Análisis Hyrule Warriors

Wii U

Analizamos la mezcla de Dynasty Warriors dentro del universo Zelda que complacerá a todos los fans de ambas sagas gracias a una gran jugabilidad y sus posibilidades

 

Desde que fue presentado y mostrado en diciembre de 2013 en una Nintendo Direct, Hyrule Warriors pasó del más profundo desconocimiento o desidia a convertirse en uno de los juegos más esperados en el escueto catálogo de Wii U. Un juego que ha reunido a cuatro grandes compañías japonesas en torno a un mismo proyecto: hacer uno de los mejores juegos “musou” (títulos en los que el protagonista se enfrenta a cientos de enemigos a la vez) de todos los tiempos basado en el conocido universo Zelda. No obstante no es la primera vez que este universo está en otras manos ajenas a Nintendo dado que anteriormente The Legend of Zelda: Oracle of Ages /Seasons para GameBoy Color y The Legend of Zelda: The Minish Cap para GameBoy Advance estuvieron a cargo de Flagship y Capcom. Pero en esta ocasión Hyrule Warriors es algo muy diferente a todo lo anterior en la famosa serie.

Como hemos comentado, Hyrule Warriors ha sido programado por cuatro compañías japonesas, encargándose cada una de ellas de un apartado jugable: Omega Force, creadores de la saga Dynasty Warriors y que anteriormente ya habían traído Warriors Orochi 3 y El Puño de la Estrella del Norte 2 a Wii U, se han encargado de la jugabilidad; Team Ninja (desarrolladores de Dead or Alive y Ninja Gaiden) de los escenarios; Tecmo Koei de los personajes y la propia supervisión de sus dos anteriores mencionados estudios, y finalmente el estudio Nintendo SDP (Software Planning & Development) con Eiji Aonuma a la cabeza de que todo tuviera al nivel que Nintendo trasmite a sus productos y conservase la temática de la saga. Sin duda el resultado es más que loable como veremos en los siguientes párrafos aunque la historia que nos cuente sea muy canon y fuera de los parámetros habituales de la saga.

hyrule-73

La unión hace la fuerza

La historia de Hyrule Warriors comienza con un sueño de la princesa Zelda que, al despertar, su protectora Impa le dice que esas pesadillas podrían premonizar algo muy oscuro. Juntas salen del castillo y se encuentran con Link entrenando como recluta de la guardia, momento en el que sufrimos el primer asedio de las fuerzas del mal en una especie de tutorial hasta hacer huir al caballero dragón Volga. Después Impa nos entrega las ropas verdes típicas de Link y nos pide ayuda para salvar a la princesa Zelda, rodeada de enemigos. Tras esto por fin obtenemos al hada que sirve como interprete para el taciturno Link aunque el primer jefe final, el Rey Dodongo, hace acto de aparición.

Para vencerlo ya no sirven solo los ataques básicos y las esquivas como con los anteriores enemigos sino que hay que hacer uso de las bombas. Y antes de que completemos el primer nivel ya hemos podido ver muchas de las mecánicas del juego y, como es muy común en la saga, el rapto de la princesa Zelda a manos de un nuevo enemigo, la bruja Cia. En el camino para salvarla recorremos algunos de los lugares más famosos de la serie, como son el Volcán de Eldin, el Bosque de Farone, la Montaña de la Muerte, los campos del Crepúsculo, Skyloft y la propia Llanura de Hyrule, enfrentándonos a los enemigos más clásicos, como son los Bokoblins, Darknuts, Stalfos, Bulbins, Poes, Moblins o Lizalfos. Los más acérrimos de la saga The Legend of Zelda estarán más que encantados de poder eliminar a cientos de ellos de un espadazo.

Pero Link no está solo en esta aventura, poco a poco se van uniendo una serie de personajes que tendrán que protagonizar al principio un capítulo hasta completarlo y así desbloquear el nivel para los otros personajes. A las mencionadas Impa y la Princesa Zelda se unen al poco tiempo la maga blanca Lana, el misterioso y rápido ninja Sheik, el rey guerrero de los Gorons Darunia con su poderoso martillo, la princesa Zora que maneja el acuático elemento, la pequeña pero letal Midna con su lobo, la inocente Agitha, imparable con su gran parasol y su ejército de insectos y Fi, el espíritu albergado dentro de la Espada Maestra que tanto nos ayudó en Skyward Sword.

