Crítica del episodio 1 de Mob Psycho 100 II: Un magnífico regreso

Shigeo vuelve para recordar todo lo bueno de su espectáculo

 

La temporada de invierno de 2019 se perfilaba como una de gran nivel para el sector del anime. Con la llegada de nuevas producciones como “The Promised Neverland” o “Dororo”, sobre las cuales escribimos en nuestra habitual guía, se alzaban también diversas continuaciones de algunos de los animes que más despuntaron durante los últimos dos y tres años. Una de estas continuaciones no podía ser otra que “Mob Psycho 100 II”, la serie ‘hermana’ de “One Punch Man” que junto a esta misma tuvo un impacto de gran dimensión en el sector. Ahora, a día 7 de enero de 2019, podemos ya confirmar que Shigeo Kageyama está de regreso, y lo hace en la mejor de las formas posibles.

Después de más de dos años de espera con respecto al regreso del anime, la principal duda era una y bien clara: ¿lograría “Mob Psycho 100” que su segunda temporada estuviera a la altura de un estreno memorable? Lógicamente, responder dicha pregunta a estas alturas no es una acción recomendable, pero como mínimo podemos asegurar que el primer capítulo nos deja con muy buen sabor de boca. BONES demuestra en apenas una cuestión de minutos que la impresionante acción que viéramos en los primeros episodios de “Mob Psycho 100” seguirá siendo la línea a seguir para esta segunda temporada. Un primer espíritu situado a modo de ‘recordatorio’ nos permite, justamente, caer en el recuerdo de las devastadoras capacidades psíquicas que hacen de Kageyama el ‘esper’ único que es -y aparentemente todavía hay más oculto de su poder a descubrir-. Asimismo, otro bien único en su justa medida es Reigen, quien por si le habíamos olvidado, reaparece en todo su esplendor para dejar bien claro que intentará sacar todo el partido posible a las capacidades de nuestro joven protagonista.

Primer espíritu de la temporada pulverizado por Kageyama

Ciertamente, este primer capítulo de la segunda temporada se desarrolla a un tempo que permite que todos los miembros mínimamente relevantes de la primera temporada tengan su pequeño momento en pantalla. El club de los ‘mazaos’, el culto secreto que sigue en la búsqueda del mismo Kageyama, la dulce Tsubomi y, cómo no, Mezato, siempre con planes para también sacar todo el partido posible a Kageyama. No obstante, lo de esta ocasión no es ‘una más’, pues marca lo que perfectamente puede ser una línea a seguir durante “Mob Psycho 100 II”: Kageyama debe crecer. Si hay un motivo por el cual Kageyama ‘explota’ cuando sus emociones llegan al 100%, es precisamente porque no tiene control u orientación sobre estas mismas. Le falta conocerse a sí mismo como personaje, y si bien es cierto que Mezato no tiene la mejor de las intenciones a la hora de poner en marcha su plan, no es menos cierto que será la pieza que pondrá en movimiento esta interesante rueda de desarrollo. En resumidas cuentas, el experimento de Kageyama como presidente del consejo estudiantil acaba tan mal como uno podía esperar, pero a cambio gana algo mucho más importante: un primer amor verdadero (?) que será clave de ahora en adelante.

Emi, al igual que Mezato, no es que llegue precisamente con los mejores deseos para Kageyama, pero sí causa el más beneficioso de los efectos. En este punto, es bastante común ver a aquellos que se encuentran con Kageyama tratarle de ‘rarito’ para arriba, una consecuencia directa de la mencionada falta de desarrollo que presenta. Emi es una más de estas personas, pues su acercamiento a Kageyama no es más que el resultado de una apuesta con sus amigas del instituto. Pese a ello, logra que Kageyama reaccione mediante una premisa bien clara: que el joven psíquico deje de hacer todo cuanto lleva a cabo simplemente porque terceros así lo reclaman. Ante las verdades -a cada cual más dura- que Kageyama enfrenta, este establece una resolución propia: tener más en cuenta sus sentimientos. El primer hecho derivado de esto mismo reside en su confrontación con las ‘amigas’ de Emi y el querer restaurar la novela escrita por esta última. De forma bastante sorprendente, Kageyama utiliza sus poderes repentinamente ante Emi, una manera de actuar completamente opuesta a lo que habíamos visto hasta entonces. Al fin y al cabo, si Kageyama se había apuntado a un club para ganar mejor físico, era precisamente porque no estaba conforme con quien era. Sin embargo, la acción ante Emi demuestra un primer paso de aceptación verdaderamente relevante para su desarrollo como personaje, motivo por el que deberemos seguir la historia entre ambos muy de cerca.

Emi, el punto de inflexión de Kageyama

Así pues, con el primer episodio siendo ya agua pasada, los primeros indicativos que nos deja BONES es que asistiremos a una secuencia de episodios en los que el crecimiento personal de Kageyama será un punto crucial. Lógicamente, el avance del episodio 2 de “Mob Psycho 100 II” también nos adelanta que la verticalidad psíquica volverá a lucir de la mejor de las formas posibles durante la semana que viene. La principal cuestión a responder que podemos hallar ahora mismo es si el humor en pantalla ganará en minutos o si, por el contrario, contaremos con una repartición que consista en lo visto durante este regreso, con la acción, humor y ‘drama’ compartiendo regularmente escenario.


Contenido relacionado