio como Masahiro Sakurai podía conseguir semejante hazaña. Coger la fórmula que él mismo ha creado y potenciarla hasta un nivel casi enfermizo donde la cantidad de novedades y detalles que podemos encontrar en Super Smash Bros. Ultimate es prácticamente inacabable. ¿Os imagináis coger la formula de la Coca-Cola y mejorarla por diez? Pues así es como podríamos definir esta nueva edición de Super Smash Bros.

¿Cómo puede caber todo este juego dentro de un cartucho?

Es posible que, tras todo lo que hemos podido advertir en los distintos Nintendo Direct, penséis que ya habéis visto todo lo que puede ofrecer este nuevo Super Smash Bros. en Nintendo Switch pero, al igual que un servidor, estaréis totalmente equivocados. Durante nuestra prueba del juego tuvimos la suerte de disfrutar de algunos de los modos de juego más importantes y divertidos que podremos encontrar en Super Smash Bros. Ultimate; ‘Modo Aventura: El mundo de estrellas perdidas’, ‘Modo Smash Arcade’, ‘Modo Espíritus’ y el tradicional ‘Modo Clásico’. Los cuales vamos a tratar de desgranaros poco a poco.

Modo Aventura: El mundo de las estrellas perdidas: Tras una espectacular cinemática nos encontramos ante el primero de los tres modos que pudimos disfrutar en esta prueba cerrada del juego para la prensa. El Modo Aventura es en el que pasaremos una gran cantidad de tiempo y que será necesario para ir consiguiendo nuevos personajes jugables pues, como todos sabréis, desde el inicio tan solo contaremos con ocho luchadores desbloqueados (los ocho que se podían encontrar en la primera edición del juego en Nintendo 64). Por tanto, deberemos ir siguiendo este ‘modo historia’ donde comenzaremos nuestra andanza con Kirby para ir poco a poco descubriendo un vasto y amplio mapeado donde el camino que decidamos seguir nos hará ir a un tramo u otro de la historia.

En este modo deberemos tener muy presente la estrategia a seguir, pues en Ultimate jugará un papel mas que importante el hecho de emplear un luchador u otro o la perfecta elección que hagamos de los espíritus si queremos avanzar en el juego. Como decimos, este ‘Modo Aventura’ alberga su propia historia en la que deberemos ir salvando a todos los personajes de los diferentes universos tras haber sido transformados en espíritus. Para ello, deberemos ir enfrentándonos con todos los personajes que se han vuelto malignos y tendremos que combatir contra ellos a medida que vamos recorriendo diferentes niveles.

Con este objetivo nos iremos desplazando por diferentes mapas (de un tamaño más que considerable) en los que nos aguardan todos los rivales a derrotar, con enfrentamientos y reglas de todo tipo donde también advertiremos la presencia de algunos jefes finales. Por su parte, los mapas que recorreremos serán muy distintos unos de otros, con sus propias características y peculiaridades.

Modo Smash Arcade: Se trata de un modo para combatientes individuales donde nos veremos las caras contra una serie de luchadores. Cada luchador contará con sus escenarios y rivales propios por lo que conseguir superar el modo con todos puede llevarnos una gran cantidad de horas. Asimismo, durante este divertido modo encontraremos alguna fase de bonus que nos servirá para conseguir nuevos objetos mientras que al final de cada etapa deberemos hacer frente a un todopoderoso jefe final.

Por otro lado, y en aras de hacerlo más divertido si cabe, cada vez que derrotemos a enemigos la dificultad irá aumentando para conseguir grandes recompensas. De tal forma, deberemos escoger al inicio un nivel de dificultad impuesto por nosotros mismos entre 1 y 5 donde el mayor grado de dificultad será este último. Similarmente, si desde el inicio empezamos en 5 y el juego considera que somos mejores que esa puntuación nos irá aumentando la dificultad hasta un máximo de 10, lo cual supone todo un reto.