No obstante, y aquí llega el primer punto que quizás disguste a los más acérrimos de la saga, en los últimos niveles también podemos luchar y desbloquear a tres de los enemigos que más quebraderos de cabeza han dado en algunas entregas de la saga Zelda. Concretamente a Zant, uno de los antagonistas de Twilight Princess y que cuenta con una agilidad envidiable; el demonio espadachín Ghirahim, segundo antagonista de Skyward Sword y que su brutalidad nos hará sudar hasta vencerle; y por último, la personificación del mal, el azote de Hyrule, Ganondorf, el enemigo por antonomasia de la saga, uno de los personajes más demoledores de los que podemos seleccionar. Dado que hay un juego cooperativo local para dos jugadores (uno en el Gamepad y el otro en la pantalla) ver luchar a Ganondorf junto con Link es algo que los seguidores de la saga pueden odiar o haber querido en muchos sueños. 13 personajes que son más que suficientes para comenzar, si es que fueran a ser ampliados en un futuro mediante DLCs.

hyrule warriors spin




Explorando Hyrule. Población: cien millones de enemigos

Todos los personajes cuentan con un control muy diferenciado, con armas, habilidades y características únicas (antes de cada capítulo podemos escoger un arma de las ya desbloqueadas) y el ritmo del juego es muy alto con todos ellos aunque es inevitable acostumbrarse o preferir más a unos que a otros. Todos tienen sus ventajas y desventajas en el campo de batalla si bien el objetivo en casi todas las arenas no varía mucho, hacerse con los bastiones enemigos mientras que defendemos los nuestros ya que cada uno de estos genera nuevos aliados –soldados rasos- que nos ayudan en la lucha.

También hay ciertas zonas que solo podemos acceder con determinados objetos, ya sea una llave para abrir una puerta, un gancho para acceder a una zona superior o las mencionadas bombas. Una vez hayamos conseguido un objeto en cuestión gracias a los típicos cofres podremos seleccionarlo como arma secundaria en el selector de capítulos.

También hay algunas misiones de escoltar a un enemigo, defender un bastión o, simplemente eliminar al jefe final, aunque durante cada capítulo se nos irán asignando nuevas submisiones que podremos cumplir o no, cambiando el curso de la batalla constantemente.

hyrule00

Al eliminar un comandante de un bastión, este queda conquistado y además sube la moral de las tropas. Estos comandantes son mucho más difíciles que los soldados enemigos, que están prácticamente sin hacer nada, dispuestos a ser destrozados y aniquilados en masa (algo también negativo ya que pasados los capítulos uno se centra en llegar pronto al comandante). Los comandantes en cambio tienen patrones de ataque muy agresivos, se defienden bastante y son muy resistentes, y sin lugar a dudas los jefes finales están a otro nivel.

El mencionado Rey Dodongo, el mago Wizzro, el monstruoso ojo gigante Gohma, la peligrosa planta Manhadla, el dragón negro de fuego Argorok y el increíble y gigantesco monstruo Prisionero nos llevarán mucho tiempo vencerlos y las batallas finales contra la bruja Cia y su caballero dragón Volga están a otro nivel. Eso sí los primeros niveles, aún en el modo Difícil (hay tres dificultades disponibles al principio) son bastante fáciles y solo se complica a partir del quinto capítulo.

hyrule13




Es peligroso ir solo, toma esto

Para hacer frente a todos estos enemigos contamos con diferentes ataques flojos, fuertes y musous o especiales, que se pueden ejecutar tras rellenar un medidor a base de golpes. Estos ataques devastadores son muy poderosos pero aún lo son más si los ejecutamos dentro de un modo Especial que podemos activar al rellenar una barra de magia. Dentro de este modo somos más rápidos, efectivos y recibimos más bonificaciones por los enemigos aniquilados.

Si durante este modo pulsamos el botón de ataque especial podemos realizar una técnica única muy efectiva pero si dejamos que la barra se vacíe del todo también efectuamos un ataque especial muy dañino. Muchos personajes como Sheik pueden ir ganando afinidades a ciertos elementos según la combinación de golpes que realicemos y otros como Link pueden empuñar dos armas diferentes. Adaptarse al control de cada uno es lo principal antes de ir a por cada comandante.

Los enemigos, aparte de los fáciles soldados rasos de las primeras fases, van mejorando a medida que vamos completando los capítulos. También hay muchos que cuentan con una barra de defensa que es solo visible tras atacarnos y quedar desprotegidos, pudiendo así efectuar un combo. La buena variedad de enemigos en las fases más avanzadas, el hecho de que se protejan entre ellos o que aparezcan cientos en un momento y que muchos de ellos tengan técnicas efectivas aunque bastante sencillas hacen que Hyrule Warriors sea ya de por si el Dynasty Warriors más técnico que haya desarrollado Omega Force, algo que es de agradecer gracias a la ayuda de Nintendo ya que la compañía no suele exprimir las capacidades de cada consola hasta bien pasados unos años.

Hyrule Warriors Zelda

En cuanto al control, contamos con dos opciones bien diferenciadas, la clásica de los Musou centrada en el avance y una más libre al estilo de las anteriores entregas de la saga The Legend of Zelda. También podemos fijar a un enemigo con solo pulsar un botón y movernos alrededor de él. Asimismo, al finalizar cada capítulo se hace un recuento de los objetos recogidos y las rupias obtenidas de los enemigos. Con las rupias podemos aumentar el nivel del personaje consiguiendo más fuerza y con los objetos podemos forjar insignias para dotarles de nuevas habilidades o elixires para poder recoger mejores armas en cada capítulo.

