Análisis Tales of Berseria

PlayStation 4
 

El género de rol japonés hace no demasiados años era para un nicho de mercado muy exclusivo, pues no era normal ver tantos títulos localizados al español, pero cada día más títulos de rol nipón llegan a nuestro territorio como este Tales of Berseria. Quizás mucha culpa de ello la tiene la franquicia de Bandai Namco, Tales of. Y es que los últimos juegos de Hideo Baba han llegado con textos en el idioma de Cervantes, hecho que sin duda favorece el acercamiento del JRPG a estos lares.

Un aspecto fundamental de este Tales of Berseria que nos atrapará al instante es su estilo anime, que, aunque algunos pueden acusar de genérico, lo cierto es que viene siendo la identidad de la saga al menos desde Tales of Vesperia en Xbox 360. Sobre todo la diferencia de Tales of Berseria con sus antecesores es su argumento mucho más oscuro y adulto, donde no encontramos la típica trama de un héroe contra el enemigo que quiere dominar, conquistar y destruir el mundo.

UN CAMBIO DRÁSTICO EN LA SAGA

Vamos a comenzar por el punto clave de Tales of Berseria. Lo que hace que este Tales of sea, quizás, el mejor de la franquicia, al menos el mejor que se recuerda desde Symphonia, siempre de manera subjetiva. Y, sí, hablamos de su historia, y no vamos a acuñar demasiado el término “trama” porque creemos que no le hace justicia, ya que cuando se habla de trama en una crítica a menudo se entiende que es el resumen de lo que sucede a grandes rasgos de principio a la conclusión y cuál es la motivación del protagonista para lograr su objetivo que al principio parece pequeño pero que poco a poco va tomando una mayor escala.

La historia de Tales of Berseria o, mejor dicho, la historia de Velvet que es la protagonista del título y sin duda alguna la mejor de toda la franquicia, es el motivo de ser del juego, ya que podríamos decir que Velvet es Tales of Berseria porque el título parece construido alrededor del personaje y no como en Zestiria, por ejemplo, que primero se desarrolló el mundo y luego a los habitantes. Es por ello que nos encontramos con una narración mucho más humana, alejada de los estereotipos básicos de los Tales of y sobre todo del mencionado Zestiria que vamos a entrar a comparar en ciertas ocasiones durante esta reseña ya que comparte mundo con la obra que aquí nos reúne, aunque no linea temporal.

Quizás es odiosa la comparación con Final Fantasy VII, pero en la primera media hora de juego tuvimos la sensación de encontrarnos en aquellas vías de tren del reactor número 1 y nos mencionan que debemos destruirlo sin saber muy bien si estamos haciendo el bien o el mal, y si estamos haciendo el bien nos preguntamos: ¿es ésta la manera correcta? Y aunque como hemos mencionado antes quizás la comparación no es la más adecuada sirve para poneros en contexto de que, cuando nos ponemos a las manos de Velvet, no sabemos discernir con claridad cuáles son los antagonistas y si quizás somos nosotros mismos. Muchas dudas se nos plantean dado que en los primeros compases del juego Velvet y su hermano sufren un traumático evento por el cual nuestra protagonista da un cambio abismal y su única motivación es la ira y la venganza. Es por ello que a lo largo de la travesía le cuesta empatizar y confiar en el resto.

En Tales of Berseria las historias personales suman más que el fin colectivo. Un chiste típico de un personaje, un gesto característico de otro o que alguien participe siempre en un minijuego nos habla de su personalidad que, a lo largo de las decenas de horas que nos va a llevar completar la aventura principal, sin tener en cuenta las sidequest o misiones secundarias, nos llevará a conocer a los personajes a fondo, y aunque bien es cierto que nos encontraremos a todos los arquetipos que podamos imaginar del folklore japonés, al final resultan todos muy creíbles y con una personalidad propia a tenor de lo que antes hemos mencionado.

El principal problema de Tales of Zestiria es que su mapeado a pesar de ser muy extenso como ocurre en este Berseria se sentía vacío en su mayoría y no es error que subsane este último aunque lo lleva de mejor manera, lo que no quita que sea un aspecto a mejorar en próximas entregas, así como el diseño de mazmorras que en ningún momento plantean dificultad alguna en forma de puzzles, sino, ir del punto A al punto B y cuando llegas a B te indica que tienes que pulsar un interruptor o encontrar una llave que está a literalmente media hora de camino y volvemos a recalcar que sin puzzles de por medio, sólo la dificultad de encontrarte a enemigos durante la travesía, y esto en la primera mazmorra puede llegar a ser llevadero, pero a la que lleves unas cuantas al final te acabas hartando de repetir la misma fórmula de tener que recorrer terreno porque sí, porque al juego le apetece que vayas a pulsar un interruptor muy lejos de tu objetivo.

Lo que nos deja con un gran sabor al final es la historia mucho más enfocada en un público que ya pasa la veintena de edad y ha crecido con la saga Tales of y sobretodo Velvet, uno de los mejores personajes femeninos o por qué no, personajes en general más carismáticos y con un trasfondo que se van a recordar en mucho tiempo, gracias en parte a que se trata de uno de los juegos de rol japonés con mejor narrativa que se recuerda en muchos años, quizás desde Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca en PlayStation 3.