Modo Clásico: Otro de los modos que no podía faltar en una edición de Super Smash Bros. y que ofrece distintas posibilidades en función del personaje escogido. Tanto un escenario específico como un conjunto de enemigos, por ejemplo, si escogemos a Ryu o Ken de Street Fighter II las batallas serán combates que emularán a este clásico juego de lucha. La barra de vida se medirá en puntos de salud en lugar de porcentajes, y la música se adaptará cuando un combatiente se prepare para despedirse de su barra de vida.

Modo Espíritus: Para hablar de este modo lo primero que debemos hacer es entender básicamente en qué consisten estos seres y de qué forma podemos emplearnos en nuestro propio beneficio. Los espíritus son seres incapaces de volver al mundo real por lo que lo único que podrán hacer será ayudar a los luchadores con ciertos potenciadores.

Este apartado se basa en ofrecer un sistema de potenciadores al jugador a la hora de enfrentarse a ciertos rivales. Dichos potenciadores podremos escogerlos en etapas, en función de las posibilidades del espíritu, por lo que un mismo espíritu puede ocupar un zócalo completo mientras que otros nos permitirán ocupar hasta tres posiciones, es decir, un espíritu primario y varios de apoyo.

Por tanto, podremos conseguir una gran cantidad de espíritus -casi incontables-, los cuales como si de un rpg se tratase deberemos cuidar y subir de nivel amén de potenciarlos con diferentes opciones antes de cada combate. Conforme más aumentemos las posibilidades de un espíritu, el mismo podrá cambiar y evolucionar hasta un aspecto similar de otra época de ese mismo personaje. Dichos espíritus se encuentran divididos en clases.

  • Clase Aprendiz: Son los espíritus que poseen una fuerza normal
  • Clase Promesa: Aquellos cuya fuerza es bastante notable
  • Clases As: Cuya fuerza es muy destacable
  • Clase Leyenda: Los que poseen una fuerza de carácter excepcional y son capaces de desafiar a todas las clases

Asimismo, podemos asignar un espíritu primario cada vez a cada luchador por lo que, su poder, se asignará al luchador que tenga asignado. Por su parte, podremos asignar espíritus de apoyo al espíritu primario y en función de las ranuras de este podremos añadir hasta tres.

En resumen: los espíritus primarios potencian las características del luchador mientras que los espíritus de apoyo les prestan habilidades adicionales. Dichos espíritus se adquieren mediante combates y para ello nada mejor que conseguirlos en el Modo Espíritu. En dicho modo nos aparecerá, de manera aleatoria y bajo un tiempo determinado, un plantel de espíritus a los que podremos desafiar de forma que si conseguimos la victoria lo liberaremos y se unirán al elenco disponible mientras que si perdemos el desafío desaparecerán.

Para finalizar, cada espíritu primario contará con sus propias características por lo que podremos encontrarlos de diversas clases: Primario de Ataque, Primario de Defensa, Primario de Agarre, donde cada uno compensará las debilidades del anterior complementándose. Asimismo, cuando luchemos con un espíritu primario equipado, este subirá de nivel. De igual modo podremos alimentarlos y subirlos a un determinado nivel donde evolucionarán a otros aspectos.

Ultimate: un nombre que le viene como anillo al dedo

Desde que se diera a conocer esta edición de la saga Super Smash Bros., su creador, Sakurai dio a entender que esta entrega podría quizá ser considerada como la última que se haría de la saga, por lo que tras ver las posibilidades que ofrece, prácticamente parece un adiós por todo lo alto. Una despedida de esas que quedarán en el recuerdo y perdurarán en la memoria de muchos jugadores para el resto de los años y que, sin lugar a dudas, tendrá un espacio en el salón de la fama de la historia de los videojuegos.

Asimismo, debemos dejar claro algunos pequeños aspectos de los cuales profundizaremos en mayor medida durante el análisis completo del juego como otros modos del juego, los 59 ayudantes, el modo en línea local o mundial y un sinfín de opciones que apuntan a hacer del juego toda una obra maestra. Un título que busca ser jugable de forma perfecta tanto en modo portátil como en un gran televisor mientras que permitirá la opción tanto de disfrutar con los joy-con o con los mandos de GameCube. Hasta entonces, os esperamos con en el análisis completo del juego próximamente.


Contenido relacionado