No todo son luces en la Senda del Crepúsculo

Pero tanta carga de personajes simultáneos enemigos tiene un contrapunto en los últimos niveles donde se juntan más de cien en pantalla y a veces el hardware de Wii U falla en mostrarlos a todos simultáneamente, bien haciendo que sus animaciones sean algo más lentas o haciéndolos aparecer a pocos metros del personaje. Estos momentos son muy puntuales y solo suelen pasar cuando hay un escenario más detallado que lo habitual –ya de por si son poco detallados – y no arruinan la jugabilidad, basada como en todo “Musou” en machacar botones repetidamente. Nintendo ya ha dispuesto un parche para arreglarlo para los usuarios europeos, con unas pequeñas mejoras en otros aspectos.

Otro de los impedimentos del juego es su escasez de modalidades ya que solo disponemos del Modo Leyenda, centrado en los diferentes capítulos con descripción de todos los objetivo; el Modo Libre, que carece de dichas descripciones; el Modo Aventura que ofrece nuevos desafíos y batallas y en el que podemos desbloquear muchos personajes y secretos en un mapa retro al estilo del primer juego de The Legend of Zelda ; el Modo Galería, con los modelados 3D de todos los personajes, la banda sonora, las 100 diferentes ilustraciones que hemos conseguido al encontrar las correspondientes Skulltullas y las Medallas; y el mencionado anteriormente Modo Cooperativo Local para dos jugadores, uno en el Gamepad y el otro en la pantalla.




hyrule-71

Cierto es que es muy rejugable y tiene una ajustada duración gracias a la gran variedad de personajes y secretos pero se antoja con unos modos poco variados, destacando al final más el Modo Aventura que el propio modo principal. Se echa mucho en falta más uso del Gamepad aparte de ofrecer el típico mapa y el inventario, así como un modo versus o un cooperativo online para más jugadores y más teniendo en cuenta lo que ha ofrecido Omega Force en Dynasty Warriors 8 Xtreme Legends con su respectivo Modo Online, el estratégico Modo Ambición o el laborioso Modo Desafío.

Aspectos técnicos y conclusión

Gráficamente, excepto el mencionado punto de los enemigos que aparecen o las ralentizaciones puntuales, Hyrule Warriors es uno de los juegos más vistosos del catálogo de Wii U, con una distancia de dibujado mucho mayor y una aparición muy discreta de todos los elementos. Gracias a ello los combates son muy agiles y fluidos y todos los personajes están muy cuidados, sobre todo los protagonistas y los jefes finales, no así los enemigos, que suelen repetir muchos diseños aunque es algo muy común en el género. Los escenarios suelen ser bastante variados, con ciertos detalles aunque con texturas muy sencillas para no sobrecargar la carga gráfica. También las animaciones están muy trabajadas y los seguidores de la saga enseguida verán muchas rescatadas de los juegos anteriores de The Legend of Zelda.

hyrule warriors spin

A nivel sonoro, no hay doblaje al castellano ya que la gran mayoría de personajes solo suelen gesticular sus frases más características aunque al comienzo de cada capítulo una voz en inglés nos va comentando los pormenores argumentales con textos en español. Esto provoca cierta falta de personalización respecto a las anteriores entregas de The Legend of Zelda y queda algo ridículo ver como los personajes hacen todo tipo de gestos pero estamos hablando de un desarrollo en base a la saga Dynasty Warriors, no todo lo contrario.

Lo que si destaca sobremanera es la banda sonora, con temas clásicos de la saga de Nintendo versionados con multitud de guitarras eléctricas en la línea de la saga de Koei Tecmo, y con canciones orquestales muy épicas y espectaculares que junto con los notables efectos sonoros hacen un gran trabajo.

Hyrule warriors shea

Como conclusión, Hyrule Warriors es el Dynasty Warriors más bonito, trabajado y con mejor jugabilidad de cuantos haya desarrollado Omega Force y Koei Tecmo y se nota mucho el desempeño de Nintendo en mejorarlo todo lo posible. Cierto es que tiene pequeñas manchas en su desarrollo que pueden disgustar a los más acérrimos de la saga The Legend of Zelda pero todo brilla a tal nivel que gustará incluso a los que jamás hayan jugado a un “musou”. Eso sí, si alguna vez has probado este sub-género y no te ha llegado a encandilar no deberías jugar al nuevo juego exclusivo de Wii U porque en Hyrule Warriors solo vas a encontrar eso: peleas y más peleas multitudinarias basadas en machar botones, hacer combos y superar misiones. Diversión rápida y sin complicaciones.





Positivo

  • La gran variedad de personajes
  • La dificultad de algunos enemigos finales
  • La excelente temática dentro del universo Zelda

Negativo

  • Pocos modos de juego
  • Los enemigos rasos casi no atacan
  • Algunas ralentizaciones y apariciones momentáneas cuando hay muchos rivales
8.7

Muy bueno

Política de puntuación

Sargento Informático retirado. Apasionado de los videojuegos y el cine.