Velvet explorando un escenario

LIBERATION LINEAR MOTION BATTLE SYSTEM

Quizás el nombre sea más enrevesado que el propio sistema de combate en sí, que aunque tiene mucha profundidad no podemos denominarlo como complejo. El sistema de combate dinámico lineal se viene usando desde las primeras entregas de la franquicia cuando se optaba por un sistema de batalla lateral, pero que ya incluía los primeros coletazos del que conocemos hoy y que por supuesto hacía gala en el Zestiria aunque esta vez han acuñado el término “Liberation” y con mucho sentido ya que los cambios sufridos no son sustanciales pero sí reseñables.

Tales of Berseria no es un Action RPG al uso, aunque durante los combates nos ofrecen casi total libertad de movimiento de nuestros personajes tanto en ataque, defensa y esquive como en acciones especiales. Para cada una de estas opciones tenemos atajos rápidos en los botones de nuestro controlador que podremos personalizar de manera que nos sintamos más cómodos, estilo Kingdom Hearts para que nos hagamos a una idea. Cada acción llevará un consumo de almas, que es nuestro limitador para no hacer “lo que nos dé la gana”. Cuanto más poderosa sea la acción que realizamos mayor es el consumo de almas, que cuando llega a niveles mínimos deja a nuestro personaje totalmente indefenso. Como antes mencionamos es una evolución muy directa del Tales of Zestiria y al igual que su antecesor, el sistema de batalla a tenor de ser mucho mejor y dinámico, a la hora de farmear contra enemigos básicos se puede hacer muy repetitivo y no alentará a seguir luchando durante bastantes minutos. No obstante ésto cambia de forma radical al enfrentarnos no sólo a jefes, sino a enemigos de gran entidad que supongan un verdadero reto. El sistema de batalla Liberation parece concebido para ganar espectacularidad en este tipo de encuentros.

No hace falta hacer un apartado específico para el apartado técnico, puesto que el gran pero de Tales of Berseria sigue siendo la nula evolución gráfica desde PlayStation 3, y es que a estas alturas debería haber un salto de calidad en la franquicia puesto que se trata de una de las más importantes en el panorama de juegos de rol japonés. Es indudable que los modelados estilo anime resultan muy vistosos y agradables a la vista, el diseño es muy bueno, pero la ejecución final es lo que deja que desear, la sensación de ver lo mismo de siempre en un entorno casi como el de siempre, aunque en Tales of Berseria quizás por el toque más oscuro e intrínseco en la trama haga un mayor uso de la paleta de grises en contra del colorido habitual en la saga.

Los escenarios, como siempre, parecen hechos a desgana, el diseño de niveles es de primero de carrera de desarrollo de videojuegos. La mayor parte de los escenarios abiertos, aunque no dan la sensación de vacío como en Tales of Zestiria, casi sólo sirven para encontrar tesoros ocultos y coleccionables en general que pasan sin ningún peso narrativo más allá de ponerle vestidos a nuestro personaje y nuevas armas y equipamiento que no merece la pena buscar hasta llegados al último tercio del juego, en el que nos daremos cuenta que estamos entrando debido a un brusco giro en el guión.

La banda sonora cumple de maravilla, hace alarde de melodías que entonan perfectamente en cada situación del juego pero que ninguna va a pasar a la posteridad por su calidad y ni mucho menos porque permanezca en el recuerdo. Tales of Zestiria en este aspecto mejoraba bastante lo que podemos escuchar en Berseria, eso sí para nada hay que desmerecerlo puesto que los temas podrían considerarse una parte principal de la trama que hará nuestra inmersión mucho más intensa. Eso sí, todavía queda lejos del nivel de bandas sonora de juegos de rol japonés como Final Fantasy XV, por ejemplo.

CONCLUSIÓN

Vamos a acabar la reseña mencionando primero los aspectos negativos para no dejar un mal sabor de boca en un gran título como es Tales of Berseria. Antes hemos mencionado que en el aspecto técnico en general es donde menos ha innovado este jueg, mucha culpa quizás la tenga el poco tiempo de desarrollo entre una y otra entrega. Pero como sucedió con Assassin’s Creed que se pidió por parte de los fans que se tomaran un tiempo de descanso, no nos atreveríamos a decir que la saga Tales of debería hacer lo mismo a pesar de que deberían replantearse mejorar en el aspecto técnico si finalmente tenemos un excelente resultado como con Tales of Berseria. Eso sí, en el siguiente título debería seguir por los mismos derroteros en cuanto a historia y desarrollo de personajes, pero debería haber un brainstorming a la hora del diseño de niveles y escenarios.

Por otra parte, Tales of Berseria cuenta una historia que engancha desde el primer momento gracias a unos personajes muy creíbles que se van desarrollando poco a poco durante las más o menos 60 horas que nos ha llevado completar la aventura, que cuenta con unos tintes oscuros y un guión “de verdad” que esta vez parece que Tales of se ha tomado en serio a si misma, es por ello que se le pueden perdonar muchos de los errores que comete.

No es descabellado aunque sí pueda ser impopular decir que hasta el momento Tales of Berseria es el mejor juego de rol japonés que ha llegado para PlayStation 4 en nuestro territorio. Cuando nos imaginamos todo lo que debe ser un juego de rol japonés, estamos imaginando a Tales of Berseria.


Positivo

  • Tales of por fin toma en serio la historia
  • Velvet es la mejor protagonista de los últimos JRPG
  • Quieres saber más de cada personaje
  • Es de agradecer que llegue con textos en español

Negativo

  • Muy poca evolución técnica desde PlayStation 3
  • Como siempre, vuelve a decepcionar el diseño de niveles
  • Tiene una dificultad testimonial como en casi todos los JRPG acutales
  • No invita a cumplir todas las misiones secundarias y secretos por descubrir
9

Increíble

Política de puntuación

SEGA does what Nintendon't